Animales

Cómo cuidar de una tortuga de agua: consejos

Pin
Send
Share
Send
Send


La tortuga necesita tener su propio hábitat o espacio, que puede ser una pecera o un terrario. El hábitat deberá cumplir con las exigencias siguientes:

  • Una piscina con profundidad suficiente para que puedan nadar tranquilamente sin chocar con la decoración que puedas tener.
  • Una parte seca que esté por encima del agua en la que la tortuga pueda secarse y tomar el sol, así como descansar.

El tamaño del terrario de la tortuga de agua debe ser el suficiente para que el animal tenga espacio para nadar, contaremos con un tamaño de por lo menos 3 o 4 veces la longitud de la propia tortuga. Cuanto más amplio sea el espacio, mejor condición de vida tendrá.

Además, para que tu tortuga no desarrolle ninguna enfermedad por falta de higiene debes mantener el agua lo más limpia posible, vaciando y rellenando el acuario semanalmente. También puedes optar por adquirir una mochila o un sistema de filtros en tu tienda de mascotas y olvidarte de limpiar el agua.

Puedes añadir elementos a tu terrario como por ejemplo palmeras, castillos o plantas de plástico y crear un entorno original y único.

La temperatura y la luz solar para la tortuga de agua

El ambiente de la tortuga es muy importante para que no enferme, para ello debemos tener en cuenta que:

  • La temperatura del agua debe ser tibia, entre unos 26ºC y 30ºC, y como hemos comentado anteriormente en la parte seca del acuario o del terrario deben alcanzar los rayos del sol para que la tortuga pueda secarse y mantener sanos sus huesos y caparazón. Es importante que la temperatura del agua no varíe demasiado con la temperatura del ambiente, ya que un cambio brusco no es bueno para la tortuga. Bajo ningún concepto debemos hacer que aguanten temperaturas inferiores a 5 grados o superiores a los 40, ni ubicarlas tampoco en lugares donde haya corrientes de aire.
  • Deben recibir luz solar. Si no encuentres una buena posición para que al acuario le de la luz del sol puedes optar por comprar una lámpara que simule el efecto y que apunte hacia su pequeña isla o tramo de tierra seca en el acuario.

Alimentación de las tortugas de agua

Podrás encontrar en cualquier tienda de animales comida para tortugasconvencional, suficientes para su dieta. También puedes variar su alimentación incorporando otros alimentos como el pescado crudo y con poca grasa, vegetales, grillos, larvas e incluso insectos pequeños.

En el caso de que quieras darle de comer alguno de esos alimentos, pregunta primero a un especialista que te pueda aconsejar. Si observas que acepta pescado crudo pero no se adapta a la comida que puedes encontrar en tiendas, mezcla ambas y haz que se acostumbre.

Alimentarás a las tortugas de agua dependiendo de su edad: si tienen un tamaño pequeño las alimentarás una sola vez al día y si por el contrario son grandes, lo harás tres veces por semana, siempre siguiendo las indicaciones del envase del producto. Recuerda, que deberás quitar toda la comida sobrante del terrario para evitar que se ensucie en exceso.

Enfermedades más comunes de las tortugas de agua

Gran parte de las enfermedades de las tortugas de agua se deben al desconocimiento de sus necesidades básicas, como por ejemplo la aportación de luz solar en el entorno o dietas inadecuadas.

En caso de que una enferme y tengas a otras en el acuario, debes separar la enferma del resto de compañeras, al menos durante un mes o hasta que veas que está curada.

Enfermedades de las tortugas:

    En caso de que la tortuga tenga alguna lesión en la piel ve al veterinario para que te recomiende una crema para curarla. Normalmente serán cremas con antibióticos solubles en el agua que ayudan a la curación y no hacen ningún mal a la tortuga. Si se trata de her >

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de las tortugas de agua, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

El hábitat de la tortuga

Hay que preparar dos tercios del acuario de tu tortuga para nadar y un tercio para la tierra y para que puedan tomar el sol ya sea con el sol natural o usando una fuente de luz ultravioleta de espectro completo.

En caso de que tengas la tortuga viviendo al aire libre, asegúrate de que haya un ambiente donde la lámpara pueda instalarse en el otoño y el invierno, ya que son fechas frías.

Un ambiente limpio

Evita que el medio en el que viva tu tortuga se convierta en un lugar sucio, debes limpiarlo de forma habitual. La acumulación de desechos fecales y de otro tipo de basura puede causar problemas de salud para ti y para la tortuga. Limpia todo el tanque (incluyendo el sistema de filtración) al menos una vez al mes.

La alimentación de las tortugas

Ofrece siempre a tu tortuga una dieta comercial completa preparada específicamente para este animal, puedes encontrarla en tiendas especializadas. A la hora de comprar la comida para tortugas es esencial que sepas bien qué especie de tortuga tienes. En caso de duda, lo mejor que puedes hacer es consultar con el veterinario.

Puedes completar la dieta de tu tortuga con algas, vegetación de hojas verdes y frutas. Si tienes una especie acuática lo normal es que sean herbívoras, aunque no siempre es así.

En cuanto a la frecuencia de alimentación, debes proporcionar comida a tu mascota dos o tres veces a la semana en un pequeño comedero que esté separado de su tanque normal, ya que los restos de comida pueden atraer enfermedades. Si la tortuga se encuentra en un espacio abierto, reserva un lugar exclusivo donde colocar la comida, facilitando también la limpieza.

Pin
Send
Share
Send
Send