Animales

Cómo hacer que mi perro adelgace?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los largo paseos y el controlar la alimentación de tu perro serán las dos claves para que el animal adelgace.

Cuando adoptamos a una mascota adquirimos una gran responsabilidad. Tener un perro en el hogar, desde que es cachorro, implica que debamos enseñarle todas las normas de comportamiento, empezando por dónde hacer sus necesidades, a que aprenda cuáles son los límites con respecto a las normas de la casa y con cada uno de sus inquilinos, hasta cómo debe comportarse tanto dentro como fuera del hogar en relación también con el resto de perros u otras mascotas.

Seguramente que, desde el primer día, el perro se convierta en un miembro más de la familia para vosotros, tanto si vives solo como si tienes pareja o hijos. Dentro del hogar el perro tendrá su lugar, pero se hará querer de modo que todos sintáis este mismo amor por el animal. Por eso, su salud debe ser prioridad para cada uno de vosotros. Esto no solamente implica llevarlo al veterinario de manera rutinaria para comprobar que todo sigue bien o cuando creas que está padeciendo alguna dolencia, sino también asegurándoos de que está comiendo de forma adecuada y de que está realizando el ejercicio físico que necesita.

La importancia de los paseos

Todos los perros, indistintamente de su raza o tamaño, necesitan salir a la calle por lo menos tres veces al día. Esta necesidad no es solo por higiene, ya que es conveniente que hagan sus necesidades fuera de casa, sino también para que el animal no esté encerrado todo el día. El hecho de salir a la calle le proporciona una manera de distraerse, de oler cosas nuevas que le estimulan psicológicamente y de estirar las piernas de manera que se sienta más activo y menos pesado por haber estado todo el día en casa, durmiendo o haciendo el mínimo movimiento.

Son muchos los beneficios para su salud física y mental lo que les proporciona el hecho de salir a pasear y pasar tiempo contigo, por lo que si no tienes este tiempo para dedicárselo a tu mascota, lo mejor es que pienses en otro animal de compañía y no adoptes un perro. De lo contrario, no podrías proporcionarle esta necesidad tan esencial que precisa, ni la felicidad que toda mascota se merece. Además, podrías contribuir a que la falta de ejercicio le llevase a padecer obesidad o que desarrollase un mal comportamiento, ya que no tendría cómo canalizar esta energía que tiene acumulada tras pasar todo el día encerrado.

Sin embargo, por mucho que saques a tu perro a pasear tres veces al día, quizás te des cuenta de que está aumentando de peso de manera progresiva o repentina. Al igual que con los humanos, un exceso de peso puede ser muy peligroso para su salud, además de que el animal no termine de sentirse cómodo con su propio cuerpo, ya que estos kilos de más no le permitirán moverse con normalidad. Así pues, si crees que tu perro se ha engordado mucho o tu veterinario te ha dicho que tiene sobrepeso, lo mejor será que sigas sus consejos para conseguir que se llegue a adelgazar y pueda disfrutar de nuevo de la vida como se merece.

Controla sus comidas

Uno de los motivos por los cuales tu perro puede tener sobrepeso será porque está comiendo más de lo que debería. Posiblemente te guíes por su hambre y le des de comer la cantidad que crees que precisa. No obstante, los perros son animales que en la naturaleza tienen que cazar para comer, por lo que comen la cantidad que han sido capaces de capturar aquel día, sabiendo que al día siguiente quizás cacen una pieza menor o nada en absoluto. Por lo tanto, cuando viven como mascotas no debemos tener su hambre como referente, ya que podrían comer de manera ilimitada, hasta hacerse daño en su propio organismo.

No todos los perros comen con la misma ansia, pero depende de ti que calcules las cantidades. La mayoría de marcas especializadas en comida para perros vienen con un medidor y unas cantidades exactas según el tamaño y el peso de tu perro. Tu veterinario es posible que te recomiende un pienso especial para perros a dieta en caso de que te haya recomendado que deba adelgazar. Además, no deberás darle otra comida que no sea la específica para perros, ya que esta contiene todas las vitaminas, proteínas y nutrientes que tu perro necesita. Si le das aquello que coméis vosotros podrías llegar a causarle molestias y dolores estomacales, contribuyendo además a que gane peso de manera innecesaria.

Introduce el deporte a través del juego

Ahora que ya conoces la importancia de salir a pasear tres veces al día para el beneficio de la salud física y mental de tu perro, es esencial que sepas que el paseo no debe limitarse a diez minutos y a una marcha lenta, sino que deberás hacerlo más enérgico si quieres que tu mascota adelgace. Para ello, podéis ir con juguetes al parque o a una zona abierta donde pueda correr a por ellos. Si te da miedo dejar a tu perro suelto, compra una cadena larga o extensible para que pueda correr con mayor libertad.

En el caso de que goces de buena salud, aprovecha esta oportunidad para salir a correr con tu perro, con patines o con la bicicleta. Quizás debas enseñarle a tu perro a correr en línea recta, de manera que no pueda haceros caer a los dos ni que cause un accidente, pero una vez haya aprendido verás que es una manera ideal para que haga deporte y pueda adelgazar pasándoselo bien. Recuerda que si tu perro tenía una vida muy sedentaria deberás introducir el deporte de manera progresiva en su vida y seguir los consejos del veterinario, quien mejor podrá ayudarte para conseguir que tu mascota pueda adelgazar, gane en salud y se sienta completamente feliz.

1. Evaluar la situación

Para saber si tu perro está en sobrepeso, una prueba fácil consiste en tocar sus costillas: normalmente sus costillas no deben ser visibles pero debes ser capaz de sentirlas fácilmente al tocarlo, si no las sientes es probable que tu perro este en sobrepeso.

Otra opción es pesarlo y comparar su peso con el peso medio de la raza: un excesode entre 10% al 20% se considera sobrepeso, más allá se trata de obesidad.

Lo ideal es una visita con tu veterinario para establecer el peso ideal de tu perro y tener así el objetivo a alcanzar en la mente. Además tu veterinario podrá determinar si alguna causa como un probema de hipotiroidismo origina el sobrepeso.

2. Un trabajo de equipo

Tras haber evaluado la situación y haber determinado el objetivo, lo más importante es que toda la familia tome la decisión de poner el perro a dieta y de atenerse a ello. De lo contrario serán en vano los esfuerzos: si uno sigue dándole golosinas mientras los demás resisten a sus ojos suplicantes, no funcionará.

Para conseguir que tu perro pierda peso todos deben poner de su parte, del más pequeño al más grande.

3. Una alimentación adecuada

La alimentación es lógicamente uno de los primeros parámetros que debemos modificar: con la ayuda de tu veterinario, determina la cantidad de comida que necesita cada día.

Si decides cambiar su pienso a un pienso "light" hazlo progresivamente para evitar causar a tu perro problemas de digestión: empieza mezclando una pequeña cantidad del nuevo pienso al antiguo y poco a poco aumenta la proporción del nuevo pienso.

Un perro adulto solo necesita una o dos comidas diarias, evita dejarle el pienso a libre disposición todo el día, también es importante que le des sus comidas a horarios fijos y en un lugar determinado.

Además el perro debe estar solo durante su comida: si tienes otras mascotas evita darles su comida en el mismo sitio o en el mismo momento. La presencia de otros animales hace que tu perro, por ansiedad de que le roben su comida, comerá más rápido. Evitar que nuestro perro coma deprisa es útil para una mejor digestión y para evitar el estrés.

5. El papel de la com >

No se deben dar golosinas siempre: para educar a nuestros perros tendemos a usar las golosinas como recompensas, usadas en exceso participan del sobrepeso de nuestro perro. Existen otras formas de premiar a nuestro perro: darle caricias o jugar con su juguete favorito son opciones saludables.

Debemos saber reconocer las recompensas a las cuales nuestro perro es más sensible: si la recompensa en forma de golosina es lo que prefiere y que no quieres dejar de darle este placer, puedes probar con golosinas lights, o simplemente puedes darle cada granito de pienso de uno en uno.

Evita darle restos de la mesa: un perro no debe pedir comida mientras comes, es malo para su educación y para su salud.

6. Ejercicio físico

Para su salud física y mental, tu perro necesita hacer ejercicio cada día, para estimularle puedes variar lospaseos y los juegos. Hacer ejercicio físico es una necesidad el perro, alguna razas requieren menos ejercicio que otros, pero en general el ejercicio físico es indispensable para su buena salud y su bienestar.

Pero el ejercicio se debe hacer de forma progresiva para evitar problemas musculares: si tu perro es sedentario y no suele hacer deporte acostumbralo poco a poco. Si tienes un cachorro no hagas largos paseos con él hasta que tenga un año, para evitarle problemas articulares.

Existen diferentes tipos de ejercicio para perros obesos: lanzando una pelota o un palo, también puedes probar deportes caninos como el agility, o puedes hacer caminatas con tu perro, paseos en bici o ir a correr con tu perro.

Hay muchas formas de hacer que tu perro haga ejercicio y va desde ejercicio suave a deporte más intenso, además una actividad física con tu perro reforzará tu complicidad con él.

7. Determinación

Por muy lindo que sea tu lindo perro cuando te pide comida, tienes que resistir, y no será siempre fácil.

Si no tienes golosinas en casa te resultará menos difícil, cuando preparas la comida para ti o tu familia, no dejas que tu perro este a tus alrededores, cierra las puertas si hace falta: efectivamente el cambio de dieta podría no gustarle y él podría intentar robarte o acosarte con caritas entrañables para que le des comida.

El sobrepeso en el perro se debe generalmente al hombre que tiene un modo de vida cada vez más sedentario, lo que hace que su perro también tiene un modo de vida cada vez más sedentario. Afortunadamente, tras descartar un problema de salud con tu veterinario, el restablecimiento de una buena calidad de vida permitirá a tu perro tener su peso idóneo y vivir más tiempo y con una mejor salud.

Si tienes ganas de saber más cosas para la obesidad de tu perro no dudes en visitar nuestro post con consejos para prevenir la obesidad en perros.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo hacer que mi perro adelgace?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

¿Cómo saber si mi perro está gordo?

El primer síntoma de que tiene sobrepeso es que se cansa mucho más rápido que antes cuando jugáis. Tras ese aviso, tienes que comprobar si su estómago está 'caído'. Lo normal es que la barriga de un perro sea ascendente, es decir, cóncava. Si la tiene hacia abajo es que hay grasa en la zona. Continúa con tu chequeo examinándole las costillas, ¿eres capaz de tocárselas y de contarlas? ¿No y antes sí podías?

Para acabar de confirmar que está gordo, comprueba su cintura desde arriba, ¿puedes verla? Si tras este exámen confirmas que tu perro tiene sobrepeso, pon una consulta con estos datos a nuestros veterinarios online, así podrás confirmar el diagnóstico e iniciar la dieta y el programa de ejercicios adecuado. Te indicamos que hagas esto antes de ponerlo a régimen porque hay casos de perros que han ganado peso pero que no comen mucho, lo que es síntoma de una enfermedad.

¿Cómo hacer adelgazar a un perro obeso?

Si se confirma que tiene sobrepeso, tu veterinario te sugerirá un programa específico para que recupere la línea. Recuerda que, al igual que ocurre con los humanos, perder peso no es solo una cuestión estética, previene ataques al corazón y problemas articulatorios. Es importante que acudas a un veterinario porque si detecta que es un caso de obesidad severa habrá que recurrir a medicamentos, no solo a un ritmo de comidas específico.

Si tu perro está gordo, toca actuar en dos frentes: ejercicio y dieta. Muchos peludos engordan porque descuidamos su alimentación, no la racionamos bien, los atiborramos a golosinas y no les damos platos sanos. Es decir, la dieta para que tu perro adelgace empieza en ti.

En primer lugar, coge a tu perro en brazos y llévalo a la báscula contigo. Pesaos juntos y luego resta tu peso, ese el de tu perro. Tu veterinario te habrá dicho a cuál tienes que llegar. Coge una libreta que tenga un calendario y apunta el de tu peludo. Repite este proceso cada dos días.

Dietas casera para hacer adelgazar a mi perro, ¿son recomendables?

Existen dietas caseras para perros basadas en la reducción de hidratos de carbono y el aumento de las proteínas, pero estas tienen dos problemas: el efecto rebote y no estar supervisadas por un especialista, lo que no te garantiza que tu perro esté recibiendo la energía necesaria para realizar el ejercicio que su cuerpo necesita.

Existen en el mercado piensos específicos light para perros, que serán los que le pondrás en el comedero. Como tendrás que pasar un tiempo sin darle ninguna chuchería, puedes cambiarlas por recetas caseras sanas para él. Te recomendamos que pruebes con ternera y pasta, todo muy bien hecho, o con pescado blanco y arroz. Por supuesto, que nunca haya ni un hueso ni una espina, pues puede hacerle daño al tragársela por accidente.

El pollo también es una carne estupenda que puedes combinar con zanahorias, por ejemplo. Todo bien cocido para que los aromas hagan de los ingredientes conviertan estos platos en unos muy apetecibles. Apunta los días en los que se los das en el calendario, para controlar las calorías que ingiere en relación a su alimento habitual.

Llévalo al veterinario

Evidentemente esto será lo primero que deberás hacer, ya que de esta manera podrás determinar con la ayuda de un especialista todo lo relacionado con la obesidad que sufre tu canino, ya sea cuantos kilos deberá perder, o simplemente las opciones más aconsejables para restablecer el metabolismo de tu mascota.

Estos dos aspectos son de suma importancia, ya que una vez que los conozcas podrás dar inicio al proceso de adelgazamiento del can sin que esto atente contra su salud, pues cuando haces que adelgace de la manera incorrecta, puedes ocasionarle daños que en algunas ocasiones son irreversibles.

Cuando estés con el veterinario no olvides manifestarle todas tus preocupaciones y dudas para que así no exista ninguna clase de inconveniente cuando empieces la nueva vida con tu perro, ya que definitivamente, para eliminar la obesidad hacen falta cambios importantes en las rutinas y costumbres.

Cómo racionar la comida a mi perro para que adelgace

Un veterinario te explicará cómo racionar la comida de tu peludo. Cada raza o peso exige una cantidad mínima recomendada de pienso al día para poder adelgazar pero a la vez tener combustible para hacer ejercicio. Compra un contenedor de medida de volumen y úsalo para repartir su ración en distintas tomas a lo largo del día.

Comprueba cómo reacciona, si queda saciado o si te pide más. La clave es encontrar el equilibrio deseado entre comer bien y perder peso. Este proceso lo tienes que hacer de la mano de un veterinario para que tu perro no coma menos cuando puede comer más, también para que tengas un apoyo cuando tu amigo te pida pienso y no puedas darle ni un gramo más.

Ejercicios para perros gordos que puedes hacer en casa

Para que adelgace tendrás que pasear más con él y en trayectos más largos. No le obligues a correr si no puede, pero aumenta su regularidad y vete acelerando la marcha poco a poco. Otro ejercicio sensacional para él es nadar pero, ¿qué puedes hacer dentro de casa?

Existen una amplia variedad de juguetes pensados para hacer deporte indoor, tanto comprados como caseros. En especial, te recomendamos los que arrojan la pelota lejos, al otro extremo del pasillo y teniendo tu peludo que recogerla y devolverla a su sitio.

En resumen: Para que tu perro pierda peso tienes que hacerle seguir una dieta y un conjunto de ejercicios supervisados por tu veterinario. Te tocará monitorizar cada gramo que pierde y jugar más con él. Con esfuerzo y dedicación, tu perro dejará de estar gordo y conseguirás lo que más deseas: que viva más años con salud y felicidad.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Establece una dieta saludable

Como es de suponer, una dieta sana resulta indispensable para hacer que tu pequeño amigo de cuatro patas pueda bajar de kilos, por lo que es fundamental reducir no solamente la cantidad de comida que consume, sino también las veces en que coma, en el caso de que sea más de tres ocasiones al día.

Así mismo deberás eliminar de su alimentación las golosinas, ya que estas son perjudiciales para su salud al hacerles engordar y aumentar los niveles de colesterol en su sangre, así que tendrás que no darle demasiadas, aún cuando sea el premio que le brindes cuando se comporta adecuadamente.

Para evitar que esto resulte muy complicado para tu mascota, es fundamental que reemplaces las golosinas por alimentos que sean mejores para su salud, como los siguientes:

De igual forma las galletas bajas en calorías también son recomendables, sin embargo, es indispensable que compruebes constantemente si los alimentos que consume tu canino son buenos para su salud.

Ejercítale para que adelgace

Si alguna vez has escuchado que los caninos son muy parecidos a los humanos, todo esto se hace más cierto que nunca cuando se debe bajar de peso, ya que al igual que ocurre con nosotros, la mejor solución de todas es realizar ejercicios, puesto que la actividad física pone en forma y elimina los kilos extras.

Para realizar esto con tu compañerito, deberás llevarlo a pasear y comenzar a caminar poco a poco en el caso de que no lo hayas acostumbrado a este tipo de actividad, por lo que lo más recomendable es empezar desde cero para que lentamente vayas aumentando el ritmo y las distancias del ejercicio.

Es importante que cuando comience a caminar no lo dejes distraerse con los objetos o personas que se encontrará en el camino, ya que al perder la concentración el pequeñín puede detener el ejercicio y costará mucho hacer que vuelva a tomar el ritmo.

Cuando el canino no está acostumbrado a realizar este ejercicio, es importante que realice alguna actividad que represente poco esfuerzo antes de que empiece.

Una que puede resultar bastante efectiva es jugar a lanzarle la pelota para que la devuelve, debido a que esto lo verá como un juego y evitará que se aburra o pierda el interés cuando empiecen a ejercitarse.

¡No lo olvides!

Cada canino es completamente diferente, por lo que si deseas que adelgace, es fundamental que lo lleves al especialista cada dos semanas, para que logre determinar si todo va bien.

Recuerda que al ser su dueño y mejor amigo, deberás tener paciencia y tratarlo como lo merece, ya que por ser un cambio drástico en su vida lo mejor que podrás hacer brindarle todo tu cariño.

Pin
Send
Share
Send
Send