Animales

Remedios caseros para cicatrizar heridas en perros

Pin
Send
Share
Send
Send


Un perro puede sufrir heridas, raspaduras, e incluso, una mordedura de otro animal. Curar de forma correcta una herida al can puede suponer la diferencia entre que la lesión se cure pronto o que, por el contrario, se infecte y empeore. En casa, se puede realizar una cura de primeros auxilios a partir de cuatro sencillos pasos: hay que valorar la gravedad de la herida, limpiar la zona, desinfectar el corte, dejar airear y proteger la herida.

Las raspaduras, cortes y heridas no son extrañas en un perro. Los paseos diarios al aire libre, e incluso pequeños accidentes en casa, pueden ser causa de alguna lesión con sangrado en nuestro animal. Cuando el daño es profundo, conviene acudir pronto al veterinario. No obstante, si la lesión es leve, es útil conocer cómo curar una herida al perro en casa. La limpieza correcta de la lesión ayuda a prevenir que se infecte y, en consecuencia, que la zona afectada empeore.

Primer paso: valorar la gravedad de la herida del perro

Cuado el perro padece una lesión, analizar la gravedad de la herida es el primer paso que debe tenerse en cuenta. En caso de heridas graves, profundas o que puedan causar problemas posteriores al animal, no dude en acudir cuanto antes al veterinario.

Las raspaduras, cortes y heridas no son extrañas en un perro y deben cuidarse bien para que no se agraven

No todos los perros permiten que se realice una exploración de su herida en detalle y de un modo tranquilo. En estos casos, contar con un bozal en casa puede proporcionar una ayuda práctica para explorar la lesión del can sin contratiempos.

Las heridas sangrantes en la mascota pueden precisar ciertas atenciones especiales antes de limpiarlas. Ejercer una presión continuada en la zona sangrante, durante varios minutos, ayudará a reducir la pérdida de líquido. Puede emplearse una gasa limpia para que absorba los restos de sangre. En cualquier caso, si el sangrado no cesa o es excesivo, será conveniente que acuda al veterinario.

Segundo paso: limpiar la zona de la her >

Curar de forma correcta una herida al can puede suponer la diferencia entre que la lesión se cure pronto o que, por el contrario, se infecte y empeore

El pelaje del perro puede entorpecer la cura de la herida. Esto explica que sea recomendable recortar el pelo de nuestra mascota en la zona que rodea la lesión. Hágalo de forma cuidadosa, con una tijera. Reducir la cantidad de pelo en el área afectada no solo ayudará a realizar una mejor revisión de la herida, sino que puede facilitar la cura que precisa.

La limpieza con agua y jabón de la zona afectada ha de ser el primer paso para asegurar la cura de un modo correcto. Un lavado adecuado debería prolongarse, de forma general, durante al menos dos minutos. Utilice agua templada, en torno a 39ºC: controlar la temperatura propiciará que nuestro perro permanezca tranquilo. Este aseo ayudará a retirar posibles bacterias o restos de materiales que haya en el corte.

Tercer paso: desinfectar el corte

Una herida puede resultar dolorosa para el perro. Tampoco es extraño que el área se inflame. Aplicar un poco de hielo sobre la zona ayuda a reducir el dolor del perro, así como la hinchazón a consecuencia de la herida. Hay que envolver el hielo en una tela, con el fin de evitar que el bloque quede adherido a la herida del animal.

Después se debe utilizar un antiséptico de yodo para desinfectar la herida. Conviene reducir la solución con agua: vierta la misma cantidad de antiséptico de yodo y de agua en un bote limpio y remueva para que se mezclen.

Una gasa es con frecuencia uno de los materiales más adecuados para aplicar el líquido en la herida de nuestro amigo, ya que rara vez deja residuos. Realice el contacto con cuidado y de forma enérgica, mientras evita que queden grumos del producto en la herida. Realizar tres curas diarias será suficiente.

Las pomadas cicatrizantes pueden ayudar a que la cura de la herida del perro se acelere

Las pomadas desinfectantes pueden ayudar a que la cura de la herida del perro se acelere. Este tipo de productos suelen contar, asimismo, con sustancias cicatrizantes, que pueden ayudar a que el corte de nuestro amigo cierre antes. Su veterinario le podrá aconsejar el producto más adecuado en cada caso.

Cuarto paso: dejar airear y proteger la herida

Dejar que la herida se seque sin taparse es a menudo la mejor opción para curar de forma correcta la lesión del perro. En estos casos, es adecuado utilizar un collar isabelino, que rodea la cabeza del animal e impide que tenga acceso a la herida con su boca. Así se evita que el perro humedezca o se dañe la herida.

Consejos para curar bien la her >

No todos los perros permiten que se realice una exploración en detalle de su herida de un modo tranquilo. En estos casos, contar con un bozal en casa puede ayudar.

El pelaje del perro puede entorpecer la cura de la herida. Esto explica que sea recomendable recortar el pelo de nuestra mascota en la zona que rodea la lesión. Hágalo de forma cuidadosa, con la ayuda de una tijera.

Aplicar un poco de hielo sobre la zona ayudará a reducir el dolor y a rebajar la inflamación a consecuencia de la herida.

Utilice un antiséptico de yodo para desinfectar la herida de su perro.

Deje que la herida cure sin tapar. En estos casos, utilizar un collar isabelino impedirá que el can tenga acceso a la herida con su boca.

Cuando el daño es profundo, conviene acudir pronto al veterinario.

Azúcar para curar her >

El azúcar es uno de los productos naturales más empleados para la sanación de lesiones en humanos y animales por sus múltiples propiedades curativas. Según estudios publicados por expertos en medicina veterinaria, los efectos más destacados del azúcar son los siguientes:

  • Favorece la expulsión del tejido muerto a la par que potencia la regeneración celular y creación de tejido granular (un tipo de tejido conectivo fibroso cuya función es rellenar las heridas).
  • Ayuda a secar las heridas absorbiendo el exceso de humedad, hecho que ha llevado a muchos profesionales a emplear este remedio natural para combatir úlceras y heridas similares.
  • Reduce los edemas o evita su aparición debido, precisamente, al punto anterior.
  • Actúa como un potente bactericida combatiendo su reproducción en las heridas. Además de contar con propiedades antibacterianas, el azúcar es antiséptico, por lo que previene el desarrollo de infecciones o las trata potenciando la eliminación de los microorganismos causantes.

Por todo lo anterior, vemos como el azúcar ayuda a cicatrizar heridas en perros a la par que combate infecciones y disminuye la inflamación de la zona. Es tal su eficacia, que puede utilizarse incluso para tratar lesiones más graves o de mayor profundidad (como las ya mencionadas úlceras), siempre y cuando el veterinario lo haya aprobado anteriormente. De esta forma, el azúcar actúa en heridas abiertas, heridas profundas y heridas más leves Pero, ¿cómo debemos aplicarlo? A continuación detallamos los métodos más empleados.

Espolvorea azúcar directamente sobre la herida del perro

Si la herida del perro es superficial, poco profunda o leve, a modo de primeros auxilios podemos espolvorear directamente azúcar granulado o en polvo. Para ello, seguiremos estos sencillos pasos:

  1. Desinfectamos la herida.
  2. Cubrimos la herida por completo con el azúcar.
  3. Una vez aplicada la capa de azúcar, tapamos la herida sin retirar el azúcar con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para asegurar que el remedio casero hace su efecto.
  4. Dejamos el remedio puesto algunas horas, sin llegar a superar las 12 horas.
  5. Para cambiarlo, volvemos a limpiar la herida, a desinfectarla y repetimos estos pasos.

En casos de heridas muy graves, se deberá acudir al veterinario. Y si no podemos ir en ese momento por el motivo que sea, podemos aplicar cualquiera de los remedios caseros para cicatrizar heridas en perros tras desinfectar muy bien la lesión y visitar al especialista en cuanto sea posible.

Prepara pasta de azúcar

Aunque hoy en día encontramos esta pasta cicatrizante, siempre es mejor optar por la versión casera, sin químicos y completamente natural. La pasta de azúcar es apta para todo tipo de heridas en perros, no obstante, es importante recordar que en casos muy graves se debe acudir al veterinario obligatoriamente. Los pasos para hacerla son:

  1. Calentamos 100 ml de agua.
  2. Cuando alcance el primer hervor, la retiramos del fuego.
  3. Agregamos 250 gramos de azúcar y mezclamos para disolverlo.
  4. Dejamos que se enfríe y lo aplicamos sobre la herida después de limpiarla y desinfectarla.
  5. Vendamos la herida con el remedio puesto y cambiamos el vendaje pasadas las 10-12 horas.

Si nos sobra pasta de azúcar, podemos reservarla en un tarro con cierre hermético. Eso sí, no aconsejamos guardar esta solución durante más de un día, siendo lo más adecuado prepararla de nuevo cada vez que vayamos a usarla.

Pasos para curar heridas de perros:

  1. Lo primero que hay que hacer es valorar la gravedad de la herida para saber si lo puedes solucionar tú o si lo vas a llevar al veterinario. Si la herida es sangrante hay que llevarlo inmediatamente a un especialista si ves que después de ejercer presión sobre la zona durante unos minutos, no consigues que deje de sangrar.
  2. Si hay sangre pero no es excesiva o el sangrado cesa después de esos minutos presionando, utiliza gasas para que la pueda absorber.
  3. Una vez solucionado el problema de la sangre, si la hubiera, hay que limpiar la zona lo mejor posible para poder curar la herida. En ocasiones es necesario recortar un poco el pelaje para acceder a la herida, hazlo con tijeras y poniendo especial cuidado para no hacerle daño, ya que si tiene dolor por la herida estará nervioso. Retirar ese pelaje también permitirá que la curación sea más rápida y de mejor calidad.
  4. Limpia la zona afectada con agua y jabón neutro, es imprescindible para poder asegurar que la cura se hace correctamente. Utiliza agua templada, que ronde los 39ºC, así el perro estará tranquilo y el agua podrá eliminar los restos de materiales y bacterias que pueda haber en el corte o herida que tenga.
  5. Después de la limpieza llega el momento de la desinfección, aunque primero hay que mirar si la zona está inflamada para rebajarla. Si lo está, aplica un poco de hielo envuelto en una tela húmeda para reducir tanto la inflamación como el dolor. No apliques el hielo directamente ya que puede quedarse pegado en la piel.
  6. Utiliza ahora un antiséptico para poder desinfectar la herida, el cual debe estar disuelto en agua en un 50%. Remueve bien para que la mezcla quede integrada. Aplica con una gasa y evita que queden grumos en la herida cuando hayas terminado. Con 3 curas diarias que realices puede ser suficiente.
  7. Una vez que has hecho la cura, es recomendable aplicar una pomada cicatrizante ya que ayuda a que la curación sea más efectiva y menos dolorosa. Pregunta al veterinario cuál es mejor aplicar ya que dependiendo de la herida es mejor una u otra.
  8. Deja que la herida se seque al aire libre, sin taparse con vendas ni ningún otro material ya que retrasarían la curación.
  9. Es muy importante que el perro lleve un collar isabelino mientras la herida está en fase de curación, ya que si se la está chupando puede infectarse y tardaría más en curarse.

Curar heridas de perros no es complicado, pero sí debes tener paciencia ya que los canes suelen ponerse nerviosos con estas cosas.

¿Y si la herida del perro está infectada?

Dependiendo del tipo y grado de infección, también podemos utilizar el azúcar para tratarla debido a sus propiedades ya mencionadas. Ahora bien, si existe tejido necrótico (muerto) se deberá llevar a cabo un desbridamiento. Este proceso puede realizarse de forma manual, no obstante, teniendo en cuenta que puede ser muy doloroso para el animal, aconsejamos que lo haga un especialista. Dicho esto, y si no existe tejido necrótico, lo primero que debemos hacer es limpiar bien la herida y desinfectarla. Después, aplicamos uno de los dos remedios anteriores, vendamos la herida y dejamos que actúe durante horas. Cambiaremos el vendaje y el azúcar siguiendo las intrucciones del especialista, ya que el tiempo entre limpiezas puede variar en función del tipo de lesión.

Miel para curar her >

Como sucede con el azúcar, la miel es un potente cicatrizante natural empleado desde hace siglos. Debido a sus propiedades antibacterianas, calmantes y antisépticas, y a su capacidad para estimular la regeneración del tejido granular y del epitelio, favorece la curación y acelera el proceso sin necesidad de acudir a pomadas comerciales. Eso sí, para lograr que surjan los efectos deseados, resulta fundamental, primero, acudir al veterinario para considerar si es necesario el uso de medicamentos para aliviar el dolor, por ejemplo, y segundo, ser constante en los cuidados.

La miel se puede utilizar para cicatrizar heridas en perros de carácter más o menos leve, infectadas, quemaduras, úlceras y lesiones más profundas, siempre que no sean muy grandes. En caso de existir tejido necrótico, será fundamental visitar al especialista para que proceda a su retirada y marque las pautas de aplicación de la miel para sanar la herida. Para utilizar la miel como cicatrizante, se deberán seguir estos pasos:

  1. Limpiar y desinfectar bien la herida.
  2. Aplicar una capa de miel pura de abejas. Es muy importante utilizar una miel de calidad para garantizar óptimos resultados. En este sentido, aunque son muchos los tipos de miel que existen, estudios demuestran que la miel de manuka es una de las más recomendadas por sus potentes propiedades antimicrobianas.
  3. Cubrir la lesión con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para que actúe el remedio.
  4. Dejar actuar durante las horas estipuladas por el veterinario.
  5. Realizar el cambio de vendaje retirando con cuidado la venda, dejando que la herida se airee un poco y repitiendo todos los pasos.

En función del tipo de herida, la venda se puede cambiar una vez al día o cada pocas horas. Así mismo, dependiendo de la gravedad, la miel para curar heridas en perros puede hacer su efecto en días o semanas.

Aloe vera para cicatrizar her >

El aloe vera es una de las plantas más utilizadas en la medicina para la creación de fármacos y remedios naturales con fines terapéuticos. Debido a sus múltiples propiedades para la salud, su popularidad se ha extendido por todos los rincones del planeta, llegando incluso al mundo animal y convirtiéndose en uno de los mejores remedios para cicatrizar heridas en perros. Su capacidad cicatrizante proviene de uno de sus principales ingredientes, el acemanano, un mucopolisacárido con potentes propiedades antiinflamatorias, calmantes y estimulantes de la proliferación celular, hecho que favorece la regeneración del tejido dañado y acelera el proceso de cicatrización de la herida.

Para aplicar este remedio natural, simplemente se deben seguir estos pasos:

  • Corta una hoja de la planta, teniendo presente que las más próximas a la tierra son las más antiguas y, por tanto, las que poseen mayores propiedades.
  • Realiza un corte longitudinal para abrir la hoja a lo largo y extraer la pulpa.
  • Si la pulpa es demasiado espesa, mézclala con un poco de agua.
  • Limpia y desinfecta la herida.
  • Aplica el gel del aloe vera cubriéndola por completo.
  • Coloca una gasa limpia y venda para que el ungüento haga su efecto.
  • Cambia el vendaje siguiendo las indicaciones del especialista y dejando que la herida respire antes de repetir todos los pasos.

Además de ayudar a cicatrizar la herida, el aloe vera calma el picor y alivia el dolor, además de evitar una posible infección. Por otro lado, esta maravillosa planta también posee propiedades antifúngicas, por lo que resulta perfecta para curar heridas producidas por hongos.

Crema de caléndula para cicatrizar her >

La caléndula es otra de las plantas más populares en medicina alternativa, especialmente para la cura de heridas y todo tipo de lesiones cutáneas debido a sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antibacterianas, calmantes, analgésicas y cicatrizantes. Para poder utilizar esta planta y curar llagas en perros, heridas abiertas u otras lesiones, será preciso elaborar primero aceite de caléndula. Para ello, seguiremos estos pasos:

  1. Cogemos un puñado de flores de caléndula y las limpiamos bien.
  2. Las introducimos en un tarro esterilizado y las cubrimos por completo con aceite de oliva virgen extra.
  3. Cerramos el tarro y dejamos macerar el aceite en un lugar libre de humedades y oscuro durante 40 días.
  4. Pasado el tiempo, colamos el aceite.

Como probablemente no dispondremos de 40 días para poder tratar la herida de nuestro perro, no tendremos más remedio que adquirir el aceite ya preparado, siempre asegurándonos de obtener uno natural. Una vez conseguido, prepararemos una sencilla crema que utilizaremos para cubrir la herida, hidratarla y fomentar la regeneración de tejido. Para hacer esta pomada cicatrizante para perros haremos lo siguiente:

  1. Calentamos el aceite de caléndula al baño maría.
  2. Añadimos 5 gramos de cera de abeja y mezclamos hasta que se haya disuelto.
  3. Pasamos la solución a un tarro con cierre hermético.
  4. Dejamos que se enfríe por completo antes de tapar el tarro.

Ahora que ya tenemos la crema de caléndula lista, es tan sencillo como limpiar y desinfectar la herida o lesión, aplicar una capa de crema, cubrir la herida y vendar. Los cambios de vendaje los realizaremos siguiendo las instrucciones del veterinario y jamás dejaremos el remedio durante más de 12 horas, a no ser que el especialista indique lo contrario. Reservaremos la crema en un lugar libre de humedades durante una semana como máximo.

Cuándo debo acudir al veterinario

Tal y como apuntábamos al inicio del artículo, se debe acudir al veterinario siempre que el perro presente heridas muy profundas, en carne viva, infectadas o con una gran cantidad de tejido muerto, como las producidas por quemaduras de tercer y cuarto grado. Para este último caso, es preciso llevar a cabo un desbridamiento, proceso de eliminación del tejido no vivo a cargo de un especialista. Si llevamos a cabo esta tarea nosotros mismos, corremos el riesgo de empeorar la herida y dañar todavía más al animal.

Si tenemos claro que hemos de acudir al especialista pero, en esos momento, no podemos acceder a la consulta, entonces se deberá aplicar uno de los remedios mencionados anteriormente a modo de primeros auxilios hasta que podamos asistir a la clínica.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para cicatrizar heridas en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Remedios caseros.

Video: REMEDIO CASERO PARA CURAR HERIDAS EN MASCOTAS (Septiembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send