Animales

Señales de cáncer en gatos

Pin
Send
Share
Send
Send


El cáncer en gatos se desarrolla igual que en los humanos, por lo que, por suerte, las investigaciones científicas también pueden servir para tratar a nuestros felinos. En su caso, a menudo el cáncer va asociado a infecciones víricas como la inmunodeficiencia y el virus de la leucemia, que da especial riesgo de que se produzca un linfoma. Si tu gato tiene cáncer, te contamos en qué consiste y cómo se trata.

Síntomas del cáncer en gatos

Los síntomas del cáncer en gatos suelen ser los mismos independientemente de cuál sea la causa. Los más habituales son:

  • Inflamaciones aparentemente injustificadas que no dejan de crecer.
  • Heridas que no curan.
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Sangrado u otro flujo que sale de los orificios corporales
  • Mal olor
  • Dificultades para comer
  • Letargo
  • Dificultad para hacer sus necesidades
  • Rigidez en el cuerpo y cojera persistente

Si observas alguno o varios de estos síntomas en tu gato, ¡no dudes en acudir al veterinario! Nadie está libre de riesgo de padecer cáncer. Si existe sospecha de que tu gato padece cáncer, se le realizarán pruebas para detectarlo, como biopsias, análisis de orina y sangre, pruebas varias de diagnóstico por imagen…

Tratamiento del cáncer en gatos

Si se confirma el diagnóstico del cáncer en tu felino, hay tratamientos para ello. Por supuesto, tomar esta decisión es complicado, habrá casos en los que sea preferible eutanasiar al gato, en función de la gravedad de la situación.

Si decides tratar a tu gato con quimioterapia, esta se puede administrar por vía intravenosa, subcutánea u oral. Dependiendo del caso o de los recursos disponibles se decidirá cuál utilizar. En cualquiera de los casos, los beneficios de la quimioterapia para tratar el cáncer en gatos son muy numerosos:

  • Para muchos tipos de cáncer, la quimioterapia es el tratamiento más eficaz. Hace que remitan los síntomas al mismo tiempo que ataca a las células malignas, haciendo que mejore la calidad de vida.
  • Normalmente se suele aplicar después de extirpar el tumor. Evita que se vuelva a formar en la zona afectada y previene la metástasis.
  • Es compatible y se puede coordinar con un tratamiento de radioterapia, que daña las células cancerosas.

El tratamiento requiere un seguimiento periódico por parte del veterinario, no sólo para ver la evolución, sino para detectar posibles nuevos tumores.

Una gran ventaja de la quimioterapia en perros y gatos es que, al contrario que ocurre en humanos, no suele producir efectos secundarios. Por este motivo, en cuanto el gato empieza el tratamiento, mejora considerablemente su calidad de vida. En caso de que apareciesen efectos adversos (en raras ocasiones), se trata de náuseas, vómitos y diarreas leves.

El cáncer en gatos se suele superar con cierta facilidad si se trata de un caso no muy avanzado, por lo que es importante detectarlo cuanto antes. Por eso, ¡lleva a tu mascota a revisiones veterinarias un par de veces al año!

¿Cómo detectar el cáncer en gatos?

Al igual que sucede con otras enfermedades crónicas, debemos ser muy cuidadosos con el cáncer en gatos. Muchas veces no prestamos atención a los síntomas y, cuando llevamos a nuestras mascotas al veterinario, es demasiado tarde. Por eso te recomendamos que prestes atención a ciertos cambios en la conducta o en el cuerpo del minino, y no dudes en consultar con un especialista. Las principales señales de que algo no anda bien en el gatuno son:

1. Pierde peso

Si bien es normal que en algunas etapas baje algunos kilos, debemos preocuparnos si el descenso es muy brusco y sin una razón aparente. La pérdida de peso puede ser signo de un tumor gastrointestinal. Presta atención si no quiere comer, o si aunque se alimente normalmente, igual está muy delgado.

El cáncer en los gatos

El cáncer es un término que se utiliza para describir un conjunto de enfermedades. Todas ellas tienen en común que las células de determinadas partes del cuerpo crecen y se dividen sin detenerse, lo que provoca una expansión hacia los tejidos de alrededor. Algunos tipos de cáncer forman además unos bultos que conocemos como "tumor" o "neoplasia" y que son en realidad una acumulación de células.

Existen varios tipos de neoplasias, como los comúnmente conocidos como tumores "benignos", que son aquellos que no invaden tejido y que no se diseminan a otras partes del cuerpo. Por otro lado, encontramos los tumores "malignos", aquellos que sí se extienden por el organismo, formando lo que se conoce como "metástasis".

No siempre es posible conocer las causas que provocan cáncer en los gatos, pero las más comunes son:

  • Predisposición genética
  • Exposición a determinados factores
  • Infecciones virales

Tipos de cáncer en gatos

Actualmente conocemos una gran variedad de tipos de cáncer que pueden afectar a nuestros felinos, por ello, te nombraremos los tipos de cáncer en gatos más comunes y sus características:

  • Linfoma: es considerado el cáncer más frecuente en gatos y se origina en un linfocito, ya sea de la sangre, de la médula osea, de los ganglios linfáticos o de los tejidos linfoides. Aparece en cualquier lugar o en varios a la vez y puede estar causado por el Virus de la Leucemia Felina o el Virus de la Inmunodeficiencia Felina.
  • Carcinoma de células escamosas: este tipo de cáncer afecta a la dermis y, en un principio, suele pasar inadvertido, confundiéndose con una herida que no termina de sanar. Suele afectar a la nariz o a las orejas y no suele diseminarse por el cuerpo formando metástasis.
  • Carcinoma mamario: suele observarse en hembras sin castrar, aunque también pueden padecerlo hembras esterilizadas y machos. Se observan nódulos e hinchazón en una o varias glándulas mamarias.
  • Adenocarcinoma intestinal: afectan el intestino grueso y el delgado, invadiendo el intestino de forma extensa y rápida, provocando que el animal pierda el apetito, pierda peso y padezca vómitos y diarreas.
  • Sarcoma de tejidos blandos: también conocido como fibrosarcoma, este tipo de cáncer se forma en los fibroblastos, generalmente debajo de la piel. Se observan nódulos firmes que aumentan de tamaño.
  • Osteosarcoma: este tipo de cáncer afecta a los huesos y es común que el gato que lo padezca muestre signos evidentes de dolor, dificultad para caminar o que padezca fracturas.
  • Mastocitoma: se origina en los mastocitos, células que encontramos en todo el cuerpo. Puede presentarse como una masa única o en forma de múltiples nódulos, en ocasiones acompañados de una úlcera.

Síntomas de cáncer en gatos

Como habrás visto, existen muchos tipos de cáncer distintos, que a su vez pueden afectar a diversos tejidos del organismo, lo que provoca que los signos de cáncer en gatos sean muy variados entre sí y difíciles de reconocer. Además, inicialmente, el cáncer se desarrolla de forma lenta, causando una sintomatología compartida con dolencias comunes, que hacen que sea complicado de detectar de forma pronta. Podemos añadir además que los gatos más afectados suelen ser aquellos de edad avanzada.

Los síntomas de cáncer en gatos más frecuentes son:

  • Aparición de bultos
  • Sangrado inusual
  • Heridas que no cicatrizan
  • Ulceración de heridas
  • Halitosis
  • Dificultad para comer
  • Salivación intermitente o continua
  • Cojera
  • Ronquidos y/o tos
  • Resoplidos al respirar
  • Vómitos y diarrea
  • Ictericia
  • Distensión abdominal
  • Debilidad
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Depresión

Ante la aparición de uno o varios de los síntomas mencionados, es recomendable acudir de forma urgente al veterinario, puesto que la rapidez en la detección de la enfermedad puede mejorar el pronóstico del felino notablemente.

¿Cómo se diagnostica el cáncer en gatos?

Ante la sospecha de que un gato pueda padecer cáncer, lo más recomendable es acudir al centro veterinario para realizar distintas pruebas para el diagnóstico. Es muy importante destacar que el examen físico no siempre es suficiente para diagnosticar la enfermedad, por lo que se requiere la utilización de diversos métodos.

Generalmente se realiza una ecografía, un análisis de sangre y/o el uso de rayos X para detectar la localización y la extensión del tumor, pero se debe confirmar mediante el examen del tejido sospechoso. Para ello se realiza una biopsia, es decir, una extracción de tejido, que después será analizada en el microscopio. Dependiendo del tipo de cáncer y de su localización, puede ser necesario realizar pruebas más complejas, como un electrocardiograma, una resonancia magnética o un TAC.

1| Pérdida de peso

| Pérdida de peso

La pérdida de peso es uno de los síntomas más característicos del cáncer en los gatos. A menudo es el signo de un tumor gastrointestinal. Cuando los gatos empiezan a subir su nariz y no quieren comer, eso es muy preocupante.

El cáncer también puede causar que los gatos pierdan peso manteniendo su apetito normal. Si nota que su gato presenta una gran cantidad de kilos menos, ya sea de manera gradual o rápidamente, no dude en pautar una cita con su veterinario, podría estar ante un diagnostico desgarrador.

2| Cambios en la boca

| Cambios en la boca

Úlceras, protuberancias, un olor extraño, sangrado, o un cambio en el color de las encías puede ser un signo de cáncer oral, sobre todo en gatos más viejos. Este signo de cáncer en los gatos a menudo pasa desapercibido por mucho tiempo. Nos encontramos con frecuencia los tumores orales visibles porque la gente no examina la boca de su mascota.

Muchos de los tumores orales pueden ser realmente devastadores, porque la gente los detecta cuando la enfermedad ya ha avanzado significativamente. La mejor recomendación de los especialistas para detectar cualquier anomalía bucal, es cepillar con regularidad la boca de su gato.

Otra buena idea para ver cómo anda la salud bucal de su felino, es estar atentos cuando bostezan o comen.

3| Las hemorragias nasales

| Las hemorragias nasales

Las hemorragias nasales no son normales, una hemorragia nasal es particularmente preocupante. Puede ser un signo de cáncer en la nariz.

Con los gatos más jóvenes, es mucho más preocupante porque podría ser algo así como un objeto extraño atrapado en las fosas nasales antes del cáncer.


4|

4| Diarrea o cambios en los hábitos de baño

La diarrea ocasional no suele ser un signo de cáncer en los gatos, pero si persiste o empeora, es necesario llevar a su felino al veterinario.

La dificultad para orinar / movimiento intestinal, o sangre en la orina o las heces son también posibles signos de cáncer en los gatos. Asimismo, se debe prestar atención a los vómitos frecuentes, podría ser producidos por las bolas de pelo o por algún malestar estomacal, pero también pueden ser un signo de presentación de los tumores gastrointestinales.

6| Convulsiones

| Convulsiones

Las convulsiones pueden ser un signo de cáncer cerebral en los gatos, este tipo de patologías se observa con mayor frecuencia en los gatos mayores.

Si usted comienza a notar explosiones repentinas y no controladas de la actividad, como champing y la masticación, estiramiento de las piernas, o espuma en la boca, su gato podría estar experimentando convulsiones y usted debe consultar a un veterinario de inmediato.

Los gatos también pueden sufrir convulsiones atípicas, que no son convulsiones clásicas, por el contrario estas tienden a manifestarse con arranques de comportamiento extraño, como la rabia repentina o la histeria, lamido excesivo o masticar, o arañar o morder a su dueño.

7| Cambios en la piel

| Cambios en la piel

Cada bulto, protuberancia o cambio de piel debe ser verificado, ya que podrían ser benignos o cancerosos, pero siempre es más fácil de tratar cuanto antes se detecte.

Una sensación de protuberancias, bultos o hinchazón toda cosa extraña que vea en el cuerpo de su gato, debe ser motivo de preocupación.

Si usted nota algo dudoso, no se demore-no hay manera de distinguir entre un bulto que es benigno o maligno sin tomar una muestra. También presta atención a las llagas que no cicatrizan o lesiones que parecen comezón o dolor.


8|

9| Dolor o malestar general

| Dolor o malestar general

El dolor es una de las señales más importantes del cáncer en los gatos. Si su gato es normalmente es bastante tranquilo pero empieza a llorar cuando usted lo toma, no dude en pautar una cita con su veterinario.

Esperamos que este articulo haya sido de tu interés, recuerda que nuestros escritos son netamente informativos, así que nuestra recomendación es que lleves a tu mascota a una consulta veterinaria para descartar cualquier tipo de enfermedad. Recuerda mascota sana, mascota feliz.

¿Por qué debes hacer que tu gato trabaje para conseguir su comida?

Nunca asumas lo que ves de tu gato solo por experiencias pasadas o solo porque un amigo te aconsejó cualquier cosa. Tu salud no es un juego y la de tu mascota tampoco, así que cada que veas que tu gato tiene cambios abruptos de comportamiento podría ser una señal clara que algo no anda bien con su organismo y deberás consultar el veterinario.

El cáncer en los gatos, como otras enfermedades, son muy sutiles y difíciles de detectar a simple vista, sin embargo, existen ciertos rasgos que ter ayudarán a saber si estás a tiempo de iniciar un tratamiento.

¿Qué es el cáncer?

De acuerdo con el portal Cat International Care, el cáncer es el término usado para describir la enfermedad causada por un tumor, que es un conjunto de células atípicas del cuerpo que crecen y se dividen sin control y se cree que algunos gatos tienen susceptibilidad genética para desarrollar ciertos tipos de esta enfermedad.

Algunas infecciones virales pueden causar cáncer, y el mejor ejemplo es el Virus de la Leucemia Felina. Afortunadamente ahora es una infección menos frecuente, pero este virus puede afectar a las células que fabrican la sangre en la medula ósea y provocar el desarrollo de leucemias y linfomas. Ten en cuenta que esta enfermedad se presenta con más frecuencia en los adultos que en los gatos jóvenes.

Las señales de cuidado

  • Su peso corporal: Cuando tu gato deja de comer y cada vez se ve más delgado, sin duda alguna, algo anda mal y más si con el tiempo no mejora. El que ya no tengan apetito, puede ser uno de los síntomas por ejemplo de un tumor gastrointestinal.
  • Alguna “bolita” o masa extraña en su cuerpo: Parece obvio, pero muchos dueños creen que eso es un golpe y que no es nada grave. Cada protuberancia debe ser examinada por un experto, si bien pueden ser benignos, tú no lo podrás determinar solo con tocar. Pero si definitivamente estos bultos están creciendo o sangrando es hora de llevarlo a urgencias.
  • Cambios en la boca: Este signo de cáncer en los gatos a menudo pasa desapercib >Además revisa: la razón por la que los gatos no deben comer frutas ni verduras

    ¿Cómo tratarlos si tienen Cáncer?

    Si después de varios exámenes el veterinario confirma que tu gato tiene algún tipo de cáncer, lo que debes hacer, según I care cat, es iniciar el tratamiento apropiado del cáncer puede resultar en un alargamiento significativo del tiempo de supervivencia (y con muy buena calidad de vida). Aunque los tratamientos tienen efectos secundarios, su veterinario los conoce e intentará prevenirlos. El objetivo del tratamiento siempre es el de mejorar la calidad de vida de los gatos afectados, y no causar un aumento de su sufrimiento durante el mismo. Habitualmente, con un control y vigilancia cuidadosos los efectos secundarios más importantes pueden ser evitados.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    4. Descarga de fluidos

    No nos estamos refiriendo a que hizo sus necesidades fuera del arenero, sino a otra de las señales de cáncer en gatos: pus, orina, sangre o vómitos en cualquier parte de la casa. En ese caso, analiza si tiene el abdomen distendido, o si al tocarle cierta parte del vientre se queja.

    5. Sangra por la nariz

    En los gatos, las hemorragias nasales no son frecuentes. Si eso le ha pasado a tu mascota, debes consultar con un profesional lo más urgente posible. Puede ser una señal de cáncer de nariz. No en todos los casos esta es la causa, ya que quizás también tenga algún objeto extraño en la nariz, pero siempre es mejor prevenir que curar.

    8. Tiene bultos extraños

    No siempre que el gato presente una masa o protuberancia debajo de la piel significa que tenga cáncer, pero nunca está de más que se le realice un análisis para descartar cualquier patología maligna. El veterinario le practicará una biopsia a través de una punción para saber si las células de ese bulto son cancerosas o no.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send