Animales

Neumonía en perros: causas, síntomas y cuidados

Pin
Send
Share
Send
Send


La neumonía en perros puede venir dada por montones de causas diferentes, como virus, bacterias, parásitos u hongos. Por suerte no es muy habitual, pero aun así es recomendable que estés informado sobre ella si tienes un perro. En este artículo te hablamos de la neumonía canina.

Causas de la neumonía en perros

La enfermedad de la neumonía en perros puede tener causas muy variadas:

  • Infección bacteriana o vírica. Suele venir dada por una infección en las vías respiratorias, como por ejemplo el moquillo o la influenza canina, deriva en neumonía al agravarse.
  • Tratamientos con corticosteroides, quimioterapia o para enfermedades crónicas, que debilitan el sistema inmune del perro.
  • Bronquitis crónica y colapso traqueal.
  • Inhalación o aspiración de un elemento sólido o líquido que infecta los pulmones.
  • La ingesta o aspiración de tóxicos o humo produce neumonía química.

En cualquiera de los casos, si tu perro tiene neumonía puede correr un grave peligro y necesita tratamiento. Si crees que tu perro ha estado expuesto a cualquiera de estas causas de neumonía, ¡acude al veterinario!

Síntomas de la neumonía en perros

Muchas veces, nuestros perros se exponen a peligros sin que nosotros no nos demos cuenta, por eso es posible que tu mascota tenga neumonía y no lo sepas. ¿Cómo puedes sospechar? Los síntomas habituales son:

  • Tos con flemas
  • Estornudos
  • Fiebre
  • Falta de hambre
  • Apatía
  • Respiración profunda y/o ráp >

Como ves, no todos los síntomas son compatibles entre sí, pero es que la neumonía en perros se puede dar de forma diferente en cada caso. Además, como se trata de síntomas comunes a otras enfermedades, necesitarás ir al veterinario para que confirme si se trata de neumonía o de otra enfermedad.

Tratamiento de la neumonía en perros

El tratamiento de la neumonía en perros se realizará de forma diferente en función de la causa:

  • Si se trata de neumonía causada por aspiración de un objeto extraño, será necesario extraerlo. Generalmente se hace por succión.
  • Si es una neumonía bacteriana, tu perro necesitará un tratamiento a base de antibióticos durante varias semanas.
  • Igualmente, si es por un virus, hongos o parásitos, se buscará el tratamiento médico más apropiado para cada caso.
  • En cualquier caso, los broncodilatadores son medicamentos útiles para facilitar a tu perro la respiración.

Es importante que acudas al veterinario en cualquier caso, pero es especialmente urgente si tu perro presenta fiebre y mocos. ¡No le des jarabes para la tos! Es bueno que tosa para que expulse toda la mucosidad. Durante el proceso se hará un seguimiento por medio de radiografías para controlar la evolución de los pulmones.

El pronóstico de la enfermedad depende de la gravedad, generalmente los casos de neumonía en perros causados por bacterias o virus se suelen curar sin mucho problema, pero si se trata de neumonía por inhalación es posible que el perro fallezca.

Esperamos haberte ayudado a entender un poco mejor la neumonía en perros. ¡Recuerda confiar siempre en tu veterinario!

Gingivitis en gatos: causas y síntomas

La neumonía es una inflamación de los pulmones que puede ser producida por bacterias, parásitos, hongos, cuerpos extraños o alérgenos. Y al igual que podemos padecerla nosotros, la neumonía también puede afectar a nuestro perro. Por tanto, es importante conocer los síntomas para poder así detectarla y trasladar cuanto antes a nuestro peludo al veterinario, que será quien confirmará el diagnóstico y nos dará una serie de cuidados y tratamientos a seguir.

Afortunadamente, la neumonía no es común en perros adultos sanos, sino que es más habitual en perros muy jóvenes, de avanzada edad o perros con un sistema inmune débil debido a enfermedades crónicas o medicaciones. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Cuidados y tratamiento

El tratamiento de la neumonía dependerá especialmente de la gravedad de la misma. Será el veterinario quien nos indique el tratamiento más adecuado que, por lo general, consistirá en la toma de antibióticos durante varias semanas.

Otros de los cuidados que podemos nosotros llevar a cabo son crear un ambiente cálido para el reposo de nuestro perro, seguir una correcta alimentación o instalar humidificadores para mantener húmedas sus vías aéreas (parte superior del aparato respiratorio). En cuanto a la recuperación, dependerá en gran medida de la correcta administración de la medicación y de la gravedad de la neumonía.

Si necesitas más información o tienes alguna pregunta, no dudes en contactar con nuestro equipo. En Clínica veterinaria Vesal estaremos encantados de atenderte.

Síntomas de la neumonía en los perros

Los perros con neumonía pueden no mostrar nunca signos de esta enfermedad. Cuando los síntomas están presentes, se pueden dar uno o más de los siguientes:

  • Tos
  • Estornudos
  • Fiebre
  • Pérd >La tos es húmeda (con flema o mocos) y burbujeante, lo que indica líquido en los pulmones. Los perros con neumonía grave con frecuencia se sientan con la cabeza extendida y codos hacia delante para permitir una mayor expansión del tórax.

Pronóstico de la neumonía en los perros

El pronóstico para los perros con neumonía depende de la causa y la gravedad de la enfermedad del perro. Los perros con neumonía no complicada generalmente tienen un buen pronóstico. La mayoría de los casos de neumonía bacteriana se puede tratar con éxito. La neumonía por aspiración aguda acompañada de dificultad respiratoria grave podría causar la muerte. Si la causa subyacente de la neumonía no se identifica y se corrige, la recurrencia de la enfermedad es muy probable.

Causas y tipos de neumonía canina

Lo primero que debemos saber es que la neumonía en perros es una inflamación de los pulmones y las vías respiratorias, que puede darse por causas muy diversas. Según la zona del pulmón que se vea afectada, podremos distinguir entre un tipo u otro de neumonía.

La causa más común de esta enfermedad suele tener que ver con agentes infecciosos, como el virus del moquillo canino o el virus de la influenza canina. Pero no siempre es así. A veces, una neumonía puede estar provocada por sustancias nocivas (neumonía química), por defectos en el perro o por la presencia de cuerpos extraños como semillas o parásitos.

En estos últimos casos estaremos ante una neumonía de causa no infecciosa. Además, esta dolencia también puede clasificarse según las células predominantes o la reacción que provoca en el pulmón.

Sea como sea, es importante que el veterinario pueda determinar el tipo de neumonía que es para que el tratamiento sea el más adecuado en cada caso. Para ello, deberá realizar antes una serie de pruebas diagnósticas. ¿Pero a qué perros afecta más este padecimiento?

La neumonía en perros pequeños y recién nacidos

En general, es poco común que un perro adulto sano tenga neumonía. Sí es más frecuente en cachorros, en perros ancianos y entre los que tienen enfermedades crónicas.

Para los recién nacidos hay un tipo de neumonía específica: la neumonía por aspiración o inhalación, que se produce al aspirar o inhalar un líquido infectado.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Pese a que los síntomas de la neumonía canina pueden variar en cada caso, los más característicos son:

  • Fiebre
  • Apatía o depresión
  • Pérdida del apetito
  • Estornudos y tos húmeda, con flema o mocos
  • Respiración acelerada y pulso rápido
  • Secreción nasal espesa
  • Problemas para respirar

Si se manifiesta este conjunto de síntomas en el perro, llévalo al veterinario cuanto antes para que pueda examinarlo y realizarle las pruebas correspondientes. Solo así podrás salir de dudas.

Para poder dar un diagnóstico y confirmar o descartar la neumonía, seguramente habrá que realizar radiografías, análisis de sangre y otras pruebas como una broncoscopia, un procedimiento que permite ver la vía respiratoria y recoger muestras de secreciones y tejidos.

Tratamiento para curar la neumonía en perros

En función de la gravedad y del tipo de neumonía canina, el veterinario recomendará un tratamiento para cada caso. Lo habitual, en una neumonía bacteriana, es que se receten antibióticos durante un mínimo de tres semanas. Los perros con una neumonía causada por una infección viral, por hongos o parásitos podrán requerir otros medicamentos específicos.

Durante el tratamiento es importante que estemos especialmente vigilantes y que sigamos las instrucciones que nos indique el profesional al pie de la letra. Hacemos especial énfasis en este punto porque una neumonía, si se complica, puede desembocar en una enfermedad crónica y, en los casos más extremos, el perro puede llegar a morir.

¿Qué es la neumonía canina?

La neumonía es una enfermedad grave que provoca inflamación de los pulmones que puede ser causada o bien por un sistema inmunitario débil que no ha podido combatir las bacterias, virus, hongos, espigas o parásitos internos, o bien porque el animal ha comido algo contaminado.

En general, la neumonía más habitual es la vírica provocada por dos virus, el moquillo y el de la influenza canina, y la neumonía bacteriana.

A priori, el pronóstico de la neumonía bacteriana suele ser bueno si se coge a tiempo. No obstante, se pueden derivar de esta enfermedad otras dos secundarias: la hipoxemia y sepsis.

Todos los perros, independientemente del sexo, la edad y la raza, pueden padecer esta enfermedad, aunque es verdad que los perros de raza grande y mixta, los cachorros, sénior y los deportivos suelen estar más expuestos.

¿La neumonía canina se contagia a humanos?

Como hemos visto a lo largo de este artículo, la neumonía en perros puede ser de tipos muy diversos y únicamente las provocadas por bacterias, hongos, virus o parásitos pueden contagiarse.

Sin embargo, casi todos los agentes implicados en la neumonía en perros son exclusivos de esa especie, por lo que es muy improbable que pueda darse un contagio de neumonía entre perros y humanos.

Cuidados para un perro enfermo de neumonía

A la hora de cuidar a un perro con neumonía, hay varias pautas a seguir que pueden ayudarle a recuperarse. Los principales cuidados que va a necesitar tu compañero peludo son:

  • Una alimentación apropiada y que le satisfaga, pues lo que queremos es que coma.
  • Proporcionarle un lugar cálido, tranquilo y cómodo.
  • Administrarle la medicación que indique un profesional, sin saltarnos ninguna dosis.
  • Si el ambiente es muy seco, intenta mantener humidificadas las vías aéreas del perro.

Siguiendo estas indicaciones podremos tenerlo más vigilado y controlar mejor el estado en el que se encuentra. Si hay signos de empeoramiento, ni lo pienses: regresa al veterinario las veces que haga falta hasta que nuestro amigo se haya recuperado.

En la mayoría de casos, los perros con una neumonía leve tienen muy bien pronóstico. La clave, de hecho, es que se logre identificar bien la causa que la provoca y eliminarla, para que, tras el tratamiento, este padecimiento ya no vuelva.

Síntomas de la neumonía canina

Como ya hemos apuntado, esta enfermedad puede llegar a ser muy peligrosa para nuestro perro, por lo que una pronta actuación es fundamental.

Para ello debemos saber cuáles son los síntomas que se desarrollan con la neumonía para poder detectarla y actuar.

Los síntomas en cada perro pueden variar e incluso en algunos casos detectarlos es muy complicado, ya que algunos perros no muestran ningún signo. A pesar de ello, los síntomas más comunes que se pueden apreciar son:

  • Tos con flemas
  • Fiebre
  • Pérdida de Apetito
  • Estornudos
  • Problemas de respiración
  • Pérdida de peso
  • Lentitud
  • Secreción nasal
  • Sonidos al inhalar y exhalar
  • Deshidratación
  • Respiración rápida
  • Apatía
  • Ritmo cardiaco elevado

Como ves, estos síntomas pueden coincidir con otro tipo de enfermedades. No obstante, si ves que tu perro tiene alguno de ellos, debes acudir al veterinario para que lo examine y lo trate.

Pin
Send
Share
Send
Send