Animales

Qué puedo hacer para que se habitúe mi perro al bozal?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los bozales suelen entenderse como señal de que un perro es peligroso, pero aquí podrás ver los valores que puede obtener tu mascota con este utensilio.

Cuando tenemos una mascota son muchas las responsabilidades que debemos aceptar. Además del cariño y el amor que nos procesa nuestra mascota, también debemos tener en cuenta que debemos cubrir todas sus necesidades básicas, así como la alimentación adecuada, bajándolo a pasear al menos media hora tres veces al día en el caso de los perros, y prestándoles la atención necesaria, jugando con ellos y cuidando de su salud para que nuestro animal de compañía se sienta feliz y sano a nuestro lado.

En el caso de que tengas a un perro como mascota son varios los factores que deberás tener en cuenta. Por ejemplo, es recomendable que te lo lleves contigo de vacaciones siempre que os vayáis y que no lo dejéis solo en casa durante demasiadas horas. Estos animales de compañía gustan de estar a tu lado, por lo que será conveniente que pases tiempo con ellos con tal de que se sientan felices. Además, de este modo podrás asegurarte de que tienen la educación que requieren y que no pueden llegar a tener comportamientos indeseados tanto dentro como fuera del hogar.

El uso del bozal en perros

Así pues, en algunas ocasiones es probable que debas colocarle un bozal a tu perro. Quizás sea de una de las razas que se consideran peligrosas y esté obligado a llevarlo por la calle, quieras viajar con él en transporte público y debas ponérselo como dicta la ley, o bien no quieres que se pueda pelear con otros perros durante el paseo o que coma cosas del suelo cuando no debe, es decir, que el bozal puede servir también como herramienta útil durante la educación y el entreno de tu perro, tanto cuando es cachorro como también cuando se hace más mayor.

Sin embargo, a los perros no suele gustarles que se les ponga el bozal. Este aparato les impide abrir la boca para ladrar, comer o beber, además de ser un accesorio externo que suele molestarles y que no les gusta tanto llevar. A otros elementos, como el collar, la ropa durante el invierno o la correa es más fácil que se habitúen con facilidad. Debemos tener en cuenta que estos otros complementos suelen llevar consigo una carga positiva, ya que se los solemos poner antes de salir a la calle a pasear, una de las cosas que más les gustan. Así pues, el uso del bozal no suele ser normalmente para consecuencias tan positivas, por lo que es muy posible que tu perro se resista a llevarlo.

Los dueños están obligados a poner el bozal en el transporte público y a las razas peligrosas

Cómo colocar el bozal a tu perro

La mayoría de los perros mostrarán resistencia a la hora de dejarse colocar el bozal, por lo que es posible que huyan, se escondan, opongan resistencia a base de fuerza o bien puedan llegar a mostrar comportamientos agresivos con tal de que no les puedas poner este aparato en el morro. Por eso, es importante que desde el primer momento mantengas la calma. Si te pones nervioso el perro podrá sentir tu falta de serenidad y se pondrá él también todavía más nervioso, por lo que el hecho de colocarle el bozal se complicará todavía más.

Busca un momento en el que la mascota se encuentre tranquila y aprovecha ese instante para ponerle el bozal. Las ocasiones durante las cuales se lo debas poner no serán siempre tan precisas, pero si aprovechas estos momentos para ir acostumbrándolo al mismo, conseguirás que el día que se lo debas poner en otro momento te sea bastante más sencillo.

Deja que el animal olisquee el bozal si es la primera vez que se lo vas a poner o si bien ya se lo has puesto en más ocasiones. Quizás necesita saber qué es antes de que se lo pongas y el sentido más desarrollado en estas mascotas es el olfato, por lo que oliéndolo podrá reconocer qué es y, poco a poco, habituarse a este elemento. Una vez se haya cansado de olerlo puedes ponerle un trocito de su comida favorita dentro. Si dejas que la coja tranquilamente se dará cuenta de que el bozal es inofensivo. Deja que lo haga tomándose su tiempo. Si ya le has puesto antes el bozal quizás no tenga un buen recuerdo del mismo y sea un poco reticente a la hora de coger la comida que se encuentra dentro.

Poco a poco, una vez tenga el morro dentro del bozal, intenta cerrar las cintas laterales por detrás de la cabeza. Ten cuidado porque podría darte un golpe o morderte por instinto o por miedo, por lo que deberás hacerlo muy relajado y tranquilo. Si se deja colocar el bozal prémialo adecuadamente, pero si tiene un comportamiento indeseado no lo regañes demasiado. Intenta esta técnica poco a poco hasta que consigas ponérselo. Una vez puesto deja que se acostumbre a llevarlo por casa. Intenta que no se lo quite con las patas delanteras o que no se ponga demasiado nervioso y quítaselo también tranquilamente para que se vaya acostumbrando.

El perro debe relacionar la experiencia de llevar el bozal como algo positivo. De lo contrario, cada vez te será más complicado ponérselo, por lo que lo mejor será que no tengas prisa y que vayas practicando con constancia y paciencia el proceso de ponerle el bozal, así algún día conseguirás que se acostumbre al mismo y pueda llevarlo cuando sea necesario.

Pasos para para poner un bozal a tu perro

La introducción del bozal se debería dividir en pasos pequeños:

  1. Mostrar al perro el bozal, dejar que se acerque y lo huela y entregarle enseguida un trocito de comida sabrosa.
  2. Guiarlo para que coloque el hocico en el bozal siguiendo un señuelo de comida, que se puede colocar en el fondo del bozal.
  3. Aumentar el tiempo durante el cual el perro tiene que mantener el hocico en el bozal para recibir un premio en comida. Para esta fase es importante poder dar premios al perro mientras tiene el bozal puesto. En la mayoría de bozales esto es posible a través de la parte delantera del bozal. Sin embargo en algunos casos, hay que hacer un pequeño arreglo al bozal (hacer un pequeño agujero delante) para poder seguir dando premios al perro y aumentar así la duración del ejercicio.
  4. Mientras el perro tiene el hocico en el bozal, acercar las cintas que sirven para atar el collar a la parte trasera del cuello pero sin cerrarlas, premiar y quitar el bozal.
  5. Repetir lo mismo que antes pero en este caso cerrar las cintas detrás del cuello del perro, premiar y quitar el bozal. Al principio las cintas deben estar un poco “sueltas”: a medida que el perro se ha acostumbrado a llevar el bozal, se pueden ir acortando las cintas hasta que el bozal esté bien colocado.
  6. Aumentar de forma progresiva el tiempo durante el cual el perro tiene el bozal puesto.
  7. Cuando el perro ya tolera llevar el bozal, hay que acostumbrarle a moverse llevándolo puesto.
  8. El paso siguiente es poner la correa y realizar desplazamientos dentro de casa.

Si todo esto ya está listo y el perro tolera bien el bozal, es hora de repetir los ejercicios en la calle. Cuando se cambia de lugar, siempre es buena idea repetir los pasos del entrenamiento realizado en casa. Esta vez será todo mucho más rápido y nos aseguramos de que el perro siga teniendo una buena asociación con el bozal. A partir de este momento la idea es seguir manteniendo la asociación positiva entre el bozal y estímulos agradables como una comida sabrosa, un juego divertido o un paseo agradable.

Un detalle que se te podría escapar.

Un detalle que se te podría escapar: el número de pasos y el tiempo necesario para completar este proceso de habituación pueden variar en función del perro. La habituación realizada de esta manera permite el uso del bozal como una herramienta más en la gestión diaria del perro y evita reacciones de evitación y rechazo en los momentos en los que sea necesario utilizarlo.

Errores comunes que se pueden hacer durante este protocolo de habituación

  • Acercar el bozal al hocico del perro: lo que se intenta conseguir es lo contrario, es decir se intenta conseguir que el perro colabore activamente y acerque él mismo el hocico al bozal.
  • Forzar al perro durante el proceso: si el perro muestra signos de evitación, hay que ir más poco a poco.
  • Creer que el proceso ya se ha completado y se puede salir a la calle con el bozal cuando el perro se deja colocar el bozal por primera vez.
  • Quitarle el bozal en seguida si el perro intenta quitarse el bozal con la pata: es mejor distraerlo llamando su atención sobre algo diferente, por ejemplo pedirle que haga un ejercicio conocido, y cuando esté distraído, quitarle el bozal y. apuntar mentalmente cuánto tiempo “aguanta” el perro con el bozal puesto. En los próximos ensayos habrá qué tener en cuenta esta información para poder progresar correctamente en el proceso de habituación.
  • Colocar el bozal sin ajustarlo bien: el bozal es efectivo solo si es de la medida correcta y si está bien ajustado, con lo cual, si la talla del bozal el correcta, hay que medir bien la longitud de las cintas para que el bozal esté bien puesto. Si no está bien ajustado, con una leve presión saldrá de su posición.

Este protocolo enseñará al perro a estar relajado mientras lleva puesto el bozal y a no intentar quitárselo todo el tiempo, pero antes de usar el bozal es útil que consultes también nuestro artículo sobre lo que NO hay que hacer con un bozal,10 puntos que NO tienes que hacer con un bozal.

Pin
Send
Share
Send
Send