Animales

Por qué mi perro no quiere comer pienso?

Pin
Send
Share
Send
Send


El perro precisa un tipo de comida distinta en las diferentes etapas de su vida. Esta se elabora para resultar atractiva en cada momento vital del can. Sin embargo, malos hábitos de alimentación o cambios constantes en la dieta pueden derivar en rechazo e, incluso, en desinterés del animal por su comida.

Un pienso para cada etapa de la vida del perro

La primera pregunta que ha de formularse ante el rechazo del perro hacia su alimento habitual es si se ha escogido bien el pienso que corresponde a su etapa vital.

La comida del perro debe ser la adecuada para la edad y la raza de nuestra mascota

En ocasiones, nos dejamos influir, sobre todo, por el precio de la comida y desatendemos si esta es la adecuada para la edad, el tamaño o la raza de nuestra mascota.

Si el perro muestra indiferencia por la comida elegida, hay que asegurarse de que se ha seleccionado un alimento que es específico para la raza de la mascota o su edad. Un caso muy común es proporcionar a un perro anciano el pienso propio de un perro adulto, en ocasiones incluso, el propio de los cachorros. En este caso, se podría hacer un flaco favor a nuestro amigo, ya que los ingredientes de estos piensos, no recomendados para la vejez, pueden ocasionarle algún que otro problema de salud, entre otros, obesidad.

Por tanto, asegurarnos de que nuestro perro come un pienso propio para su edad, raza y tamaño, supone al mismo tiempo garantizar que tiene acceso a los componentes adecuados que le aseguran ser un perro sano y feliz.

Comida sabrosa, éxito asegurado

La mayoría de los veterinarios aconsejan proporcionar al perro pienso o dieta seca, si bien a priori no es la más sabrosa y atractiva para nuestra mascota. Eso sí, se puede conseguir que las croquetas sean más apetecibles con algunos sencillos trucos que permiten ofrecerle, al mismo tiempo, el alimento más saludable.

Humedecer el pienso con agua caliente potencia el olor de las croquetas, un aspecto importante porque los perros eligen su alimento, en primer lugar, por el olfato. Esto explica lo esencial que es conservar la comida de nuestro amigo en las mejores condiciones ambientales. Cuanto más olor pierda, menos atractiva será para él. Este detalle explica, en parte, que las latas de comida, o dieta húmeda, resulte tan atractiva a los perros. Su olor es más fuerte y sugerente.

Hay quien opta por mezclar el pienso con algunas de estas latas de comida para perros. Si se piensa hacerlo, hay que asegurarse primero de que es un alimento de calidad que se ha elaborado con buenos ingredientes. En segundo lugar, hay que ser consciente de que con esta opción se puede contribuir a aumentar las posibilidades de que el perro desarrolle algún tipo de obesidad. La comida en lata acumula una mayor densidad calórica.

Yogur y psicología para animar al perro a comer

En las ocasiones en las que el desinterés de nuestro perro es mayúsculo, podemos ayudarnos de otro tipo de ingredientes novedosos, como un poco de yogur natural. A muchos perros, el cambio les anima a comer. Solo se tiene que verter una cucharada de yogur, sin aditivos ni colorantes artificiales, sobre sus croquetas y mezclarlas bien. Con ello, además, podemos ayudar a sus intestinos a trabajar mejor.

Un perro es un animal de manada y, por regla general, el dueño es el jefe de la misma. El perro encontrará siempre más atractiva la comida que se le ofrezca en la mano que el alimento que se deposite en su comedero.

No es recomendable, sin embargo, ofrecer las sobras de nuestra comida al perro ni dejarle que pique algo cuando cocinamos o mientras come la familia. Estas invitaciones pueden acabar por provocar el desinterés del perro por su propia comida.

Cuidado con los cambios frecuentes de alimento

Algunas personas creen que sus perros se aburren de sus croquetas y, o bien cambian con asiduidad de pienso, o bien dan a sus mascotas restos de su propio almuerzo. El can, sin duda, preferirá estos a su pienso. En este caso, lo más probable es que el perro ignore el pienso, a la espera de ese otro alimento que tanto le gusta. Como ocurre con la comida enlatada, esta práctica eleva la probabilidad de provocar obesidad al perro.

Si la comida que se escoge para el perro desde el primer día es de buena calidad y apta para su momento vital, el éxito está asegurado.

Humedecer el pienso con agua caliente hace la comida más atractiva para el perro

Si no es así, siempre se está a tiempo de poner en marcha estos consejos y, mientras, hacer la transición de un pienso a otro con la ayuda de alguna de estas recomendaciones y de los consejos que ofrecerá el veterinario para cada caso.

Elija siempre el pienso de calidad que mejor se adapte al momento vital de su perro. A su edad, tamaño y raza. Consulte a su veterinario.

Humedezca las croquetas del can con un poco de agua caliente. Potenciará el olor de las mismas y aumentará con ello su atractivo.

Si decide mezclar el pienso con comida enlatada, escoja la que garantice una elaboración con ingredientes de calidad y no abuse de las mismas, podría provocar obesidad a su mascota.

No le dé sobras. Contribuirá al desinterés del can por su propio alimento.

Use un poco de yogur natural. Es sano. Aunque siempre se ha de intentar que el perro tome su comida sin añadidos.

Causas que provocan que el perro deje de comer

Existen muchas causas que pueden provocar que tu perro haya dejado de comer pienso, pero antes de analizar problemas relacionados con el entorno, la conducta o la dieta en sí, será fundamental descartar cualquier enfermedad mediante una visita al veterinario.

Como te explicábamos en la introducción, la anorexia es es uno de los primeros signos clínicos de varias enfermedades, por lo que descartar la presencia de virus o parásitos es una prioridad.

A continuación vamos a exponerte las causas más comunes:

  • Cambio de dieta: si recientemente has modificado el pienso que le ofreces a tu mejor amigo, puede ocurrir que esta sea la causa que está provocando que no quiera comer. Recuerda que es imprescindible cambiar el alimento progresivamente para evitar problemas de salud (el perro es mucho más sensible a los cambios de alimento) e incluso para favorecer una mejor adaptación al nuevo.
  • Pienso de mala calidad: si además de cambiar de dieta has ofreciendo un pienso de mala calidad a tu perro, el rechazo va a ser radical. Muchos alimentos procesados para perros de mala calidad no contienen los nutrientes esenciales que requiere o bien utilizan ingredientes que no son palatables para él. Revisa la composición del pienso para perros para saber si le ofreces un producto de calidad o no.
  • Aburrimiento: aunque no es muy frecuente, algunos perros pueden "aburrirse" de comer siempre lo mismo. Generalmente está relacionado con la depresión y le observaremos inapetente de forma general, no exclusivamente con el pienso.
  • Sobrealimentación: en el envase de cualquier pienso comercial debe aparecer de forma clara una tabla nutricional que indica, según el peso, la edad y el nivel de actividad, la cantidad de pienso que debemos ofrecer al can. Quizás te estás excediendo en la cantidad de alimento, revisa que sea la cantidad apropiada.
  • Introducción de otros tipos de dieta: si has ofrecido recientemente a tu perro otro tipo de dieta que no sea pienso puede que sea este el motivo. Muchos perros rechazan su comida habitual por comida mucho más apetecible para ellos: dietas caseras, alimento húmedo. Si además, al observar que no comía, le has vuelto a ofrecer este tipo de alimento has encontrado la causa. Tu perro se niega a comer ya que ha aprendido que probablemente va a recibir otro tipo de comida más apetitosa.

Finalmente, y no por ello menos importante, será fundamental recordar que existen plantas tóxicas para perros, así como alimentos dañinos para perros que están presentes en nuestro entorno, por ello, queremos seguir remarcando la importancia de visitar a un veterinario si no se ha encontrado la causa que está provocando que el perro deje de comer.

¿Cómo hacer que mi perro vuelva a comer pienso?

Antes de empezar con la reintroducción del pienso, será imprescindible que te asegures que el alimento de tu mejor amigo es de calidad, adecuado a sus necesidades y nutricionalmente completo. Si no estás seguro de cuál debes ofrecerle, no dudes en visitar nuestro artículo sobre los 15 mejores piensos para perros del mercado o consultar con tu veterinario de confianza.

El proceso que te vamos a mostrar a continuación debe aplicarse siempre en un perro sano, nunca en un animal enfermo, y necesita cierta rigurosidad para que sea efectivo. Recuerda que no puedes permitir que tu perro coma todo lo que desee, no le estás haciendo ningún bien.

Pasos a seguir para la reintroducción del pienso

A continuación te explicamos el paso a paso a seguir para que tu perro vuelva a comer pienso seco, recuerda, debes ser constante:

  1. Elimina completamente de su dieta comida húmeda, recetas caseras y comida humana.
  2. Calcula la cantidad de comida diaria para tu perro y divídelo en dos tomas, que ofrecerás por la mañana y por la tarde, siempre a las mismas horas.
  3. Sirve su comida de la mañana en el bol y espera 15 minutos, si no ha comido, retíralo.
  4. Ya por la tarde, sirve su comida en el bol, espera 15 minutos y si sigue sin comer, retíralo.
  5. Al día siguiente sigue el mismo proceso, el perro finalmente, por hambre, comerá.

Aunque pueda parecerte un poco estricto, esta es la mejor forma de lograr que tu perro vuelva a comer su alimento habitual y deje de esperar alimento húmedo u otro tipo de comida sabrosa. No obstante, recuerda que para ellos es importante que de vez en cuando se realice un cambio en su dieta. De forma semanal, te aconsejamos modificar una de las raciones por alimento húmedo, pero sin convertir este alimento en parte de su dieta diaria.

Trucos extra para que mi perro coma pienso

En ocasiones, algunos perros se niegan a comer, especialmente cuando se les ha mezclado alimento seco con alimento húmedo. Aunque puede ser un truco positivo para animar a comer a perros enfermos, lo cierto es que combinar pienso con comida casera o comida húmeda no es algo adecuado, ya que los tiempos de digestión son distintos, producen fermentaciones inadecuadas en el estómago, la aparición de gases, etc.

A continuación te mostramos trucos para que tu perro coma pienso que sí puedes utilizar:

  • Mezcla el pienso con un poco de agua tibia: de esta forma, el alimento estará más blando, le ayudarás a hidratarse y será mucho más apetecible en las épocas de frío.
  • Mezcla el pienso con caldo (sin cebolla y sin sal): al sustituir el agua por caldo estarás ofreciendo un extra de nutrición. Además, será mucho más apetecible para el perro.
  • Mantén una rutina proactiva: cada perro tiene sus propias necesidades de ejercicio, por ello, realizar paseos y actividades al aire libre será fundamental para mantener su musculatura, el metabolismo activado y, en definitiva, proporcionarle un estilo de vida sano y adecuado.
  • No abuses de los premios: durante tus sesiones de adiestramiento evita el uso excesivo de premios, ya que a la larga podrían saciarlo. Puedes apostar por dividir cada premio en dos, utilizar premios light, preparar snacks de verdura deshidratada e incluso pasar a reforzarle únicamente con la voz y las caricias.
  • No le des tus sobras: como hemos comentado anteriormente existen alimentos dañinos para el perro, pero además, existen otros que son poco indicados. El abuso de cereales, fruta o lácteos no son beneficiosos para tu mejor amigo, evítalos.

¿Sigues teniendo dudas sobre este proceso? No dudes en comentar para que desde la redacción de ExpertoAnimal podamos resolver algunas cuestiones. Así mismo, también te animamos a compartir tu experiencia y tus consejos para que otros usuarios se beneficien.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro no quiere comer pienso?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

¿ Por qué mi perro no quiere comer ?

Las causas pueden ser muy diversas, y ante las primeras advertencias de inapetencia es recomendable visitar al veterinario para que haga un buen chequeo y así descarte cualquier enfermedad.

La inapetencia por comer, o lo que suele ser lo mismo, no querer comer, se llama anorexia, y al contrario que pasa con los seres humanos en la que la anorexia es una enfermedad mental, y la anorexia en los perros es una enfermedad física, así que debemos buscar el problema en una causa física. Las causas de la anorexia en los perros pueden ser las siguientes:

• Enfermedad:

Un descenso del apetito en los perros es a menudo un síntoma de una enfermedad, sobre todo si el perro se encuentra exhibiendo otros signos al mismo tiempo. A pesar de que la pérdida de apetito en los canes no necesariamente indica una enfermedad grave, una rápida atención veterinaria es muy importante debido a que podría ser un síntoma de una enfermedad significativa, incluyendo el cáncer, diferentes infecciones sistémicas, dolor, enfermedad dental, problemas de hígado e insuficiencia renal.

• Vacunación reciente:

Por suerte, se dispone de vacunas para muchas enfermedades graves y contagiosas el perro. A pesar de que las vacunas han salvado la vida de millones de mascotas en los últimos 100 años, en ciertas ocasiones tienen efectos adversos. La gran mayoría de ellos son breves y leves, incluyendo la pérdida temporal del apetito en los perros.

• Problemas de comportamiento:

Algunos perros simplemente son exigentes, o su negativa de comer puede ser a causa de diversas situaciones en las que no se sienten cómodos, tales como la presencia cercana de otro can agresivo, o un comedero ubicado a una altura incómoda. Debido a que la reducción del apetito en los perros puede ser a causa de alguna enfermedad, nunca asumas que tu perro es exigente o se encuentra incómodo sin antes investigar otras posibilidades primero.

Cuando el perro llega ya a la tercera edad, su sistema del gusto, del olfato y digestivo, así como también la actividad física, se debilita, por lo que la ingesta de comida se hace cada vez más dura.

Las situaciones de estrés para nuestro amigo perruno son también una razón de pérdida del apetito. Por ejemplo: cambios radicales de entorno (como una mudanza), la pérdida de algún miembro del círculo familiar, no ejercitarse como es debido o estar sometido a cosas que le produzcan miedo, pueden ser una casa de esto. Si suele ser una situación permanente, debes darle tiempo a tu mascota de que se acostumbre y nosotros debemos tratar de hacer las cosas más tolerables para ellos.

• Está bebiendo líquido:

Es importante estar al tanto sobre si nuestra mascota se está hidratando de forma adecuada, si tu perro no está comido ni tomando líquidos, lo mejor es que acudas inmediatamente al veterinario, ya que estos se deshidratan con mucha facilidad.

Otras de las causas pueden ser problemas hormonales, heridas, gastritis puntuales, etcétera.

De una manera u otra, una falta de apetito siempre debe ser chequeada por un profesional, para que pueda dar con la causa verdadera del problema y así poder recomendar el tratamiento apropiado.

La falta de apetito puede desarrollar efectos dañinos como una bajada en el sistema inmunológico del perro que evite que pueda luchar contra enfermedades cotidianas, un debilitamiento de las funciones orgánicas que pueden llevar a fallos internos, etcétera., hasta llegar a un colapso multiorgánico que finalmente le lleve a la muerte. Por esta razón, nunca esperes a que el perro vuelva a tener apetito, acude siempre al veterinario para evitar males mayores.

Para evitar esta pérdida de apetito es esencial que respetes la rutina en los horarios para las comidas, es decir, no darle de comer entre horas, al mínimo síntoma de aburrimiento por comer siempre la misma comida altérnala con otros alimentos sabrosos, por ejemplo, alimento seco con pequeños pedazos de pechuga de pollo, con trozos de huevo duro, etcétera., no ceder a sus caprichos, tampoco acostumbrarle a darle de comer con la mano, etcétera.

Consecuencias de la falta de apetito en los perros

La inapetencia duradera, puede ser un poco devastadora para nuestro amigo peludo. Bastan diez días sin comer, para que todo el organismo empiece a fallar y quince o veinte, para que muera por inanición.

Por ello, hay que tener mucho cuidado con la falta de apetito en las siguientes situaciones de riesgo:

– En perros con pérdidas de peso mayores al 10% de su peso habitual.

– Perros que hayan sufrido alguna intervención quirúrgica.

– Perros que presentan nauseas o diarreas prolongadas.

– Perros con quemaduras o heridas, trastornos que incluyan fiebre, infecciones o traumatismos.

– Canes que presenten enfermedades crónicas o se encuentren en tratamiento con antibióticos.

Medidas de urgencia

Si tu can pasa más de tres días sin alimentarse, debes preocuparte y tomar medidas. Asimismo, de llevarlo de inmediato al veterinario, debes:

– Mantener su nariz completamente limpia para que el olor de la comida le estimule el apetito.

– Proporcionarle comida más apetitosa (el pollo deshuesado con arroz suele ser una buena alternativa).

– Recurrir a fármacos estimulantes del apetito únicamente recetados por el veterinario (algunos traen complementos como el Omega 3).

– Tratar de que el can coma dándole con la mano o introduciéndole los alimentos en el hocico, para ayudarle sólo si es necesario.

Si nada de esto funciona, el médico veterinario es quién tendrá que aplicar alimentación intravenosa e investigar la raíz del problema. Lo más importante es estar siempre atentos y no entrar en pánico si nuestro amigo perruno rechaza el alimento después de hacer mucho ejercicio o si tiene la mente en otro lado, como en una hembra en celo, o si hay alteraciones en el ambiente.

En ocasiones no comen simplemente para llamar la atención o porque se encuentran aburridos del mismo tipo de comida, pero esto no será por más de un día, así que debemos estar atentos, ya que si el rey de la casa se niega a realizar su actividad favorita (comer), es porque algo no está marchando bien.

¿Qué hacer cuanto tu perro no quiere comer?

Puede que la solución sea mucho más simple de lo que parece: es muy posible que a tu perro no le agrade el pienso que está comiendo, puede que nunca le haya gustado pero que se lo comía ya que no había otra opción, hasta que llega un punto en el que decide no probarlo más. Por esta razón cuando notes que ha dejado de hacerlo una buena idea es cambiar el sabor e inclusive la marca y experimentar si le agrada. Te aconsejamos que compres el pienso en Zooplus, donde podrás conseguir una gran variedad de sabores y marcas a tu disposición.

Ante una pérdida del apetito la opción no es proporcionarle alimento de humanos, lógicamente éste le parecerá mucho más delicioso pero no contiene los nutrientes y vitaminas necesarias, además podría enfermarlo, por ello, no sustituyas el pienso por la comida preparada por ti, esfuérzate por encontrar el sabor correcto.

Puedes combinar las comidas, utilizar dos tipos de pienso distintos o alimento seco y enlatado, uno para la mañana y otro para la noche o cambiándolos en la semana, esto le va a permitir sentir una mayor variedad y estar más entusiasmado.

Otra forma para saber qué hacer si tu can no come es escoger alimentos con olores que puedan resultar un poco más atractivos para tu perro, pues mientras más fuertes sean los aromas más deseo tendrá el animal de comer.

Durante las pruebas de nueva comida y los primeros cambios quédate cerca de tu mascota mientras come, en ciertas ocasiones él disfruta de nuestra compañía al alimentarse y por eso se acerca a nosotros cuando lo hacemos. Puede resultar una estrategia nueva para que recupere el apetito.

Recuerda que es sumamente normal que los canes se aburran de comer siempre el mismo alimento, por este motivo no esperes a que pierda las ganas de hacerlo para cambiar de pienso, puedes ir variando al mezclar dos tipos de alimentos o entonces cambiar cada pocos meses a uno nuevo.

Además de que a tu perro no le agrada el pienso que le das, puede haber otras razones por los que el can no quiera acercarse a su comida. Aparte de los que ya nombramos anteriormente también puede ser por el calor, el estrés o los cambios bruscos pueden hacer que el perro pierda el apetito, otro de los factores pueden derivarse de que tu perro tenga algún tipo de enfermedad en la boca y, por ello, no quiera comer.

También puede ser que tu perro sienta anorexia, es decir, que no quiera comer debido a algún otro tipo de enfermedad más grave como podría ser la pérdida de olfato o algún desajuste en el sistema nervioso. Los tumores o los problemas renales también pueden provocar que tu perro no quiera comer.

Por tales motivos, es muy importante que, si luego de seguir los consejos que te hemos dado anteriormente tu perro sigue sin acercarse a la comida, acudas a un veterinario para que sea él quien determine si el problema es más grave.

Paso N°1: El alimento que le proporcionas a tu perro, ¿es apropiado para su edad?

Un cachorro no posee las mismas necesidades que un can adulto o que un perro anciano. Los requerimientos nutricionales de nuestro amigo de cuatro patas, así como sucede con las personas, suelen variar con la edad del perro. Por tal motivo, cuando el perro rechaza el alimento que se le proporciona la primera pregunta que hay que formularse es si se ha seleccionado bien el pienso que corresponde a su etapa vital.

Los alimentos de alta gama para los perros cuidan con mucho esmero las exigencias del inquilino más peludo de la casa. Pero en ciertas ocasiones nos dejamos influir un poco, sobre todo, por el precio de la comida y desatendemos si ésta es la apropiada para la edad, el tamaño o la raza del perro.

Uno de los casos más comunes es proporcionar a un perro anciano el pienso propio de un animal adulto. En estos casos, se podría hacer un flaco favor a nuestro amigo, debido a que los ingredientes que contiene estos piensos, que no son recomendados para la vejez, pueden causarle alguno que otro problema de salud, entre otros, la obesidad.

Paso N°2: Proporciónale una comida atractiva a tu perro

La alimentación no tiene por qué ser aburrida, y esta máxima también aplica para el can. Algunos consejos sencillos hacen un poco más atractiva la comida del perro.

Las croquetas para perros serán más apetecibles si se humedece el pienso con agua caliente. Este gesto tan sencillo potencia el olor del alimento, lo cual es un aspecto muy importante debido a que los perros escogen su alimento, en primer lugar, por el olfato.

Conservar la comida de nuestro amigo perruno en las mejores condiciones ambientales. La explicación es bastante simple: cuanto más olor pierda el alimento del perro menos atractivo será para él.

En cierta parte, este detalle explica, que las latas de comida (o dieta húmeda) resultan muy tentadoras para los perros, debido a que su olor es más fuerte y sugerente.

Un pequeño truco: el perro puede encontrar más estimulante la comida que se le proporciona en la mano que el alimento que se le deposite en su comedero.

Otra posibilidad para hacer un poco más llamativo los alimentos para nuestro can es combinar el pienso con algunas de estas latas de comida para perros o con alimentos naturales.

“Mezclar el pienso del perro con comida, como huevos o pollo, una vez a la semana suele rebajar la ansiedad del animal durante el día”, explica el veterinario y dietista canino Carlos Alberto Gutiérrez, autor del blog Nutricionista de perros.

El motivo de esto es que los alimentos naturales le ayudan a conseguir serotonina, lo cual es un neurotransmisor que disminuye el nerviosismo, tanto en los seres humanos como en los perros.

En caso de combinar las croquetas del can con latas, hay que asegurarse antes de que sea un alimento de calidad que se ha elaborado con buenos ingredientes. Asimismo, hay que ser consciente de que con esta opción se puede contribuir a aumentar las probabilidades de que el perro desarrolle algún tipo de obesidad. La comida en lata acumula una mayor densidad calórica.

Paso N°3: Una alimentación variada pero sana para el perro

La gran mayoría de los veterinarios recomiendan proporcionar al perro pienso de buena calidad o dieta seca. Sin embargo, como en muchas otras ocasiones, ser demasiado rígido puede ocasionar que el perro acabe por rechazar su alimento.

“¿Alguien puede imaginarse comer todos los días la misma comida?”, se pregunta Gutiérrez. “Por la misma razón, no es extraño imaginar que un perro que siempre come lo mismo acabe por aburrirse”, asegura el veterinario.

Una dieta de cocina casera para perros, que esté controlada y diseñada por un dietista canino, pueden ser una buena y saludable alternativa para ofrecer a nuestro peludo amigo que rechaza su alimento. Esta propuesta, además, permite escoger la calidad de los alimentos para el perro, así como eludir ingredientes que causen alergia a nuestra mascota.

La variedad de la alimentación de los perros también puede conseguirse con galletas caseras para canes y frutas que el perro sí puede comer ofrecidas como aperitivos o premios saludables (pero nunca como sustitutos de la dieta habitual del animal). Click aquí para evitar cometer errores cuando damos de comer a un perro.

Paso N°4: El yogurt puede animar al perro a comer

Pero, ¿qué hacer cuando el desinterés del can por su comida es mayúsculo? Los ingredientes novedosos, como lo es un poco de yogurt natural, pueden ayudar al can. A muchos perros, el cambio les anima a comer.

Para incluir el yogurt en el alimento de tu amigo perruno sólo se tiene que verter una cucharada de este lácteo, sin aditivos ni colorantes artificiales, tiene que ser completamente natural, sobre sus croquetas y mezclarlas bien. Con ello, además, podemos ayudar a sus intestinos a trabajar mejor.

No se recomienda, sin embargo, ofrecer las sobras de nuestra comida al can ni tampoco dejarle que pique algo cuando cocinamos o mientras come la familia. Estas invitaciones puede acabar por causar el desinterés del perro por su propia comida.

Paso N°5: Cambios constantes de alimento, peligro para el can

Los cambios repetidos o los no controlados en la dieta del animal no son para nada beneficiosos, ya que puede causarle problemas en el estómago y desencadenar diarreas en el perro.

Por esta razón, antes de emprender cualquier modificación en la alimentación de nuestro peludo compañero, hay que consultar con el veterinario.

Por qué mi perro no quiere comer ? Un perro contento y feliz será menos proclive a rechazar su alimento. Los paseos largos y los juegos con ellos son la mejor manera de asegurar que su perro realiza la actividad física que necesita, mientras que se le anima a comer.

Causas leves por las que tu perro no quiere comer y soluciones

Tu compañero peludo puede estar simplemente aburrido de la dieta que le das, ¿a ti te gusta que te den siempre lo mismo de comer? No, a nadie le gusta, tampoco a él. Prueba a variarla, combina de manera habitual alimento seco con húmedo e incluso anímate a preparar recetas caseras especialmente diseñadas para tu perro. Prueba con varias hasta que des con la que más le gusta, organiza un calendario de comidas y ya verás como vuelve a disfrutar de ellas.

¿Tu perro sufre sobrepeso? Quizás le estés dando demasiadas chucherías o premios por hacer cosas bien por lo que luego se niega a comer, no es que pierda el apetito, es que está ya lleno. El refuerzo positivo está bien, pero tampoco hay que pasarse. Si ves que está un poco gordito, detén el consumo de alimentos que lo hagan engordar y sácalo más a menudo de casa, juega con él, hazlo correr y amplía los tiempos en los que lo dejas moverse libremente en parques.
En verano, viaja con él a una de las playas en las que se permite el acceso de perros y deja que corra y se relaciona con sus iguales. Si ha gastado las suficientes energías, querrá volver a comer.

Combina estas estrategias con un cambio en su recipiente de comidas, ¿sabes que a veces los perros no están cómodos comiendo en ellos y por eso no lo hacen? Márcales también un horario estricto de comidas, la rutina les hará entender que se acerca la hora de comer y se les abrirá el apetito a la hora adecuada.

Causas moderadas por las que tu perro no come y soluciones

Los perros son criaturas muy sensibles. Puede que hayan dejado de comer porque estén confundidos tras un gran cambio, como una mudanza, también porque a ti te vean triste y eso les haya afectado a ellos. Si este es el caso, acércate a tu amigo cuando le das de comer, mímale antes y después para que asocie esos momentos con ratos felices que pasar a tu lado.

¿Tu perro ha sido vacunado recientemente o está tomando antibióticos? Ante algunos medicamentos, tu amigo peludo puede responder dejando de comer. Si este es el caso, haz tu consulta a nuestros veterinarios, puede que sea una respuesta normal o sea necesario modificar el tratamiento. Si la medicina que toma es por una enfermedad grave, entonces la falta de apetito provocada por ello sí puede ser más preocupante.

Causas graves por las que tu perro ha dejado de comer

En ocasiones, que tu perro deje de comer es sintomático de una enfermedad que requiere cuidados urgentes. La falta de apetito, que se le caiga el pelo, encontrar sangre en sus heces o escamas en la piel son motivos más que de sobra para ponerte en contacto con un veterinario. Valorando que puede tratarse de algo realmente preocupante, has de preguntarte si tu perro no solo ha dejado de comer, sino que ha adelgazado muchísimo durante un periodo de tiempo relativamente corto.

Tanto si ha perdido mucho peso como si ha dejado de comer de repente, usa nuestros servicios de consulta para pedir ayuda. En este segundo caso, puede que se haya tragado algo que le esté haciendo daño y por eso no quiera ingerir más comida. En ocasiones, un avanzado estado de edad afecta a sus ganas de comer, pierde olfato y por lo tanto no es capaz de percibir bien el gusto de los alimentos. Si tiene fiebre y no quiere comer, también es motivo para preocuparte.

Esperamos que estos consejos te hayan servido. Como te hemos dicho al principio de este texto, tómate estas indicaciones como apuntes generales, la falta de apetito de tu perro puede tener otras muchas causas, unas que nuestros veterinarios diagnosticarán de manera precisa para darte un diagnóstico y una auténtica solución.

Pin
Send
Share
Send
Send