Animales

Miasis en perros - Síntomas, extracción de gusanos y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send







La Ruta de las
Mascotas


Inscríbete
al club

You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Cuidados / Salud 21 Noviembre, 2017 -->

La Miasis en nuestros perros: cómo controlar y evitar la infestación por los gusanos de la mosca

La Miasis en nuestros perros: cómo controlar y evitar la infestación por los gusanos de la mosca

Cuando nuestro perro tiene una herida y no nos damos cuenta en varios días, puede ocurrir que la herida se ponga muy mal oliente e incluso podría tener gusanos.Estos gusanos se deben a las moscas, mosquitos o la mayoría de los dípteros, que al posarse en la herida depositan sus huevos, los que al madurar y alimentarse de tejido se convierten en gusanos y posteriormente en alados.

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la miasis en perros, los síntomas, el tratamiento e incluso el procedimiento de extracción de gusanos.

¿Qué es la Miasis canina?

La Miasis según la literatura, es la infestación por dípteros (que tiene dos alas). Estos insectos, en su etapa adulta, aprovechan los orificios o las heridas de un hospedador (en este caso nuestro perro) para depositar sus huevos, los cuales van a seguir su ciclo biológico gracias al animal parasitado, donde se alimentan de sus tejidos. Esta patología puede afectar a todo tipo de mamíferos, en cualquier región, especialmente durante los meses más húmedos del año.

Tipos de Miasis

Existen distintos criterios para clasificar las Miasis. En esta oportunidad las catalogaremos según su proceso de invasión:

1- Invasor primario: Penetran en la piel o aprovechan los orificios del cuerpo.

2- Invasor secundario o terciario: Aprovechan heridas y traumas.

El ciclo de vida de los dípteros y su desarrollo

Los dípteros que provocan la Miasis suelen tener distintas formas en su ciclo biológico, que consta de 4 etapas: huevo, larva, pupa y adulto. Las dos últimas fases no son en el hospedador (perro).

Las larvas secretan una enzima que daña la dermis (piel) y provocan la infección de la herida. Si no se trata, la herida aumenta su tamaño y aparece una secreción oscura, lo que atrae a otros dípteros, los que empiezan a depositar también sus huevos, provocando lo que se conoce como “gusanera” o “bichera”, gusanos en el perro.

Síntomas de la Miasis en perros

Existen distintas tipologías de Miasis: cutánea, cavitaria, sistémica y de herida. Por ello, en algunos casos puede ser más complicado de detectar que en otros.

También es importante destacar que aunque en un inicio podamos detectar una Miasis cutánea, ésta puede avanzar hasta convertirse en una sistémica, afectando a distintos órganos.

En los inicios se puede observar una pequeña herida o picadura, luego ésta va creciendo, provocando una zona sin pelo, formándose una pústula la que secreta un fluido sanguinolento. Esta evolución de la lesión puede provocar entre otros los siguientes síntomas:

– Irritación de la piel

– Lesiones en la piel

– Movimiento de los gusanos

– Síntomas de anorexia (sin apetito)

Tratamiento

Si este proceso no se trata, es decir, no se limpia, desinfecta y no se administran antibióticos, la evolución puede ser nefasta, e incluso letal para nuestro querido perrito. Siempre el tratamiento debe ser indicado y supervisado por un médico veterinario.

Los gusanos se deben retirar de la herida mediante una pinza, es importante procurar no cortarlos. Previo a esto siempre debes rasurar la zona con heridas y gusanos. Luego de limpiar y tratar la herida ésta se cubrirá con un vendaje, a fin de mantenerla limpia y evitar re contaminaciones con más larvas.

Finalmente, resaltar que puede ser necesario el uso de antibióticos, fluidoterapia y otras medidas que el veterinario considere oportunas según la evaluación del caso. Así mismo, se pueden requerir distintas visitas al especialista para realizar una segunda extracción de gusanos, higienización de la zona o aplicación tópica.

¿La Miasis se puede transmitir a humanos?

Si, ya que como dijimos anteriormente la Miasis puede afectar a cualquier mamífero, es por esto que si tu perro tiene Miasis, debes tomar todas las precauciones necesarias: Cubrir tus heridas, evitar la humedad, usar desinfectantes y mantener fumigada la zona para evitar los dípteros.

¿Cómo prevenirla?

Manteniendo un buen nivel de higiene, incluyendo el cepillado y el baño del perro, podremos identificar de forma pronta este problema, lo que evitará complicaciones más graves. Así mismo, seguiremos de forma estricta la desparasitación interna y externa de nuestro perrito.

Siempre es recomendable acudir al médico veterinario, ante la aparición de cualquier síntoma antes mencionado, como el rascado excesivo, el lamido compulsivo de la piel o cualquier anomalía.

¿Qué es la miasis canina?

Hope (1840) fue el primero en utilizar la palabra "miasis" para definir una infestación de dípteros, por aquél entonces en seres humanos. Más adelante, Zumpt (1964) detalló la descripción de la miasis, sugiriendo que los insectos pasaban cierto tiempo en el hospedador mientras se alimentaban de los líquidos corporales o de los alimentos ingeridos por el mismo.

Estos insectos, en su etapa adulta, aprovechan los orificios o las heridas de un hospedador para depositar sus huevos, los cuales van a seguir su ciclo biológico gracias al animal parasitado. No obstante, puede ocurrir que ciertas especies sean capaces de penetrar a través de la dermis intacta. Esta patología puede afectar a todo tipo de animales vertebrados, en cualquier región, especialmente durante los meses más húmedos del año.

Punto de vista clínico:

  1. Miasis traumáticas: Megaselia rufipes, Chrysomyia albicans, Phormia regina, Calliphora spp, Lucilia spp, Sarcophaga spp y Wohlfahrtia magnifica.
  2. Miasis ocular: O. ovis, R. purpureus, M. scalaris, W. magnífica y S. carnaria.
  3. Miasis auricular: O. ovis, y W. magnífica.
  4. Miasis nasales, bucales y sinusales: W. magnifica, Sarcophaga carnaria, Calliphora vomitoria, Oestrus ovis, y Rhinoestrus purpureus.
  5. Miasis anal y vaginal: W. magnífica, S. carnaria y Sarcophaga hemoroidalis.

Comportamiento reproductor:

  1. Miasis obligatorias o específicas: dípteros parásitos que necesitan obligatoriamente un hospedador para el desarrollo en su fase larvaria.
  2. Miasis semiespecíficas y miasis accidentales: en este caso hablamos de dípteros que parasitan cadáveres o materia orgánica en descomposición. Puede ocurrir que de forma oportunista invadan un tejido vivo.

El ciclo de v >

Los dípteros que son susceptibles a provocar la miasis suelen tener distintas formas en su ciclo biológico, pasando por una metamorfosis completa de cuatro etapas: huevo, larva, pupa y adulto. Las dos últimas fases no viven en el hospedador.

Las larvas secretan una enzima que puede dañar la dermis y provocar distintos problemas de salud. Si no se trata, la herida aumenta su tamaño y aparece una secreción oscura, lo que provoca que muchos otros dípteros se vean atraídos y empiecen a depositar también sus huevos, provocando lo que se conoce como "gusanera" o "bichera", gusanos en el perro.

¿Existe algún tipo de predisposición?

Cualquier animal que no disponga de un adecuadocontrol sanitario es susceptible a padecer miasis, por ello, los animales abandonados, enfermos, convalecientes o que tengan la dermis constantemente humedecida estarán más predispuestos. La dermatitis acral por lamido podría ser un ejemplo de este último caso.

Síntomas de la miasis en perros

Existen distintas tipologías de miasis: cutánea, cavitaria, sistémica y de herida. Por ello, en algunos casos puede ser más complicado de detectar que en otros. Además, en el caso de la miasis cutánea, podemos observar varias clases: forunculoide, rampante, traumática y serpingosa.

También es importante destacar que aunque en un inicio podamos detectar una miasis cutánea, ésta puede avanzar hasta convertirse en una sistémica, afectando a distintos órganos.

En las primeras fases de la miasis podemos observar una pequeña picadura, lesión u absceso en la dermis. Generalmente en una zona sin pelo. Más adelante observaremos cómo la herida crece, empieza a formarse una pústula y desprende un fluido seroso o sanguinolento. Presta atención a todos estos síntomas:

  • Úlceras
  • Forúnculos
  • Irritación de la piel
  • Lesiones en la piel
  • Movimiento de los gusanos
  • Edemas
  • Fiebre
  • Prurito intenso
  • Movimientos de oreja
  • Dolor
  • Incomodidad
  • Rascado
  • Lamido excesivo
  • Diarrea
  • Anorexia

En este punto (y de no tratarse) las larvas pueden penetrar en las capas más profundas de la dermis, formando nódulos, o simplemente crear un absceso mucho más grande. Todo este proceso conlleva la aparición de un proceso infeccioso grave e incluso un shock.

Diagnóstico

Mediante una simple exploración física el profesional será capaz de diagnosticar la miasis en el perro y es que, por el rápido desarrollo de las larvas, no es necesario el uso del microscopio. Será importante además que el veterinario realice una solicitud de análisis en el laboratorio.

Tratamiento de la miasis en perros

El tratamiento de la miasis en perros debe ser siempre realizado bajo la supervisión de un veterinario. Estos pequeños "gusanos" carnívoros en los perros pueden provocar patologías secundarias, por lo que nunca se debe tratar de curar la miasis sin realizar una visita al especialista.

El primer paso para tratar la miasis en perros consistirá en la higiene general de la zona, por ejemplo con el uso de suero fisiológico, aunque algunos especialistas pueden pasar directamente a la extracción de las larvas y lavar la herida posteriormente.

Uso de antiparasitarios, fármacos e higiene

Después de retirar las larvas de mosca, el veterinario rasurará la zona afectada para impedir que puedan permanecer bacterias o huevos en el pelaje y la dermis. Después de aplicar una solución antiséptica, el veterinario retirará el tejido muerto para favorecer la cicatrización de la piel.

Se aplicará un antibiótico local ycurabichera (un producto que es también conocido como "matabichera" o "antigusanera") en aerosol o pasta, aplicado directamente sobre la herida, hasta cubrirla por completo. Finalmente se cubrirá con un vendaje la zona afectada, para mantenerla limpia y evitar una posible contaminación ambiental, lo que ayudará a cicatrizar más rápido.

Finalmente, resaltar que puede ser necesario el uso de antibióticos, fluidoterapia y otras medidas que el veterinario considere oportunas según la evaluación del caso. Así mismo, se pueden requerir distintas visitas al especialista para realizar una segunda extracción de gusanos, higienización de la zona o aplicación tópica.

¿La miasis se puede transmitir a humanos?

Como hemos explicado anteriormente, la miasis puede afectar a cualquier animal vertebrado, por tanto, la miasis se puede transmitir a humanos.

Las personas que convivan en un hogar con un perro que padezca miasis deberán tomar ciertas precauciones con el fin de evitar una posible parasitación. Será imprescindible vigilar cualquier herida y cubrirla, realizar baños de higiene diarios, la aplicación de productos o cremas que eviten la humedad o el uso de repelentes de insectos. Prestaremos especial atención en el caso de tener bebés, personas enfermas o de edad avanzada en el hogar.

Prevención de la miasis canina

Aunque la miasis no es un problema frecuente en grandes ciudades, sí puede ser más habitual en zonas rurales o afectar a perros que acuden de forma regular a ríos y bosques. Bastará con revisar regularmente la dermis del can, prestando especial atención a las zonas sin pelo.

Manteniendo un buen nivel de higiene, incluyendo el cepillado y el baño del perro, podremos identificar de forma pronta este problema, lo que evitará complicaciones más graves. Así mismo, seguiremos de forma estricta la desparasitación interna y externa del can.

También será muy importante acudir al especialista ante la observación de algunos síntomas mencionados anteriormente, como el rascado excesivo, el lamido compulsivo de la piel o cualquier anomalía.

¿Existen remedios caseros para los gusanos en perros?

Debido a las complicaciones que puede llegar a suponer la miasis, no es recomendable utilizar ningún tipo de remedio casero para tratar esta patología. Así mismo, tampoco es necesario el uso de ningún remedio si se siguen los consejos de prevención mencionados en el apartado anterior.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Miasis en perros - Síntomas, extracción de gusanos y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Cómo adquieren los perros Miasis

Las moscas del genero Dipera acostumbran a buscar un huésped vivo donde depositar sus huevos para que cuando eclosionen, las larvas puedan alimentarse de el hasta que pasen a ser adultas. Generalmente buscan animales vertebrados, por lo que perros, ganado o incluso humanos pasamos a ser su principal objetivo.

Este tipo de moscas aprovechan la debilidad de determinadas zonas de los perros para depositar sus huevos, principalmente zonas húmedas cómo partes de la piel que permanezcan húmedas por diferentes motivos, heridas o cavidades.

Cualquier perro es propenso a padecer Miasis ya que no existe un tratamiento ni repelente completamente efectivo, por lo que para protegerlos debemos realizar revisiones en nuestro perro y observar si padece alguno del os síntomas comunes en la Miasis.

Tipos de Miasis en perros

Existen varios tipos de Miasis en perros, desde la Miasis cutánea a la Miasis de Oído, nariz, boca o incluso ano. Siendo la Miasis cutánea la más frecuente, principalmente cuando el perro tiene alguna herida abierta. Incluso pueden darse casos de Miasis subcutánea, donde las larvas pueden alimentarse bajo la piel del perro llegando incluso a sus órganos.

    Miasis cutánea: Los Díperos aprovechan her >Síntomas de la Miasis en perros

También conocida cómo gusanera o bichera debido a que de ella salen las larvas de la mosca, pequeños gusanos que se alimentan del tejido del perro, la Miasis presenta unos síntomas muy evidentes cuando se origina en la piel pero poco apreciables cuando se origina en determinadas cavidades del cuerpo de nuestro perro.

Por eso, ante cualquier sospecha es fundamental acudir a un veterinario, quien gracias a su formación y experiencia podrá verificar si se trata de Miasis o de algún otro tipo de infección parasitaria. Los síntomas más apreciables en la Miasis en perros son:

  • Formación de forúnculos en la piel o cavidad afectada
  • Aparición de larvas, pequeños gusanos
  • Úlceras y edemas en la piel que no se curan
  • Picor de ano intenso (plurito)
  • Fiebre
  • Rascado constante, incomodez
  • Diarrea o incluso perdida de peso considerable

Si aprecias uno o varios de estos síntomas en tu perro, incluso si te parece ver que bajo su piel se mueve algo similar a un gusano, no dudes en acudir a tu veterinario urgentemente.

Tratamiento para curar la Miasis y remedios caseros

Será el veterinario quien evalué el estado y gravedad de la infección por Miasis para extraer los gusanos del perro y poner un tratamiento a base de medicamentos, cómo la Ivermectina. La mayoría de perros responden positivamente al tratamiento aunque si la infección es muy grave, pueden perder la vida.

Al tratarse de una infección parasitaria muy grave, no recomendamos bajo ningún concepto aplicar remedios caseros o tratamientos sin supervisión veterinaria. Ya que es complejo erradicar la Miasis y podemos perjudicar a nuestro perro en vez de ayudarle. Además se trata de una enfermedad muy dolorosa, no juegues a ser médico.

Cómo prevenir a nuestro perro frente a la Miasis

La mejor prevención es examinar a nuestro perro periódicamente, sobre todo si tiene heridas o vive en entornos rurales, donde es más sencillo que permanezca mojado o con partes de su piel húmedas de forma constante.

Siempre recomendamos hacer una revisión rutinaria semanal a nuestro perro, examinando sus uñas, ojos, orejas, piel y pelo, etc… Si durante la revisión apreciamos algo que nos parezca extraño, debemos consultarlo con nuestro veterinario para cerciorarnos de que no se trata de nada grave.

Es nuestra responsabilidad cuidar de la salud de nuestro perro y una revisión semanal rutinaria apenas nos robará diez minutos de nuestro apreciado tiempo.

¿Es contagiosa la Miasis?

Si, la Miasis puede contagiarse a otros animales e incluso a humanos. Por eso es muy importante detectarla y tratarla con los cuidados y medicamentos que el veterinario nos indique. Si nuestro perro tiene Miasis, puede contagiar a otros perros y humanos.

Si un animal (ganado) padece de Miasis, también puede contagiar a nuestro perro. La Miasis es muy contagiosa ya que las larvas siempre buscan un huésped del que alimentarse, de ello depende su supervivencia. En Youtuve puedes encontrar muchos vídeos sobre Miasis en perros, pero no te recomendamos verlos dado que contienen imágenes muy impactantes.

Extraer las larvas

Lo primero que se debe hacer es coger unas pinzas. Será la herramienta para la extracción de los gusanos, ¡nunca se deben emplear las manos! Antes de poner la pinza en contacto con la mascota, también deberá desinfectarse –bien con agua o con suero fisiológico-. Una vez se empiecen a quitar las larvas con laboriosidad, hay que poner toda la voluntad en no romperlas (se complicaría mucho este proceso).

Pin
Send
Share
Send
Send