Animales

Sabes por que los perros se persiguen la cola? 6 razones principales

Pin
Send
Share
Send
Send


Hay muchos motivos para explicar por qué un perro está persiguiendo su cola. Al igual que hacen otros depredadores, los perros cazan su cola sencillamente cuando están aburridos y pretenden divertirse, especialmente si son cachorros. En el caso de las mascotas, este comportamiento se ve reforzado si el dueño ríe y presta atención al animal cuando lo hace. El perro perseguirá su cola para llamar la atención de su amo.

Sin embargo, en ocasiones este comportamiento puede ser una señal de alarma. Si el animal persigue su cola de forma muy repetida e incluso se muerde, el motivo puede ser que esté sufriendo algún tipo de dolencia o que un parásito le esté molestando.

Curiosamente, la genética influye en la tendencia de los perros de perseguir su cola. Ciertas razas, como los pastores alemanes o los terriers, son más propensos a hacerlo, sobre todo cuando están aburridos y frustrados. Un comportamiento repetido y ritualizado les proporciona una recompensa psicológica que les ayuda a reducir la sensación de estrés y de frustración.

En otros casos, este comportamiento puede estar reflejando que el perro sufre una dolencia mental llamada desorden canino compulsivo. Los investigadores han encontrado muchas similitudes entre este problema canino y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) de humanos, lo que sugiere que ambos comparten unas mismas causas biológicas. Por eso, algunos autores tratan de estudiar a los perros para entender el origen del TOC en el hombre.

El TOC aparece en personas que necesitan hacer rituales muy concretos para hacer actividades cotidianas (como comer o lavarse). A veces, algunos pensamientos obsesivos les hacen mantener creencias extrañas, como que han matado a alguien o que todo está sucio. Después, alivian esta tensión a través de compulsiones, comportamientos reiterativos que resultan anormales y que perjudican a la persona.

Compulsiones animales

Los animales que exhiben estos comportamientos pueden caminar de una forma reiterativa, cazar su cola, perseguir las luces o las sombras o pararse y moverse de forma errática.

Se ha propuesto que varios motivos pueden estar detrás de estos comportamientos obsesivos. El encierro, el maltrato, la ansiedad o una separación temprana entre cachorros y madres aumenta la frecuencia con que aparecen, lo que muestra que el TOC y este trastorno canino tienen causas ambientales similares.

Este desorden canino compulsivo adopta varias formas en función de la raza de perro. Tal como informa « The Guardian», los «Bull terrier», por ejemplo, tienden a perseguir su cola. Los Dóberman prefieren chupar sus patas y succionar sus flancos (a veces pueden provocarse graves heridas en los miembros), los labradores mastican objetos y rocas, y los «Cavalier King Charles spaniel» cazan moscas imaginarias. Además, hay otros muchos más ejemplos: hay animales obsesionados con el agua, con las pelotas o con cubrir la comida antes de comérsela.

Similitudes con humanos

Una investigación publicada en 2016 en la revista PLOS ONE por investigadores de la Universidad de Lohi (Finlandia) descubrió varios indicios de que los perros pueden ser un buen modelo para estudiar el TOC humano.

En primer lugar, averiguaron que los perros que cazan su cola tienen mayor probabilidad de sufrir otros comportamientos compulsivos, como quedarse congelados, que los que no persiguen sus colas.

Además, observaron que los perros que más se perseguían la cola eran más tímidos y menos agresivos con los humanos. Según sugirieron, esta timidez canina comparte características con la inhibición que experimentan personas que se caracterizan por un comportamiento basado en la contención, en la huida y en evitar nuevas cosas, características de muchas personas con comportamiento obsesivo compulsivo.

Aparte de esto, el consumo de minerales y vitamina B6 redujeron la tendencia de los perros compulsivos de cazarse la cola, de forma similar a como se ha observado en pacientes con TOC.

En muchas ocasiones los tratamientos que los veterinarios usan para evitar que los perros se muerdan la cola, como el prozac, son los mismos que se usan para el TOC. Por todo eso, muchos científicos estudian las bases genéticas de los comportamientos obsesivos en perros, como el gen CDH2, para tratar de entender mejor algunas dolencias humanas.

Tal como ha explicado en The Guardian Nicholas Dodman, un investigador que ha trabajado con este desorden canino durante décadas, este paralelismo hace surgir el problema filosófico de la cercanía entre humanos y perros: «Cuando la gente sabe que eres veterinario te dicen "debe de ser difícil aprender todas las diferencias entre las mismas especies". Pero en realidad, la respuesta es no. Lo que en realidad se aprende es a apreciar las similitudes».

¿Cuáles son las razones por el cual los perros se persiguen la cola?

  1. Por ser separados de su manada

Este tipo de conductas no sólo es frecuente en los perros adultos, sino que también en los cachorros, sobre todo en aquellos que han sido separados de sus compañeros de camada. Durante el período de lactancia, los cachorros están acostumbrados a vivir en manada con su madre y hermanos, y a jugar habitualmente con ellos. Una vez que se produce la separación llevándolos a una casa nueva y el cachorro s adoptado por una familia, puede que de repente se encuentre que ha perdido a sus compañeros de juego, se les priva de juegos típicos y divertidos y por ello se persiguen su cola ya que necesitan hallar nuevas fórmulas que le proporcionen ese estímulo. Si los propietarios no les hacen ni el más mínimo caso, se encuentran en un hogar donde están completamente solos, sin otro perro que le haga compañía, o con un perro ya adulto que no se preste a jugar con él los cachorros encontrarán difícil empezar un juego y en ese momento la cola se convertirá en el único compañero disponible y su compañero de juego. Esto no es malo en sí, siempre y cuando esas vueltas no lleguen a ser una obsesión compulsiva.

En tal sentido, un perro ya adulto que persiga su cola de manera habitual y obsesiva, es posible que haya desarrollado un trastorno obsesivo compulsivo durante la etapa de cachorro, o bien sea siendo ya adulto. En estos casos, como recomendación es acudir al veterinario para que confirme o no esta posibilidad, y en caso de que así sea poder iniciar un tratamiento.

  1. Falta de relación social con otros perros

Otra de las razones por el cual un perro adulto comienza a perseguir su cola puede ser por la falta de relación social con otros canes. Juega un papel fundamental en este punto el tiempo que dedicas a tu perro sacándolo a pasear. Los perros normalmente necesitan socializarse con otros perros y el entorno, así como también agotar su energía a través de un determinado tiempo de ejercicio. La manera de solucionarlo es corrigiendo dichos aspectos cuidando un poco más sus necesidades sociales. Generalmente, se dice que es mucho más común este comportamiento en perros que han sido separados de su madre y hermanos poco después de nacer.

  1. Aburrimiento

El aburrimiento es una de las razones más comunes por la que nuestras mascotas pueden persiguen su cola compulsivamente. Normalmente, este estado también viene derivado por la falta de ejercicio o juego. Como bien sabemos, los canes necesitan ejercicio para sentirse bien mental y físicamente, así como dosis diarias de juego. Si esto no suele ser así, adoptan conductas obsesivas como éste para mantenerse entretenidos.

Resulta muy fundamental destacar la importancia de dedicar un poco de tiempo a nuestro perro para que corra y libere la tensión acumulada, de no ser así, podría derivar lo antes de mencionado.

  1. Irritación en la zona de la cola

Antes de plantear diversas opciones, debemos descartar cualquier causa física. Otra de las razones que justifican por qué un perro se persigue su cola es debido a la aparición de una irritación en la zona de la cola, como por ejemplo inflamación de las glándulas anales, pulgas, heridas, etcétera. En tales casos, esta conducta suele ir acompañado de otras manifestaciones, como lo son el arrastrar el trasero por el suelo, morderse la cola o lamerse con brusquedad la zona del ano, y lo que el perro pretende con estos movimientos es aliviar esas molestias. Si este es tu caso, no dudes en llevar a tu perro al veterinario para así descubrir la causa de la irritación.

Si tu perro se persigue la cola en pocas ocasiones, probablemente se deba a que simplemente sienta algún tipo de picor en el rabo e intente poner fin. Si logra alcanzarla, posiblemente la morderá suavemente. Es importante destacar que no todos los perros persiguen su cola, ya que no todos sienten alguna falta a nivel de actividad, relación social, o juego.

  1. Falta de atención por parte de sus dueños

La falta de atención por parte de sus dueños puede haber que un perro reaccione de esta manera. Es posible que el perro haya notado que cada vez que persigue su cola se convierte en el centro de atención. Quizás sienta que al realizar dicha acción consiga una reacción positiva en su propietario, al igual que un niño pequeño que hace travesuras para llamar la atención y sentirse importante. Así que debido a esto repetirá este movimiento una y otra vez para sentirse querido y observado. Con el tiempo puede convertirse esto en un trastorno obsesivo compulsivo, por lo que convendría acudir a un veterinario para iniciar algún tratamiento.

  1. Disposición genética

La persecución de la cola por parte de los perros tiende a estar establecida en determinadas razas, y esto confirma que es una predisposición genética. Estudios han demostrado que la gran mayoría de los perros que persiguen la cola son Bull Terriers o razas de linaje del Pastor Alemán. Un estudio detallado de los perros Bull Terriers mencionan que el trastorno se transmite mediante los genes recesivos.

Si tu perro suele perseguir su cola con mucha frecuencia y quieres ayudarlo, préstele más atención, juegue con él, hágalo ejercitar, ofrézcale un juguete que lo mantenga entretenido y lo haga olvidar por un rato su llamativa y apetitosa cola. No le regañes por su comportamiento, porque si sabe que te hace feliz no lo dejará de hacer nunca. Pero si ves que tu perro lo hace con dolor o con mucha desesperación, llévalo al veterinario de inmediato para así descartar cualquier problema de la piel.

Recuerda siempre que los perros son seres que necesitan afecto para sentirse a gusto, y que además sus amos son su fuente favorita de entretenimiento.

¿Por qué los perros se persiguen la cola?

Sin duda unos de los comportamientos mas divertidos y que nos suele llamar mas la atención de nuestro perro es cuando este comienza a perseguir su cola, en un intento desesperado e inútil por atraparla. Si tu perro es uno de ellos quizás te hayas preguntado la razón de este comportamiento y si es una buena señal o no. Lo cierto es que los perros pueden hacerlo por varios motivos:

Frecuentemente muchos de los comportamientos de los perros no tienen otra razón mas que proporcionarles un rato de diversión y entretenimiento. Perseguirse la cola por diversión es muy frecuente en cachorros, donde la curiosidad por explorar su propio cuerpo y la necesidad de consumir energía hacen que sea una de sus actividades favoritas.

Aunque todavía no se ha encontrado una explicación sobre ello ciertas razas están predispuestas a realizar este tipo de comportamiento, muy especialmente los terriers y los pastores alemanes. Si tu perro pertenece a una de estas razas y le encanta perseguirse la cola, no deberíamos darle demasiada importancia.

Otra de las posibles razones por las que tu perro persigue su cola es conseguir tu atención. Si cada vez que realiza este comportamiento consigue que le hagas caso es muy probable que vuelva a repetirlo para conseguir el mismo resultado. Quizás tu perro te está diciendo que le gustaría compartir mas momentos de juego y diversión contigo, prueba a dedicarle un poco mas de tiempo y realiza mas actividades con el.

Perseguirse la cola de forma compulsiva y nerviosa puede ser síntoma de que tu perro sufre algún tipo de ansiedad, nerviosismo o estrés. Realizar este movimiento de forma incesante puede ayudarle a aliviar esa sensación, pero de ningún modo resuelve el problema. Si tienes sospechas de que este puede ser el problema debes de consultar a un etólogo.

En algunos casos, los perros persiguen su cola porque sufren el ataque de parásitos o problemas en la piel. Llevar a tu perro al veterinario y tener bajo control sus vacunas puede ayudar a prevenir y resolver cualquier problema relacionado con estas molestias.

Conclusión

En general es un comportamiento normal en los perros, sobretodo cuando son cachorros. Si observamos que lo realiza de manera compulsiva y demasiado frecuente es recomendable hacer una visita al veterinario para descartar cualquier tipo de problema, el veterinario es quien mejor nos puede aconsejar en este caso.

Video: MI PERRO SE RASCA MUCHO EL 90% SE DEBE A ESTAS 2 CAUSAS QUE NO TE IMAGINAS (Diciembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send