Animales

Cómo dejar a un perro solo en casa?

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Tu perro lloriquea, aúlla, muerde, escarba o simplemente destroza todo lo que tienes cuando te vas de casa? Eso es porque no sabe estar solo. Los perros necesitan atención y cuidados, pero también deben aprender a estar en casa, sin la presencia de ningún miembro de la familia. Aquí te damos unos trucos para enseñar a tu perro a quedarse solo en casa.

¿Por qué un perro no quiere estar solo?

La resistencia a quedarse solo en casa puede venir por ser un perro inseguro o por traumas en el pasado. Los cachorros de perro nacidos y criados en lugares peligrosos, son hijos de madres miedosas e infelices que no pueden enseñar a sus hijos a ser un perro equilibrado.

Además, no dan de mamar a las crías el tiempo suficiente, ya que los criadores les quitan a los cachorros pronto para que vuelvan a entrar en celo, lo que hace que las crías sean miedosas e inseguras por naturaleza.

Asimismo, los cachorros abandonados o maltratados sufren de un pánico crónico y a veces el exceso de atención por parte de los dueños también provoca que el perro tenga una resistencia a estar solo. Los grandes traumas, inseguridades o maltratos, pueden dar lugar a un síndrome llamado ansiedad por separación.

¿Cómo consigo que mi perro se quede solo en casa y tranquilo?

Si a los perros se les da poca libertad y vigilancia durante sus primeras semanas, pueden desarrollar una serie de problemas de comportamiento, como hacer sus necesidades dentro, mordisquear, escarbar o ladrar continuamente. Para evitar esto, se deben seguir una serie de normas cuando estás con el perro en casa y ciertos procedimientos cuando te vas.

Lo primero es ejercitar a tu perro, sacarle de paseo cada día, con tiempo, dedicación y jugar con él fuera para que libere energía y se descargue. Así cuando se quede solo estará feliz de acurrucarse y descansar.

Ten cuidado y no lo vuelvas excesivamente dependiente de ti. Cuando estés en casa con él debes dedicar tiempo a jugar con él y a hacerle mimos, pero también debes dejar tiempo para que se entretenga solo, mientras tú haces otras cosas, así que si viene pidiendo mimos y ya le has dedicado tiempo, ignórale.

Asimismo, ignórale cuando te vayas de casa y cuando llegues. Tienes que enseñarle que el hecho de que te vayas y vuelvas es una cosa que no tiene importancia y que no tiene que celebrarlo o preocuparse. No te despidas ni le hagas caso si te saluda muy efusivamente cuando vuelvas, espera a que se tranquilice antes de saludarle.

Otra cosa importante es no reñirle por cada cosa que haga, porque eso le creará desconfianza, estrés crónico y dependencia de su dueño, porque aunque sea atención negativa, es atención de todas formas.

Lo que debes hacer es ser ejemplo de tranquilidad y seguridad para tu perro y cumplir siempre la misma rutina. Los perros son animales de costumbres que aprenden por repetición, y si se acostumbra a hacer todos los días las mismas cosas, se adaptará muy pronto a estar solo, porque sabrá que aunque te vayas, siempre vas a volver.

Para acostumbrarle poco a poco al hecho de que te vas todos los días, empieza saliendo de casa ratos cada vez más largos, hasta que salgas el tiempo que estás fuera habitualmente. Es conveniente que le des de comer antes de irte, porque después de comer le entrará sueño y podrá echarse una siesta mientras no estás.

También es importante que tenga un lugar donde acurrucarse y sentirse seguro, donde pueda refugiarse cuando tú no estés. Sería conveniente que estuviese en una habitación que pudiera cerrarse cuando te vayas para que no se entretenga con todo lo que hay por la casa.

Simplemente enciérrale en su habitación con tres juguetes, su cama y agua y sácale de paseo cuando llegues y se haya calmado. Otra posible solución, aunque no necesariamente buena y recomendable, es introducir otro perro en la casa para que se hagan compañía mutuamente y se entretengan. Sin embargo, esto depende de tus posibilidades económicas y del tiempo que tengas, puesto que dos perros requieren el doble de atención, no la mitad.

¿Cuánto tiempo puede estar un perro solo en casa?

La mayoría de cuidadores tenemos obligaciones diarias, como estudios o trabajo, que hacen que tengamos que marcharnos del hogar, dejando a nuestro perro solo en casa. Esto genera la primera duda: ¿cuántas horas puede pasar un perro sin compañía? De forma general, un perro no debería estar solo en casa más de 6 u 8 horas, no obstante, cuando hablamos de perros ancianos, muy tranquilos o especialmente independientes, el tiempo recomendado puede ampliarse un poco más, especialmente en situaciones muy puntuales.

Eso sí, en ningún caso dejaremos un perro solo en casa todo el día o una semana entera, recordemos que el perro es un animal sociable tremendamente afectivo, que requiere supervisión y atención regular por parte de sus tutores. De hecho, dejar a un perro solo en casa mucho tiempo favorece la aparición de problemas de conducta y hasta problemas de salud.

Debemos considerar además que en algunas ciudades de España, como Barcelona, los perros no pueden pasar más de 12 horas solos en casa, pues así lo indica la normativa de bienestar animal. Precisamente por este motivo, si eres testigo de un caso de abandono continuado, te animamos a denunciar la presencia de un perro solo en casa a las autoridades pertinentes de tu país o ciudad.

Consejos para dejar al perro solo en casa

Antes de mostrarte las técnicas y el procedimiento idóneo para enseñar a tu perro a quedarse solo en casa, queremos ofrecerte algunos consejos previos que debes tener en cuenta si quieres garantizar el bienestar y la seguridad de tu perro cuando no te encuentres en el hogar.

Recordemos que los perros, especialmente cuando hablamos de cachorros o individuos jóvenes, son susceptibles a mordisquear y explorar todo aquello que está a su alcance, por lo que resulta imprescindible tomar precauciones si queremos prevenir un accidente en nuestra ausencia.

1. Proporciona a tu perro un entorno seguro

Antes de marcharnos determinaremos las estancias a las que el perro tendrá acceso, cerrando puertas y ventanas si fuese necesario, de este modo podremos prevenir cualquier tipo de incidente. También recogeremos cables, detergentes u objetos de decoración que puedan resultar peligrosos. En el caso de tener perros cachorros de menos de cuatro meses se aconseja dejarles en un parque para perros cachorros.

2. Garantiza las 5 libertades del bienestar animal

Otro aspecto clave es intentar garantizar que nuestro perro disfrute de las 5 libertades del bienestar animal. ¿Aún no sabes qué son? Te las mostramos a continuación:

  • Libre de hambre, sed y malnutrición
  • Libre de disconfort
  • Libre de dolor y enfermedad
  • Libre e expresarse
  • Libre de miedo y estrés

En ocasiones parece obvio que estamos cumpliendo con estos "requisitos", sin embargo, si las repasamos con detalle, podemos observar que no siempre es fácil seguirlas. La presencia de parásitos en el manto, un paseo deficiente o un entorno demasiado frío pueden provocar que nuestro perro no tenga el confort necesario.

Así pues, antes de marcharte deberás saciar su hambre, ofrecerle una cama cómoda, renovar su agua para que esté limpia y fresca y proporcionarle todo lo necesario para que se sienta feliz, relajado y seguro.

3. Ofrécele un paseo de calidad

Es aconsejable ofrecer un paseo a nuestro perro antes de marcharnos de casa, en el que pueda olfatear el entorno, relacionarse con otros perros y/o personas si lo desea, así como hacer sus necesidades sin límites. Es aconsejable incluir una pequeña sesión de ejercicio, como puede ser jugar a traer la pelota, especialmente si hablamos de un perro muy activo que necesita quemar energía. Al finalizar el paseo y el deporte elegido, dedicaremos cinco minutos a relajarnos antes de subir a casa, para evitar la sobreexcitación y la ansiedad.

En este vídeo te mostramos los pasos previos a seguir antes de dejar a un perro solo en casa:

¿Cómo enseñar a un perro a estar solo en casa?

Enseñar a un perro a quedarse solo en casa es un aspecto fundamental de su educación, pues de ello dependerá que nuestro can muestre una conducta equilibrada en nuestra ausencia. Así mismo, realizar este procedimiento de forma progresiva y positiva nos ayudará a prevenir la aparición de algunos problemas del comportamiento más comunes.

A continuación te mostraremos las técnicas para dejar a un perro solo en casa más recomendables, pero antes queremos explicarte qué siente un perro solo en casa, pues solo de este modo podemos comprender mejor cómo enfocar este procedimiento.

¿Qué sienten los perros cuando están solos?

Un estudio realizó una versión modificada del Ainsworth's Strange Situation Test en el que se pudo comprobar que los perros mostraban un comportamiento parecido al de un niño pequeño con su madre cuando se quedaban solos en presencia de un extraño, lo que revela la semejanza de un vínculo paterno-filial entre humano y perro.

En la presencia de los propietarios, los perros mostraban conducta social, exploratoria y de juego, sin embargo, en su ausencia o en presencia de un extraño, dejaban de manifestar estos comportamientos y aumentaban el miedo y el apego, pues había desaparecido su "base segura", es decir, su cuidador.

Enseñar a un perro a estar solo paso a paso

Así pues, para lograr que un perro se acostumbre a estar solo en casa, debemos realizar un proceso gradual, en el que debe estar siempre presente el refuerzo positivo, solo de este modo el perro podrá asociar nuestra ausencia de forma agradable y no como una situación negativa o que le provoque miedo.

Independientemente de si hablamos de un perro cachorro o adulto, empezaremos realizando salidas cortas de 3 a 5 minutos, en las que podemos incluir algún elemento para positivizar la situación, como un juguete o snack comestible. En este aspecto, tendremos en cuenta las preferencias del perro. Realizaremos estas salidas cortas varias veces al día durante algunos días y, al regresar a casa, reforzaremos a nuestro perro con caricias y palabras amables, sin llegar a excitarle de forma excesiva.

Una vez observemos que nuestro perro se muestra tranquilo en casa, aumentaremos el tiempo de nuestras salidas, de 10 a 20 minutos, de 30 a 60 minutos y así progresivamente. Podemos garantizar que nuestro perro esté tranquilo en casa mediante una cámara de vigilancia para perros, aunque no es un elemento indispensable.

En el caso de observar la aparición de problemas de conducta, reduciremos el tiempo de las salidas y apostaremos por aumentar el enriquecimiento ambiental y el entretenimiento, algo que detallamos a continuación.

¿Cómo entretener a mi perro cuando no estoy en casa?

Te has preguntado alguna vez. ¿Qué hacen los perros solos en casa cuando no los vemos? Lo cierto es que, a diferencia de los humanos, los perros no pueden ver la televisión o leer un libro para entretenerse, por ello resulta tan importante prestar atención al enriquecimiento ambiental y a los juguetes cuando nos marchamos, en especial cuando hablamos de dejar solo a un cachorro, un perro joven o un adulto muy activo.

Puedes dejar juguetes a su alcance y rotarlos para fomentar las conductas de juego y masticación. Puedes apostar por pelotas, juguetes expendedores de comida o juguetes de inteligencia. Eso sí, es muy importante que los accesorios sean seguros y estén adaptados al tamaño y la edad del perro, en caso contrario podría producirse un cuadro de asfixia si los ingiere sin querer. Busca en tu tienda más próxima juguetes homologados.

Haz cambios rotativos en el entorno, al igual que con los juguetes, aumentando así la complejidad del mismo. Puedes cambiar de sitio la cama, colocar un túnel para perros o varias almohadas. También puedes esconder premios o pienso en distintos lugares del hogar para que tu perro los busque utilizando el olfato, lo que mejorará notablemente la estimulación cognitiva y favorecerá el bienestar. Empieza dejando los premios en lugares de fácil acceso y aumenta de forma progresiva la dificultad. También puedes cambiar el tipo de premio para fomentar el enriquecimiento nutricional.

Finalmente, puedes estimular sus sentidos con música relajante, una luz tenue o una mantita perfumada con aceites naturales que no resulten agresivos para la sensible y delicada nariz de los perros.

Estos son solo algunos ejemplos de accesorios, estímulos y juegos para un perro solo en casa, ¡pero existen muchos más! Poco a poco irás descubriendo más sobre el carácter de tu perro, sus necesidades y preferencias, lo que te ayudará a encontrar formas de enriquecimiento ideales para él.

Problemas de comportamiento en perros que se quedan solos en casa

En ocasiones puede ocurrir que, cuando el perro se queda solo en casa, empieza a mostrar conductas indeseadas que pueden provocar estropicios en el hogar e incluso daños a sí mismo. Es muy importante empezar a trabajarlo cuanto antes, pues si ignoramos el problema es probable que se cronifique o empeore.

  • Trastornos relacionados con la separación: este tipo de trastornos, que incluyen la famosa "ansiedad por separación" son problemas de conducta que aparecen tras la ausencia del propietario, aunque en ocasiones pueden empezar a manifestarse incluso antes, cuando el cuidador se dispone a marcharse del hogar. Los síntomas incluyen destructividad, eliminación inadecuada y vocalización excesiva, aunque en ocasiones pueden incluir otros. Es un problema del comportamiento comúnmente sobrediagnosticado. Es complicado de trabajar y generalmente requiere la visita de un especialista.
  • Destructividad: este problema de conducta es frecuente en los perros cachorros y jóvenes, pues es una forma más de explorar el entorno. También es un síntoma de los trastornos relacionados con la separación. No obstante, en la mayoría de casos está causado por la soledad, la falta de ejercicio o la falta de estimulación mental. Descubre en ExpertoAnimal algunos consejos para perros destructores.
  • Eliminación inadecuada: observar que nuestro perro orina, defeca o aún peor, solo hace sus necesidades en casa, es una situación que suele desagradar a los tutores de perros. Puede estar provocado por los trastornos relacionados con la separación, patologías del tracto urinario (como puede ser una infección de orina) o bien debido a problemas del aprendizaje. En este caso es importante empezar descartando causas orgánicas visitando un veterinario.
  • Vocalización excesiva: es probablemente el problema de comportamiento que más preocupa a los propietarios. Observaremos que el perro ladra solo en casa, aúlla e incluso llora. Generalmente serán los vecinos los que van a advertirnos de que el animal padece un problema del comportamiento. Suele estar relacionado con los trastornos relacionados con la separación y en la mayoría de casos se requiere tratamiento y pautas específicas por parte de un profesional.
  • Anorexia: este problema de conducta suele pasar desapercibido, ya que no suele molestar a los propietarios. En esta ocasión el perro no ingiere agua y/o comida cuando se encuentra solo, lo que perjudica evidentemente su bienestar. Se asocia con el miedo y los trastornos relacionados con la separación.
  • Síndrome de pica: el síndrome de pica es un trastorno que se manifiesta como un deseo irremediable de ingerir substancias no comestibles, tales como muebles, sofás, paredes. También puede manifestarse en cachorros, formando parte así de la conducta exploratoria. En caso de observar este problema en perros adultos es conveniente visitar a un veterinario.

Como has podido observar son varios los problemas de conducta que puede presentar un perro cuando se encuentra solo en casa, pues en esta lista solo hemos mencionado los más comunes. Así pues, si tu perro presenta uno o varios de estos problemas que hemos mencionado, te aconsejamos visitar un veterinario especializado en etología para que pueda asesorarte de forma adecuada. También puedes buscar ayuda en un educador canino o adiestrador especializado en modificación de conducta.

El tratamiento empieza por descartar enfermedades o patologías que puedan estar provocando la conducta indeseada y suele incluir sesiones de modificación de conducta y la aplicación de pautas específicas según el caso.

Formas inadecuadas de solucionar un problema de conducta

Para terminar, queremos resaltar que está totalmente contraindicado dejar a un perro solo en casa con bozal o hacer uso de aversivos, como pueden ser los collares antiladridos que emiten descargas eléctricas. Estas herramientas generan estrés y ansiedad en el perro, lo que puede desencadenar además la aparición de otros problemas del comportamiento.

Así mismo, tampoco es positivo utilizar técnicas o pautas específicas para otros casos, especialmente si incluyen el castigo positivo, pues al margen de los consejos generales que has podido observar en este post, el manejo debe estar enfocado al individuo en concreto y siempre pautado por un especialista.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo dejar a un perro solo en casa?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Pin
Send
Share
Send
Send