Animales

Mascotas para niños, analizamos las más recomendables

Pin
Send
Share
Send
Send


Lo ideal es que la mascota llegue al hogar después de que los niños cumplan los 3 años. En este momento ya serán capaces de ocuparse de algunas tareas del cuidado del animal, como ponerles la comida o recoger la zona donde duerme. Además, serán más responsables y se preocuparán por el bienestar de su mascota ya que a partir de esta edad son capaces de distinguir los comportamientos que pueden dañar al animal de los que les resultan gratificantes. No obstante, si queréis que el niño sea plenamente consciente de la responsabilidad que implica tener una mascota en casa, podéis esperar hasta que cumpla los 5 o 6 años.

Aún así, independientemente de la edad del niño, también es muy importante tener en cuenta el tipo de mascota que lleváis a casa. Todos los animales no son seguros para los más pequeños y existen algunos que son más difíciles de domesticar que otros. Lo ideal es que elijáis una mascota dócil y manejable con la que el niño se pueda relacionar sin problemas.

¿Cuáles son las mascotas />

No es casualidad que el perro sea el mejor amigo del hombre. Su relación espontánea, su cariño y lealtad son las mejores muestras de ello y una buena garantía para acogerlos como mascotas en el hogar. Los niños los adoran y además son muy sociables, fáciles de adiestrar y pueden aprender trucos con rapidez, algo que los pequeños adorarán. Lo ideal es que escojáis un perro grande ya que las razas pequeñas suelen ser más débiles y huyen de los niños por temor a que les hagan daño. Asimismo, es recomendable que se trate de un perro hembra ya que suelen ser más pacientes y sociables.

Por naturaleza, los gatos suelen ser más independientes que los perros pero esto no significa que no sean cariñosos y que no busquen la compañía de sus dueños. Eso sí, requieren un tratamiento más cuidadoso ya que no les gusta que invadan su espacio y pueden arañar ocasionalmente a sus dueños si se sienten agredidos. Pero en sentido general, suelen ser muy buenas mascotas, sobre todo porque no requieren tantos cuidados y atenciones como los perros. Al igual que sucede con los canes, se recomienda apostar por gatos hembras que suelen ser más dóciles y pasan más tiempo en casa.

Los conejos se han puesto muy de moda como animales de compañía. Es cierto que no son tan expresivos como los gatos y los perros pero saben cómo relacionarse con las personas y también pueden llegar a ser muy cariñosos, de hecho, adoran que los acaricien y que los tomen en brazos con frecuencia. Además, requieren muy poco espacio y cuidados por lo que no implican una gran responsabilidad. No obstante, necesitan salir a correr al aire libre al menos una vez al día, una tarea que se le puede encargar al niño.

¿Buscáis una mascota que apenas necesite cuidados y que pueda entretener a los niños? Los peces son una excelente opción. Son muy fáciles de cuidar, mantener y alimentar y además, son muy entretenidos. Lo mejor es que hay peces de especies diferentes con una gran variedad de colores, formas y tamaños, por lo que podéis escoger el que más le guste al niño. El gran problema es que los peces suelen tener una vida muy corta y su muerte puede afectar a los niños, sobre todo cuando son muy pequeños y no tienen las herramientas necesarias para lidiar con este tipo de pérdidas.

Estos animalitos son una opción excelente si se trata de la primera mascota del niño. Son muy divertidos, saben cómo relacionarse con las personas y pueden aprender algunos trucos que los niños adorarán. Son muy listos y juguetones, así que el pequeño tendrá con quien entretenerse cuando esté aburrido. Además, son muy fáciles de cuidar y alimentar y ocupan muy poco espacio ya que pueden vivir dentro de jaulas pequeñas. Eso sí, debéis tener en cuenta que se reproducen con mucha facilidad, así que si no queréis tener en casa toda una gran familia hámster, será mejor que optes por un solo animalito, en vez de tener una pareja.

Mascotas para niños tranquilos

Si tu hijo es tranquilo, tener animales como él será lo correcto. Generalmente las personas tranquilas son observadoras y eso abre el abanico de posibilidades.

A continuación te sugiero opciones analizando las ventajas y desventajas principales de cada una de ellas.

Para mí los perros son los reyes de las mascotas. Eso sí, para tener al rey ¡hay que ofrecerle palacio y servidumbre!

Adoptar un perro, implica a toda la familia. Hay que pasearle, ir de vacaciones con él, recoger sus excrementos, llevarlo al veterinario, educarlo, dedicarle atención y tiempo. ¡Piénsalo bien!

Te dejo un par de enlaces que te serán de utilidad. En ellos hablo de ferias de adopción y cómo adoptar un perro, si tienes la decisión tomada.

Los gatos, como ya sabrás, son animales más independientes que los perros. No es necesario sacarlos a pasear, son mimosos -la mayoría- y cariñosos.

Algunos inconvenientes que debes valorar antes de elegir gatos como mascotas para niños, son los siguientes:

  • El gato no está en un lugar fijo. Anda por TODA la casa.
  • Suelta pelo que deberás limpiar.
  • Recoger sus excrementos puede no gustarle a tu hijo, por lo que te tocará a ti.
  • También les gusta marcar sofás e incluso trepar por cortinas.
  • Necesita revisión del veterinario, castración y vacunación.

Todos estos contratiempos dependen del temperamento del animal en cuestión y de la educación que le des. He tenido gatos más independientes que otros.

Roedores y lagomorfos

Los roedores y lagomorfos clásicos, son una excelente opción como mascotas para niños. Hay muchas especies para elegir, ¡seguro que alguna encaja con tu familia!

La ventaja de este tipo de animales es que tienen pelo, se pueden acariciar, son suaves, simpáticos y mamíferos como nosotros, por lo que les entenderás bien.

El inconveniente es que viven poco e interaccionar con ellos se antoja complicado porque el ritmo de vida es diferente. Te lo explico mejor. Muchos son nocturnos como por ejemplo los hámster, y no tienen ganas de jugar durante horas en las que nosotros estamos más activos.

Hay que tener cuidado porque, dependiendo del individuo, pueden morder. Nunca regalaría hámster, degús o jerbos a niños menores de diez años, ¿por qué? si los cogen mal podrían arrearle un buen bocado. Además, al tratarse de animales de pequeño tamaño, es más fácil dañarles.

Te invito a que ojees las fichas que he escrito para ti acerca de los roedores y lagomorfos más comunes. Leyéndolas te será más sencillo conocerlos, cuidarlos y decidir cuáles encajan más como mascotas para niños, en este caso, para tus niños.

Si no quieres realizar un gran desembolso y simplemente quieres que tu hijo o hija, disfrute de la naturaleza cuidando -bien- de un animalito, te sugiero las siguientes opciones:

Son todos ellos animales fascinantes. No necesitan de grandes espacios y tu hijo aprenderá qué es la metamorfosis, cómo mudan los insectos, cómo respiran los peces, el desarrollo de un pollo hasta que llega a la madurez o cómo viven los caracoles. ¿No te parece increíblemente educativo y biocurioso?

Elije la mascota que más se adapte a tu vida y la de tu familia, porque él formará parte de ella.

Niño revoltoso

Si tu hijo es un arma de destrucción masiva, por mucho que te pida un animal, quizá no sea buena idea ponerle a su alcance algo que puede matar por error o que le pueda morder.

Prueba con mascotas electrónicas y valora su grado de implicación. También puedes comprarle algún libro sobre animales primero y observa si realmente le gustan.

Si aún así decides comprar-adoptar un compañero de fatigas para tu hijo, no dejes de supervisarlo. He escuchado muchas historias de padres que su hijo ha liquidado a su mascota. Que suceda la tragedia o no, depende de ti.

¿Has sacado ya tus conclusiones? Si te quedan dudas sobre las mascotas para niños, puedes despejarlas dejando tu comentario.

Los animales que se adaptan mejor a las personas

Los niños han de ser conscientes de que la mascota depende de ellos. Animales como los pájaros, peces, tortugas y hámsteres se adaptan a vivir en un piso siempre que dispongan de un alojamiento (jaula, acuario o terrario) que reúna las condiciones necesarias y específicas para cada especie.

Estas mascotas se acostumbran a convivir con personas pero no se crean vínculos afectivos entre ambos. Los perros y gatos también se adaptan perfectamente a vivir en un piso (sin olvidarnos, en el caso de los perros, de que necesitan salir) y, sobre todo, se adaptan a la convivencia con las personas creándose, en la mayoría de los casos, una relación muy estrecha entre mascota y propietario.

Preparar a los niños para cuidar a un animal

Los niños deben tener claro que cuidar a un animal es, ante todo, una gran responsabilidad. Tener una mascota no es solo jugar con ella, también hay que darle de comer, limpiar su jaula o terrario, sacarla a pasear, etc. Deben ser conscientes de que el animal depende de ellos. Los padres tienen que asumir que, aunque sus hijos se comprometan a cuidar al animal, ellos deben supervisar dichos cuidados y, en muchas ocasiones, tendrán que hacerlo ellos mismos.

Un perro, sobre todo, necesita sentirse querido por su propietario. Necesita pasar tiempo con él, ya sea jugando, paseando o, simplemente, tumbado a su lado en el salón. Además, el perro es un animal de manada, lo que quiere decir que no le gusta pasar mucho tiempo solo. El gato, por el contrario, es un animal mucho más independiente y, aunque en determinados momentos exija mimos por parte de su propietario, necesita sentir dicha independencia para sentirse feliz y querrá que le dejen en paz. El peligro en el trato a los animales es pasarse o no llegar,

El equilibrio posiblemente esté en proporcionar a nuestras mascotas una buena calidad de vida pero sin olvidarnos de que son animales, por lo que no debemos tratarlos como personas ni esperar que ellos se comporten como tales.

Animales exóticos y los niños

Son animales bastante delicados que requieren unas condiciones ambientales muy específicas para sobrevivir y, en numerosas ocasiones, no las tienen cuando viven en pisos como mascotas. Esto origina que en las consultas veterinarias se atiendan iguanas, camaleones, etc., en muy malas condiciones de salud.

Por ello, antes de adquirir una de estas mascotas es fundamental informarse sobre sus necesidades y, realmente, considerar si se van a poder cubrir. Además, tenemos que ser conscientes de que algunas especies pueden llegar a ser peligrosas si hay niños o bebés en casa.

Elisa González. Veterinaria

Tortuga de agua

Este tipo de reptiles son una de las mascotas de agua dulce más comunes en los hogares. Pueden vivir en estanques especiales que les permitan movilizarse entre “tierra” firme y agua. Son fáciles de cuidar.

Los peces no conllevan demasiado mantenimiento, tan solo es necesario darles de comer y limpiar el acuario

Se alimentan cada pocos días y se puede jugar con ellas todo el tiempo. Son animales tranquilos y que no dan mucho trabajo.

¿Cuáles son las mejores mascotas para niños?

Una de las cosas que tenemos que tomar en cuenta al momento de la selección de las mascotas para nuestros niños son las condiciones de salud del pequeño. Ya que si el pequeño sufre de alergias es importante considerar un perro con pelaje corto o quizás peces. Veamos cuáles son las mejores mascotas para niños, algunos de los animales que podemos hacer parte de nuestra familia.

Los perros son animales domésticos muy agradables y maravillosos, que se asemejan más al comportamiento de los niños. Son juguetones y traviesos también, por lo que se puede convertir en un aliado ideal para tu pequeño. Los niños se sienten atraídos por los perros por sus pelajes, tamaños y simpatía.

Asimismo, los perros con hermosos pelajes estimularán el sentido del tacto en nuestros pequeños. Por otro lado, los perros de gran tamaño suelen ser los más amorosos, ofreciéndole mayor confianza y guía a los pequeñines para vincularse con otras personas y explorar el mundo juntos.

Los gatos son animales muy independientes, pero no se resisten a la inocencia de los niños. Cuando los gatos se crían junto con los niños, suelen ser muy cariñosos con los pequeños y sobreprotectores. Además, los gatos son amínales aseados, pues se limpian por sí solos y no requieren mayores cuidados.

Los gatos al mostrarse tranquilos la mayor parte del día, pueden ayudar a los pequeños con hiperactividad.

Los peces son amínales con pocos cu >

Hámster o conejillos de india

Son animalitos muy amistosos y actualmente existen infinidad de jaulas y objetos para ellos que puede resultar muy llamativos tanto para los niños como para el animal. El contacto del niño con el animalito es muy sencillo y ameno, por lo que se adorarán.

Asimismo, puedes guiar a tu pequeño a enseñarle trucos al animalito, esto les encantará, mientras estimulas sus funciones principales del cerebro como lo son la planificación y organización de tareas. Sin embargo, es importante estar atento y condicionarle un espacio adecuado para el animalito ya que son expertos escapándose. No querrás estar como loca buscando por toda la casa a esa miniatura de animal.

Pin
Send
Share
Send
Send