Animales

Mi perro tiene la nariz seca, ¿le ocurre algo? ¿está bien?

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchos dueños preocupados se preguntan si una nariz seca significa un perro enfermo, y la respuesta corta es no. Existen muchas razones por las que su perro puede tener la nariz seca y caliente que no tienen nada que ver con su estado de salud.

Por ejemplo, una nariz seca puede ser simplemente el resultado de que el perro haya estado tumbado al sol, cerca de una fuente de calor o en una habitación con poca circulación de aire. De hecho, la nariz de su perro puede pasar de húmeda a seca varias veces al día.

Tenga cuidado

Examinar la nariz de un perro es una buena manera de controlar otros problemas. Los perros con narices pálidas o rosadas tienen tendencia a padecer quemaduras solares. Si su perro tiene la nariz seca y roja o si la piel de la nariz se descama, posiblemente se haya quemado por el sol. Consulte a su veterinario qué tipo de loción solar puede usar para su perro. Es importante proteger a los perros con tendencia a padecer quemaduras solares ya que quemaduras repetidas podrían dar lugar a cáncer de piel.

Si la nariz de su perro está agrietada y tiene costras o llagas, es posible que su perro tenga un trastorno cutáneo y sería prudente llevarlo al veterinario para una revisión. Al examinar la nariz de su perro, también es importante observar la secreción nasal. Si la nariz moquea, la mucosidad debe ser transparente. Si su perro produce una mucosidad espumosa, espesa, amarilla, verde o incluso negra, debe llevarlo, sin falta, al veterinario para una revisión.

¿Por qué mi perro tiene la nariz seca?

(Foto via: misanimales)

Tu mascota puede tener la nariz seca a ratos y luego húmeda de nuevo, ¡sin tener ningún problema de salud! Y es que… Hay algunos factores externos que pueden influir en las naricitas secas:

  • El sol
  • Cambios de temperatura
  • Aire con poca humedad y/o seco
  • Una vivienda con calefacción
  • Causas genéticas
  • Fiebre y/o enfermedad

¡Recuerda! Si la humedad del aire disminuye, o hay sol, es muy fácil que la nariz de tu perro se seque por momentos. ¡Esto no debe preocuparte!

Por otro lado, algunas razas de perros, son propensas a tener la nariz seca, ¡sin estar enfermos!

En definitiva, que tu perro tenga la nariz seca, ¡no significa que tenga fiebre!

Mi perro tiene la nariz seca, ¿hay algún remedio casero?

Si tu perro tiene la nariz seca, no debes intentar hidratarla a menos que te lo diga el veterinario. No obstante, si estás tan preocupado que no puedes dejarlo pasar. En Wakyma te damos algunos consejos:

  • Lava la nariz de tu perro con agua templada
  • Pon un poco de vaselina, ¡ojo! Solo un poco.
  • Evita que tu perro esté expuesto a fuentes de frío/calor

¡Recuerda! En las clínicas veterinarias venden unas “vaselinas” especiales para hidratar la nariz de tu perro. Y es que, si te fijas, tu perro no deja de lamerse la nariz. Esta vaselina especial está pensada para que no tenga problemas en el estómago.

¿Tu perro tiene la nariz seca? ¿Has utilizado alguno de estos remedios?

Consejos para que tu perro no tenga la nariz seca

Los motivos por los que la trufa de tu perro se reseca pueden ser varios. Quizá haya pasado mucho tiempo expuesto al sol, al viento o al frío. O permaneció por un período prolongado en un espacio cerrado, con escasa circulación de aire o junto a una fuente de calor artificial, como una estufa.

Para que el hocico de tu fiel amigo mantenga esa deseable humedad, que tanto te reconforta cuando posa su nariz sobre ti en señal de afecto, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Evita que se tumbe al sol por períodos prolongados.
  • Si tiene costumbre de dormir en el patio, el balcón o en la terraza, asegúrate de que el lugar tenga espacios sombreados.
  • No lo expongas excesivamente al frío y al viento.
  • Cuando lo pasees, elige un camino que, además de sol, presente sombra.
  • Aumenta su provisión de agua e indúcelo a tomarla, para evitar que se deshidrate.

Considera que si la nariz de tu perro empieza a agrietarse por la sequedad, puede estar sintiendo dolor. Además, si esta situación se prolonga en el tiempo, puede volverse crónica. A las grietas le seguirán peladuras, e incluso pérdidas de pigmentación.

Para evitar llegar a este punto, higieniza su trufa con jabón específico para canes y sécala con suavidad. Seguidamente, esparce sobre ella una pequeña cantidad de vaselina o de alguna crema hidrante que pueda ser utilizada en caninos. No te excedas en la aplicación porque lo más probable es que tu perro no deje de lamerse y sufra luego molestias estomacales por la ingesta de estas sustancias. Es recomendable, entonces, que le apliques estos productos por la noche. A la hora de dormir, seguramente, no se ocupará tanto de quitárselos.

Además, si tu mascota pasó mucho tiempo al sol, también puede haber sufridoquemaduras. En este caso, su nariz presentará también enrojecimiento y descamaciones. Estas lesiones son más comunes en animales con piel clara y con hocico rosado. Ten en cuenta que, si estas situaciones se mantienen, el animal puede desarrollar con el tiempo cáncer de piel. Seguramente tu veterinario te recomendará alguna loción para protegerlo de los efectos nocivos del astro rey.

¿Cuándo se impone una consulta al veterinario?

Si los problemas de trufa seca persisten, es hora de consultar al veterinario. Lo más probable es que el animal tenga bajas las defensas y debas suministrarle algún suplemento vitamínico o cambiar su alimento balanceado.

Si además de sequedad y grietas aparecen llagas, puede haber alguna enfermedad cutáneay tendrás que someterlo a un tratamiento específico.

Si tu perro presenta también diarrea y vómitos, no caben dudas de que la deshidratación es la causa de la sequedad y que la situación puede ser grave. La consulta con un especialista es urgente porque pueden ser síntomas de parvovirus o moquillo. No pierdas ni un instante.

También debes consultar al veterinario si la trufa de tu perro presenta:

  • Sangrado.
  • Secreción de color verde.
  • Engrosamiento o agrietamiento excesivo.
  • Asimetrías.
  • Picazón.
  • Grumos.
  • Bultos o masas.

Recuerda que la observación es la principal herramienta que tienes para darte cuenta del estado de tu mascota. Además, debes confiar en tu intuición, que seguramente te advertirá si está pasando algo realmente malo.

Desterrado el mito de que la trufa seca de un perro es sinónimo de enfermedad, disfruta de un buen paseo con él. Y evítale y evítate los cambios bruscos de temperatura. Así estarás previniendo, por lo menos, uno de los motivos por los que tu amigo de cuatro patas anda por la vida con déficit de humedad en su hocico.

La nariz seca no siempre es signo de enfermedad

Es muy importante que tengamos en cuenta que la nariz del perro va pasando por varias etapas a lo largo del día, y que, por ejemplo, en días soleados o en los que sople mucho viento, se note reseca. También la podremos ver así después de haberse echado una larga siesta, sobretodo si ha estado en el jardín o en el patio, ya que claro, durante ese tiempo no se ha lamido la nariz.

En este caso, simplemente tenemos que untarle vaselina o, incluso crema de Aloe vera(natural) para que vuelva a hidratarse. Pero si con esto no mejora, entonces sí que tendremos que preocuparnos.

Enfermedades que podrían secar y agrietar la nariz del perro

Hay varias enfermedades que podrían deshidratar la nariz de nuestro peludo, entre otros síntomas. Las más frecuentes son el moquillo, el parvovirus canino o cualquier enfermedad cutánea, como alergias e incluso cáncer. Si observamos que tiene llagas en su nariz, y que además tiene vómitos, diarreas y/o pérdida de apetito, tendremos que acudir inmediatamente al veterinario para que lo examine.

Es conveniente recordar que un diagnóstico a tiempo puede ser vital para el animal. Si no mejora con los remedios comentados antes, es probable que tenga algo más grave que necesite atención.

La nariz de los perros puede decirnos mucho acerca de la salud de nuestro amigo. Hay que observarla de tanto en cuando, y cuidarla.

Pautas para tratar la nariz seca del perro

  • Limpia la nariz del perro con un jabón suave (nunca los que utilizamos nosotros, es importante saber que tienen un ph en la piel más bajo que el nuestro: utiliza un jabón exclusivo para perros) y sécala suavemente.
  • Aplica lubricante o vaselina sobre la nariz agrietada, en poca cant >Sigue estas pautas para que la nariz se regenere.

Una nariz agrietada es dolorosa y debes actuar antes de que las grietas provoquen que la nariz se escame, pele y pierda pigmentación, porque además de doloroso, produce que los problemas de nariz reseca puedan volverse crónicos.

Y recuerda: si observas que la nariz no se regenera, o se haya resecado por otros motivos que no sean por sol, viento o frío, consulta a tu veterinario.

La nariz es un muy buen marcador de que algo no va bien.

Pin
Send
Share
Send
Send