Animales

5 errores comunes al regañar a un perro

Pin
Send
Share
Send
Send


Todos los que tenemos la fortuna de tener un perro como mascota en casa sabemos lo importante que es su educación. No es que los vas a mandar a una escuela, pero si se necesita aplicar adiestramiento canino para evitar mal comportamiento. No es que los vas a tomar y a gritarles ya que ellos no entenderán, pero si hay algunos trucos. Lo importante es hacerles saber qué cosas pueden hacer y que otras no. Por lo que te dejamos 7 sencillos consejos para que los hagas entrar por el camino de la rectitud.

Si lo vas a regañar, hazlo con un tono de voz adecuado

Procura ser recto y mantenerte firme al momento de llamarle la atención. Esto lo lograrás empleando un tono de voz serio, no como el que utilizas para hablarle normalmente. Procura no gritarle ya que en vez de ganarte su respeto, te tendrá miedo y esto es contraproducente. Cuando estés regañando a tu perro no le quites la mirada de encima, ya que asi le harás sentir tu presencia y hacerle respetar tus órdenes.

Desde cachorro debe comenzar su educación

Muchas veces tenemos un nuevo cachorro en casa sin idea alguna sobre cómo adiestrar a un perro. Por lo que debes saber que debes comenzar a educarlo desde que es un cachorro recién llegado a casa. Esto sin duda alguna es lo mejor que puedes realizar para corregir las travesuras propias de un cachorrito y no se prolonguen. Ésto debido a que luego de que crecen es muy difícil el disciplinarlos correctamente o que haga caso. De ahí el popular refrán “perro viejo no aprende trucos nuevos”.

En el adiestramiento canino, los regaños deben ser realizados al momento

Un error cometido por muchas personas es el regañar el perro cuando se encuentra tranquilo por algo que hizo anteriormente. La efectividad del regaño yace en que lo hagas cuando lo encuentres con las manos en la masa. ¿Por qué pasa esto? Pues simple, porque el perro sabrá asociar que lo que está haciendo está mal. Si lo regañas después de los hechos, probablemente se confundirá y tomará un comportamiento agresivo.

Evalúa cualquier comportamiento extraño o repetitivo

Otro caso común en el adiestramiento canino son las conductas repetitivas. En donde el animal ya sabe que lo que hace está mal pero lo repite por otros motivos. Siendo comúnmente el sentirse solo, no poder hacer ejercicio y la más común, la ansiedad. En este caso es necesario que reconstruyas la relación con tu mascota y le dediques más tiempo. Por supuesto que debes regañarlo por estas actitudes pero igualmente debes investigar el por qué las repite.

No lo llames por su nombre

Mientras estés regañando a tu perro evita a toda costa llamarlo por su nombre. Esto porque podría relacionarlo con una acción negativa y probablemente ya deje de responder. Procura usar frases o palabras muy cortas o breves pero con peso, un ¡No! Bastará. De manera firme y con un gesto molesto lograrán darle el mensaje. Si lo encuentras por ejemplo, mordisqueando un zapato, dile la palabra mientras le alejas la boca de lo que esté mordiendo. De esta manera entenderá qué es lo que no debe hacer.

¡Alto! No le hagas daño

Existen ocasiones en que muchas personas se salen de control, dejándose llevar por la ira o la rabia. Muchas veces infligiendo daño al animal, lo cual se debe hacer bajo ninguna circunstancia en el adiestramiento canino. Siguiendo estos consejos de adiestramiento de perros bastará, pero no debes emplear la violencia si ves este tipo de acciones. Si ves que el perro de verdad no responde a tus regaños, prueba dándole suavemente en las patas con un periódico u otro material suave. No de manera violenta, si no como un recordatorio de que si lo vuelve a hacer, habrá consecuencias.

Recompénsalo por su buen comportamiento

Por supuesto que a punta de regaños el animal podría terminar siendo agresivo o violento, por lo que es importante recompensarlo. Establece un buen sistema de recompensas con él, de manera que cuando se porte bien se gane una galleta o una salida al parque. De esta manera tu relación con tu perro será mucho más profunda y afectiva. El será obediente en todo momento y tú estarás feliz con su presencia.

El adiestramiento canino es un paso fundamental para poder tener una mascota alegre y obediente en casa. Si se descuida o si se le da demasiada libertad el perro puede tornarse agresivo o simplemente ignorar las órdenes. Siempre procura llevar una relación sana amo-mascota y siguiendo estos consejos verás cómo adiestrar a un perro puede ser divertido. Los peludos de la casa necesitan mucho cariño y protección, ¡pero la disciplina también deben conocerla!

1. Regañar a tu perro fuera de tiempo

Probablemente ya lo habrás escuchado muchas veces, pero lo cierto, es que regañar a un perro mucho tiempo después de que haya realizado una fechoría no tiene ningún sentido. Los perros no son capaces de asociar algo que ha pasado hace horas con un castigo actual, lo que provoca incertidumbre y desconfianza.

Si regañas a un perro fuera de tiempo observarás que baja las orejas, esconde su cola, se relame o se esconde. Eso no significa que te entienda o que sepa realmente por qué le riñes. Los perros muestran señales de apaciguamiento debido a tu enfado, con la intención de que pares.

2. Excederte

Excederte en la riña siempre es malo, sea cual sea el motivo. Debes evitar gritarle, utilizar la violencia, los empujones y hasta herramientas perjudiciales, como los collares eléctricos. Alargar una situación ya de por sí desagradable, le genera estrés y ansiedad. En los casos más graves puede provocar miedo o desencadenar una conducta agresiva como respuesta al castigo excesivo.

3. Acercarle a los orines o deposiciones

Algunos perros, incluso aquellos que han aprendido a orinar en la calle, pueden tener un accidente de vez en cuando. Es algo totalmente normal. Y aunque se trata de una conducta muy desagradable. En ningún caso deberás acercarle a sus deposiciones, ¿sabes por qué?

Al hacer eso, tu perro asocia los orines y las heces con tu enfado, por lo que puede terminar comiéndoselos, para evitar que le regañes. Esto provoca problemas graves relacionados con el estrés, desencadena la coprofagia y hasta puede causar problemas de salud.

No utilices este método, mejor aprende en ExpertoAnimal cómo enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle. Te sorprenderá cómo puede aprender en pocas sesiones utilizando únicamente el refuerzo positivo y siguiendo nuestros consejos. ¡Garantizado!

4. No dejarle gruñir

Los perros comunican su malestar a través del gruñido, ya sea hacia otros perros o hacia las personas. En los diferentes contextos, un gruñido puede significar un "no te acerques" o "deja de hacer esto, no me gusta". Al reñirle estamos comunicándole que no debe gruñir y eso puede provocar que, en lugar de avisar, pase a morder directamente. Descubre en ExpertoAnimal qué hacer si un perro gruñe.

5. Ser incoherente

Si hay algo que puede ser peor que todo lo comentado anteriormente, es el ser incoherente con la educación y permisividad de tu perro. No puedes reñirle por subirse al sofá si dos días después vas a animarle a subir para abrazarle un rato. Los perros necesitan estabilidad y pautas fijas, por ello, toda la familia deberás seguir siempre las mismas. ¿Aún no conoces los hábitos y las rutinas positivas para el perro? ¡Empieza hoy mismo a aplicarlo para conseguir que tu perro sea estable y equilibrado!

Si deseas leer más artículos parecidos a 5 errores comunes al regañar a un perro, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Hola Inma, no es que no puedas regañarle, es que no es correcto, ya que los perros no asocian el castigo con algo que ha pasado hace mucho tiempo. Para solucionarlo debes hallar la causa del problema. La destructividad puede estar provocada por la falta de ejercicio, falta de estimulación mental, un entorno pobre (sin juguetes, etc.), por horas excesivas de soledad. También puede aparecer ante un problema de ansiedad por separación: https://www.expertoanimal.com/ansiedad-por-separacion-en-perros-sintomas-y-tratamiento-3083.html

Es conveniente que intentes mejorar el día a día de tu perro para averiguar por qué se está produciendo este comportamiento destructor. Aquí encontrarás más información: https://www.expertoanimal.com/el-perro-destructor-causas-y-soluciones-21106.html

Hola Norby, no es correcto regañar al perro por morderse, ya que esta conducta está provocada por las molestias que padece. El uso de bozal tampoco estaría recomendado, ya que igualmente puede hacerse heridas.

Te aconsejo comprar o elaborar un collar isabelino, que es mucho más seguro ye efectivo para estos casos. Comparto contigo un vídeo de yotuube de nuestro canal que muestra cómo elaborar uno: https://youtu.be/AsapnEV0kTM

Hola Rocio, ¿cuando orina dentro de casa lo hace en algún lugar concreto o en cualquier lado? ¿Qué estás utilizando para reforzarle?

Hola Rocio, lo estás haciendo muy bien, pero quizás aplicaría algunos trucos extra para mejorar el aprendizaje:

- Al margen de refozarlo con premios, puedes hacerlo también con la voz "Muy bien", con caricias, etc. Intenta que comprenda realmente que le estás reforzando por orinar y no por otra cosa, mostrando una actitud un poco exagerada (aunque te de vergüenza. 😜)
- Dado que tu perro ya sabe utilizar el empapador (más o menos) puedes bajarte el empapador durante los paseos y colocarlo en el suelo para que comprenda que allí también puede orinar. Intenta hacerlo en un lugar tranquilo, donde pueda estar un rato y asociar correctamente el empapador con lo que intentas.

Te aconsejo que revises mi otro artículo, allí la info está mucho más completa y seguro que encontrarás algún tip extra que me esté dejando: https://www.expertoanimal.com/como-ensenar-a-un-cachorro-a-hacer-sus-necesidades-en-la-calle-20161.html

Seguro que lo consigues pronto, no olvides tener mucha paciencia. 😊

Hola Gerardo, debes saber que los comportamientos agresivos no solamente se deben a una mala socialización o a un trauma, también pueden estar influenciados por la genética y el aprendizaje. Por ejemplo, si tu perro ha mordido alguna vez o ha mostrado conductas reactivas hacia otros perros o personas y ha observado que ellos se marchaban o no se acercaban a él, es probable que lo haya vuelto a hacer con el objetivo de lograr que otros perros y presonas se marcharan también. Todo esto se agrava si además otros perros actúan del mismo modo hacia él.

Además, tras un castigo, el perro no tiene por qué asociar la riña con la conducta que acaba de realizar, puede asociar el castigo con la presencia de otros perros, por ejemplo, empeorando aún más el cuadro.

Cuando un perro tiene miedo o conductas relacionadas con la agresividad se realizan acercamientos hacia otros perros o personas en un campo de trabajo, donde se premian las buenas conducta con refuerzos (caricias, premios, etc.). También se aplica el castigo negativo, que consiste en el fin algo positivo cuando el perro realiza una conducta inapropiada, por ejemplo dejando de premiarle, terminando la sesión de juegos, etc.

En cualquier caso, la modificación de conducta, cuando se trabaja en positivo, va mucho más allá de estos dos conceptos y se trabaja además de forma global para mejorar el bienestar del perro y lograr una respuesta positiva que nos permita reforzarlo.

Si tu perro no es capaz de responder positivamente ante determinados estímulos quizás deberías valorar la opción de acudir a un profesional y realizar la terapia que te estoy explicando.

Pin
Send
Share
Send
Send