Animales

Filariosis canina

Pin
Send
Share
Send
Send


Las inyecciones y pastillas de carácter antiparasitario son los métodos que se utilizan para tratar al perro enfermo de filariosis

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Fecha de publicación: 9 de agosto de 2013

La filariosis canina es una enfermedad producida por un parásito que puede acarrear graves secuelas para la salud del perro. Esta patología se conoce como enfermedad del gusano del corazón, porque es en este órgano donde se aloja el parásito que ataca al can. A continuación se explica cómo se cura la filariosis en los perros, la importancia de un diagnóstico y tratamiento tempranos de la enfermedad y la incidencia de la filariosis en España.

Filariosis en el perro, una enfermedad peligrosa

Un perro infectado con filaria puede contagiar a otros canes y gatos, pero no a las personas

Un perro enfermo de filariosis puede llegar a morir, si no recibe un tratamiento adecuado a tiempo. Por eso el diagnóstico es crucial para la vida del animal.

El proceso que sigue esta enfermedad tiene su inicio en el momento en que un mosquito infectado de filaria pica a un can y, a través de su saliva, deposita las larvas del parásito. Es entonces cuando las larvas se desarrollan bajo la piel del perro y viajan por las venas hasta al corazón, donde se convierten en gusanos adultos que pueden llegar a medir hasta 30 centímetros.

La filariosis canina no se transmite a las personas. "El gusano de la filaria es un parásito específico de los cánidos, como los perros, que también puede habitar en gatos domésticos", explica el veterinario Aitor Llamas.

¿Cómo se cura la filariosis en los perros?

La picadura del mosquito de la filaria puede prevenirse con antiparasitarios y tratarse con inyecciones

Si la filariosis canina no está muy avanzada, la enfermedad tiene cura con un tratamiento específico que determina el veterinario. El método para tratar esta patología consiste en la aplicación de dos inyecciones que cuestan alrededor de 100 euros cada una y resultan muy eficaces por su efecto antiparasitario. De esta manera se consigue acabar con los parásitos que han llegado al corazón y se convierten en gusanos.

Por otro lado, también hay que eliminar las larvas del parásito (los huevos de los gusanos) del cuerpo del perro. Para lograrlo, se utilizan unas pastillas antiparasitarias. Este tratamiento implica efectos secundarios para la salud del can, pues existe riesgo de formación de trombos, por la creación de coágulos en la sangre del perro, debido a la obstrucción que el parásito provoca en los vasos cuando muere por la medicación.

Por eso, la veterinaria Leire Jiménez aconseja que antes de que se comience el tratamiento contra la filaria, "se administre al perro durante unas semanas aspirina", que actúa como anticoagulante sanguíneo y ayuda a evitar los peligrosos trombos.

El reposo es fundamental durante el tratamiento. Hay que restringir el tiempo del paseo, así como cualquier tipo de ejercicio físico, ya que es clave para prevenir el desprendimiento masivo de gusanos muertos por el tratamiento inyectable y la aparición de coágulos sanguíneos.

En algunos casos en que el estado del animal es más grave, es necesaria la hospitalización para vigilar su evolución y garantizar al máximo su inmovilidad.

Filariosis en perros: la importancia de un tratamiento temprano

En los casos en los que el perro está invadido por los parásitos adultos de la filaria, es necesaria una intervención quirúrgica para extraerlos. De ahí que con el fin de evitar el paso por el quirófano, sea importante el diagnóstico precoz de la filariosis. Cuanto antes se comience a aplicar el tratamiento veterinario, más posibilidades habrá de impedir la invasión de los parásitos. Y es que el riesgo para el animal aumenta de manera considerable, si el diagnóstico y el tratamiento son tardíos.

La curación del perro con filariosis depende del diagnóstico y tratamiento tempranos de la enfermedad

El tratamiento de la filariosis canina tiene tres vertientes. Por un lado, los síntomas habituales que provoca la enfermedad, como los problemas respiratorios, tos, cansancio crónico o la pérdida de peso y taquicardia. Por otro lado, la eliminación del gusano y las larvas. Por último, es necesaria una actuación preventiva para evitar más picaduras de mosquitos infectados de filaria que puedan contaminar de nuevo al perro (productos repelentes de insectos).

Lo habitual es que el tratamiento contra la filariosis canina dure tres semanas y que el animal se recupere, aunque tenga que hacer controles para comprobar que los parásitos se han eliminado.

La filariosis es una enfermedad endémica en España. Es decir, se localiza en determinadas zonas que tienen condiciones climáticas específicas que actúan como caldo de cultivo para la proliferación de los mosquitos transmisores del parásito en el perro. En las áreas más cálidas, húmedas y donde abundan los ríos, lagos y entornos de aguas estancadas hay más mosquitos transmisores de la filaria.

Un estudio de Fernando Simón Martín, de la Universidad de Salamanca, sobre la incidencia de la filariosis en España, arrojó los siguientes datos: la mayor sobre la población canina se produce en las islas Canarias, y detrás quedan Menorca, Huelva, Tarragona y Alicante.

¿Qué es la Filariosis canina y como se contagia?

Es la enfermedad que da nombre a la infección del parásito filaria en perros, también se conoce como la enfermedad del gusano en el corazón. Su contagio se da mediante el picotazo de un mosquito, el cual debe haber picado previamente a un perro infectado con esta enfermedad. Cuando el mosquito pica a un perro enfermo, absorbe parte de su sangre para alimentarse pero también las larvas de esta enfermedad, de forma que cuando vuelve a picar a otro perro, también le contagia las lavas de filaria.

Las lavas de filaría circulan por el torrente sanguíneo de los perros infectados, las que se desarrollan lo hacen el el corazón de nuestro perro, donde se transforman en gusanos adultos que se alimentan de los nutrientes que absorben de nuestro perro. Los gusanos adultos pueden llegar a medir varios centímetros de largo, invadiendo parte del pulmón y dañando también el hígado.

¿Cuáles son los síntomas de la Filariosis en perros?

Lamentablemente cuando podamos observar los síntomas en nuestros perros habrá transcurrido ya demasiado tiempo, por lo que seguramente nuestro perro tendrá una infección importante de Filariosis. Como decimos, los síntomas aparecen tarde y además pueden ser mal interpretados, por lo que seguramente la infección de parásitos esté ya ampliamente propagada en nuestro perro.

Los síntomas mas habituales son:

  • Tos suave y crónica
  • Aceleración de la respiración
  • Cansancio y tristeza general
  • En ocasiones falta de apetito
  • Ataques durante la realización de ejercicio

¿Cómo se contagia la filariosis?

Esta enfermedad parasitaria se contagia a través de la picadura de un mosquito, el cual tiene que haber picado previamente a un can que ya tenga filariosis. Una vez que las larvas entran en el cuerpo del animal circulan por el torrente sanguíneo hasta llegar al corazón, donde se desarrollarán mientras ponen en peligro la salud del can, ya que se alimentan de los nutrientes que el animal absorbe.

¿Cuál es el tratamiento para curar la Filariosis en un perro?

Dependiendo de cuando detectemos la enfermedad en el perro, podremos curarla con un tratamiento a base de medicinas o por el contrario habrá que intervenirlo quirúrgicamente, operarlo. Si nuestro perro solo esta infectado con larvas, es muy probable que mediante un tratamiento proporcionado por nuestro veterinario, a base de dos inyecciones y unas pastillas, podamos curarlo.

Si nuestro perro esta en un estado avanzado de infección, es probable que ya tenga gusanos adultos en su corazón, por lo que habría que operarlo para extraerlos. Una vez operado, también habría que seguir un tratamiento médico para eliminar el resto de larvas.

Tanto si solo precisa un tratamiento como si hay que operarlo, durante el tiempo que se le suministren medicamentos debemos procurarle un reposos casi absoluto. Mientras las larvas mueren a causa de las medicinas, es posible que nuestro perro sufra algún colapso en su torrente sanguíneo, por lo que debemos evitar cualquier tipo de ejercicio hasta que esté completamente recuperado.

¿Cómo prevenir la Filariosis canina?

Prevenirlas es muy sencillo, simplemente debemos llevar a nuestro perro al veterinario para que son un sencillo análisis de sangre nos diga si nuestro está sano o infectado. Si está sano, simplemente debemos darle una pastilla al mes que hace las funciones de antiparasitarios. Evitando así que nuestro perro contraiga la enfermedad.

Los mosquitos que transmiten este parásito viven normalmente en zonas húmedas con climas templados o cálidos. Cercanías de ríos, pantanos o lagos pueden ser un foco de infección.

¿Cómo se transmite esta enfermedad?

Su contagio se da mediante la picadura de un mosquito de la especie Culex. Este mosquito pica a un perro enfermo absorbiendo parte de su sangre con larvas. Al picar a otro perro le contagia entre 1 y 3 larvas por cada picadura. Las lavas de filaria circulan por el torrente sanguíneo de los perros infectados madurando hasta que llegan a su corazón, donde se transforman en gusanos adultos. Estos gusanos pueden llegar a medir hasta 30cm de largo dentro del corazón, invadiendo parte del pulmón y dañando también el hígado.

¿Qué síntomas presenta un perro enfermo?

Lo síntomas que vemos en un perro enfermo son síntomas provocados por la presencia de los gusanos adultos.

Los síntomas más habituales son muy inespecíficos: cansancio, tos crónica, falta de apetito, adelgazamiento, respiración agitada o incluso ataques durante la realización de ejercicio pueden ser alguno de ellos.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene Filariosis?

Lo más importante en el caso de la Filariosis es poder realizar un diagnóstico precoz antes de que el animal desarrolle síntomas, es decir, antes de que los gusanos estén en el corazón.

Se recomienda realizar un análisis de sangre, 1 vez al año, porque un animal que ha dado negativo todos los años, si un año resulta positivo, sabemos que ha contraído la enfermedad ese mismo año, por lo que la probabilidad de llevar a cabo un tratamiento con éxito es muy alta.

¿Está enfermedad tiene tratamiento?

Sí, hay tratamiento que consiste eliminar los gusanos adultos y las larvas con las mínimas complicaciones posibles.
Es un tratamiento caro y complicado porque debemos tener al animal en reposo casi absoluto mientras los gusanos mueren a causa de los medicamentos, corriendo peligro la vida del animal.

¿Cómo puedo prevenir la filariosis?

Una vez que hemos realizado el análisis de sangre para ver que nuestro perro está sano, tenemos varias opciones para evitar que contraiga esta enfermedad:

1. Evitar que el mosquito pique a nuestro perro: ya tenemos en el mercado pipetas como Effitix ® que repelen 4 semanas los mosquitos de Filaria y Leishmania, pulgas y garrapatas.

2. Matar las larvas en caso de que el mosquito pique a nuestro perro. Esto se puede conseguir con un antiparasitario pinchado una vez al año (Guardian ®) o una pastilla una vez al mes (Milpro ®) los meses de riesgo.

La filariosis canina

Como decíamos, es importante saber que la filaria se va a instalar en el corazón de nuestro perro y que, además, se transmite por picaduras de mosquitos. La filaria en perros puede darse en todo el mundo, aunque con diferentes tasas de contagio, y se ven afectados más los perros que viven en el exterior.

El perro se infesta cuando un mosquito le pica, llevando en su boca larvas infestivas de filaria que se introducen en su cuerpo en ese momento. Las larvas son capaces de excavar en la piel y van sufriendo diferentes modificaciones hasta lllegar a la madurez. Pueden ser atajadas con varios fármacos, en función de la fase vital en la que se encuentren.

Las lombrices inmaduras llegan al torrente sanguíneo y viajan hasta acabar en una de las cavidades del corazón, el ventrículo derecho, y las arterias pulmonares, donde prosiguen su maduración. Cuando la cantidad de lombrices es muy elevada, pueden trasladarse, también, a la aurícula derecha e incluso a venas cavas y hepáticas. A través de las arterias pulmonares pueden afectar a su circulación, obstruyendo el flujo sanguíneo y formando coágulos, lo que también puede suceder tras el tratamiento.

Este trastorno se conoce con el nombre de "tromboembolismo pulmonar" y puede desembocar en insuficiencia cardíaca. Además, las lombrices cercanas a las válvulas del corazón pueden interferir en su funcionamiento, de modo que parecerá que el perro padece una enfermedad valvular. Las lombrices en las venas cavas o hepáticas son responsables del síndrome de la vena cava, causante de insuficiencia hepática que puede presentarse con ictericia, ascitis o anemia.

Aproximadamente a los seis meses de la entrada de las filarias en el perro, estas se transforman en adultas, alcanzando un tamaño de hasta 30 centímetros. Pueden vivir varios años. Las hembras generan microfilarias que también son capaces de sobrevivir durante años en el sistema circulatorio.

Si un mosquito vuelve a picar al perro puede ingerir la sangre contaminada con ellas. En el mosquito sufrirán modificaciones durante 10-15 días, dependiendo del clima, y se trasladarán a sus órganos bucales para volver a convertirse en infestivas, reiniciando así el ciclo en cuanto el mosquito pique a otro animal. Como vemos, la filariosis en perros puede tener graves consecuencias, de ahí la importancia de incidir en su prevención.

Síntomas de la filariosis canina

Las manifestaciones clínicas de la filaria en perros van a depender del número de lombrices que estén produciendo la infestación, así como del tamaño del perro. Se necesita un número mínimo de filarias para que sea visible la sintomatología. Con pocos ejemplares, el perro permanecerá sin síntomas.

Los síntomas de la filaria en perros son:

  • Cansancio
  • Falta de predisposición a la hora de realizar actividad física
  • Adelgazamiento
  • Tos
  • Respiración acelerada
  • Desmayos, especialmente ante el ejercicio
  • Los perros con afectación hepática o pulmonar pueden sufrir un colapso y la muerte

Diagnóstico de la filariasis canina

Si un perro presenta alguno de estos síntomas y se encuentra en una zona donde la filariasis es común, esta debe entrar en el diagnóstico diferencial. Es imprescindible acudir a nuestro veterinario, quien podrá detectar la presencia de filarias en la sangre utilizando varios métodos. En ocasiones hay dificultades para confirmar el diagnóstico por la cantidad de parásitos, la fase de ciclo vital en la que se encuentren, etc.

Además, puede recurrirse a la radiografía, que mostrará los daños que los parásitos han causado en corazón y pulmones, lo que permite conocer la gravedad del estado del perro. El electrocardiograma también puede aportar valiosa información, lo mismo que las analíticas de sangre, que detectan anemia, así como posibles alteraciones hepáticas o renales.

Tratamiento de la filariosis canina

El tratamiento de la filaria en perros va a depender del estado del animal y del grado de infestación, de ahí la importancia de realizar las pruebas necesarias para tener el mayor conocimiento posible de la situación clínica del perro. En función de todo ello se hace una distinción entre perros para los que se prevé elevado riesgo de tromboembolismo durante el tratamiento, como ya hemos comentado, y otros con bajo riesgo de que esta complicación se produzca. Cada uno de estos grupos presenta las siguientes características:

  • Bajo riesgo: correspondería a los perros con baja carga parasitaria y sin más lesiones. Normalmente no presenta sintomatología y no tienen otras enfermedades. La radiografía es normal y no se observan las filarias en el examen. Además, puede mantenerse en reposo durante el tratamiento, ya que este conlleva riesgos.
  • Elevado riesgo: son los perros que presentan síntomas y alteraciones en su examen radiográfico. Llegan a observarse parásitos y existen enfermedades concomitantes. No se puede limitar la actividad del perro durante el tratamiento.

En cualquier caso, el tratamiento debe administarse bajo estricto control veterinario y tener en cuenta el momento de ciclo vital de la filaria, ya que encontraremos individuos más o menos adultos en el mismo perro. Las filarias adultas suelen eliminarse de manera escalonada para intentar evitar el riesgo de tromboembolismo. Por el mismo motivo se restringe la actividad física.

Existe también la posibilidad de extraer las lombrices mediante cirugía, en algunos casos. Meses después de finalizado el tratamiento conviene volver a testar al perro para comprobar que la curación haya sido completa.

Ya hemos visto que la filaria en perros provoca importantes trastornos que pueden llegar a ser mortales y, también, las complicaciones que supone su tratamiento. Por todo ello, debe incidirse en la importancia de la prevención para evitar que nuestro perro llegue a infestarse.

En el mercado hay varios productos que se pueden utilizar para este fin. Suelen ser de aplicación mensual y comienzan a utilizarse un mes antes del período de máximo riesgo y se prolonga su uso hasta un mes después de este intervalo. Estos fármacos suelen impedir el desarrollo de las larvas.

Será nuestro veterinario quien nos oriente sobre las mejores opciones preventivas según la zona en la que vivamos. Es importante mantener las precauciones durante toda la vida del perro. En zonas con elevada presencia de filarias sería recomendable realizar un test para comprobar si el perro está infestado o no antes de comenzar la profilaxis. La prevención ideal incluiría, también, el control de los mosquitos, pues son los que transmiten los parásitos. Aunque este aspecto resulta imposible, sí podemos seguir algunas medidas preventivas como evitar los paseos a última hora de la tarde o la noche, ya que es cuando los mosquitos van a alimentarse.

Si el perro vive en el exterior es recomendable cerrarlo durante los meses de mayor riesgo de picaduras. También se pueden evitar las zonas de cría de estos mosquitos, eliminar aguas estancadas o utilizar algún producto repelente. No olvides desparasitar externa e internamente a tus perros y, si lo consideras conveniente, utilizar además un repelente de mosquitos casero para perros.

¿La filaria en perros en contagiosa?

Como hemos visto, la filaria en perros necesita la intermediación de un mosquito para desarrollarse. Esto quiere decir que un perro no puede, por sí mismo, contagiar a otro. En cambio, si se da la casualidad de que a un perro infestado le pica un mosquito y este, a su vez, pica a otro perro justo teniendo las filarias infectivas en sus órganos bucales, este segundo perro sí podría ser infectado.

En ese caso el primer perro habría funcionado como reservorio. En una situación así rara vez se produce el contagio de los seres humanos. Por todo esto es imprescindible la prevención y el tratamiento de los perros afectados, para evitar crear reservorios.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Filaria en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

¿Cuáles son los síntomas?

Uno de los problemas de esta enfermedad es que, cuando notamos síntomas en el perro, ya ha pasado mucho tiempo. Por ello, tenemos que estar siempre atentos a cualquier pequeño cambio que se produzca en su rutina o en su comportamiento. Síntomas como:

  • Falta de apetito
  • Tos suave, que parece que no se alivia
  • Cansancio
  • Malestar general
  • Aceleración de la respiración

¿Se puede tratar?

Afortunadamente, . Pero el tratamiento variará según el caso. Si se ha detectado a tiempo y sólo tiene larvas, el veterinario nos recomendará darle unas pastillas antiparasitarias y unas inyecciones para que se recupere, en caso contrario, optará por operarlo con el fin de extraerle todas las filarias.

¿Cómo prevenir la filariosis canina?

Prevenir esta enfermedad es muy sencillo: tan sólo será necesario llevar al can al veterinario para que le haga un análisis de sangre, y, si está sano, tendremos que darle una pastilla antiparasitaria al mes para evitar las infecciones parasitarias.

La filariosis canina es una enfermedad que se puede tratar. No lo dejes pasar.

Video: LA FILARIOSIS CANINA O GUSANO DEL CORAZÓN (Septiembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send