Animales

Cómo bañar a una chinchilla

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchas personas no saben sobre el baño de arena de las chinchillas, pero la realidad es que es la forma en la que estos roedores se limpian, ¡porque no se pueden mojar! Si tienes una chinchilla en casa, nunca debes bañarla con agua, ni mucho menos jabón. La alterinativa es el baño de arena, ¡y se lo dan ellas mismas! Te lo contamos.

El baño de arena de las chinchillas

El baño de arena de las chinchillas es un comportamiento totalmente instintivo, es lo que hacen en la naturaleza, en su estado salvaje. No pueden bañarse con agua porque esto podría causarles graves problemas, desde hongos hasta enfermedades como pulmonía, porque tienen un pelaje muy denso que tarda demasiado en secar.

¿Crees que un baño de arena no sirve? ¡Realmente sí, acaban superlimpias! La verdad es que la arena es excelente para absorber la suciedad y humedad de su cuerpo, además de eliminar posibles parásitos.

¿Y qué ocurre con las chinchillas domésticas? Igualmente no se pueden mojar, pero la verdad es que son animales muy limpios y rechazan mucho la suciedad. ¡Así que tendrás que permitirles que se den su baño de arena en casa! En la naturaleza suelen utilizar arena volcánica, pero hay alternativas igualmente válidas.

Preparar un baño de arena de las chinchillas en casa

Tu chinchilla necesitará limpiarse con el baño de arena un par de veces a la semana o tres como mucho, durante 15 o 20 minutos. Si vives en un ambiente muy húmedo, puedes dejar que se dé el baño a diario, pero durante menos tiempo, ¡no más de 5 minutos!

Para preparar el baño de arena, existen en las tiendas de mascotas recipientes especiales. Además, tendrás que comprar arena específica para el baño de chinchillas. ¡No utilices otro tipo de sustratos! El que está especialmente desarrollado para este fin tiene los minerales y consistencia adecuados, si usas otro podría hacerse daño o sufrir alergias, intoxicaciones… No es absolutamente necesario que compres una bañera para chinchillas, esto sí puedes sustituirlo con otro recipiente de tamaño adecuado.

¡Sólo tienes que llenar el recipiente con 2 o 3 dedos de la arena especial y tu chinchilla se revolcará hasta estar perfectamente limpia! No tienes que dejar permanentemente el baño en su jaula, sino ponérselo cada vez que le toque. Si no, ¡podría bañarse más de lo necesario! O incluso contaminarla haciendo sus necesidades dentro. Por supuesto, cada vez que vayas a ponerle el baño, debes poner arena nueva.

Los baños de arena

Las chinchillas son animales de lo más limpios y, a diferencia de otros roedores, estas no desprenden ningún tipo de olor si están limpias. Estos roedores se revuelcan en ceniza volcánica siendo salvajes pero al ser chinchillas domésticas hay que tratar de que se limpien cuando quieran proporcionándoles arena para el baño. Cuando adquieras la arena para el baño de las chinchillas en cualquier tienda de animales debes asegurarte que el producto contenga atapulguita o sepiolita, dos ingredientes necesarios para que la limpieza sea completa. Además, es importante que utilices la arena concreta porque si usas otra que no sea específica para chinchillas podrían enfermar al ingerir sin querer la arena o se les podría introducir en los ojos ocasionándoles picor.

En las tiendas de mascotas también se pueden adquirir recipientes que sirven como bañeras de arena para chinchillas. En ellas se deposita la arena y así se meterá dentro la chinchilla a rebozarse y limpiar su pelo. La arena penetra entre el pelo de las chinchillas y así se les quedará seco, desenredado y sin ningún tipo de parásito. Si no depositaras ningún tipo de recipiente en la jaula con arena, las chinchillas tratarían de limpiar su pelo revolcándose por la paja o el sustrato que utilices para el fondo de la jaula, algo que no es muy recomendable si no está al cien por cien limpio. No es absolutamente necesario comprar una de las bañeras de arena, bastaría con introducir un recipiente con unos 3 centímetros de arena para que la chinchilla pueda 'bañarse'.

Qué debes tener en cuenta para preparar el baño de arena

Para preparar el baño de arena de las chinchillas de la forma correcta, ten en cuenta algunas cosas:

  • Las chinchillas empiezan a estar más activas por la tarde, aprovecha ese tiempo para darles su baño.
  • Mientras se esté bañando, déjala tranquila y en intimidad, si no podría ponerse ansiosa.
  • Revisa sus ojos después del baño por si le ha entrado arena. Si es así, lávalos bien con suero fisiológico.
  • Si notas que le irrita la piel o las mucosas, puede que le esté dando alergia. Consulta al veterinario, quizás deberías cambiar de arena.
  • No la bañes más de lo necesario, ya que podría resecarse demasiado su piel.
  • Tampoco te quedes corto de bañarla, o su pelo quedará graso, sucio y apelmazado.
  • Recuerda: ¡nada de agua!

¿Sabías algo sobre el baño de arena de las chinchillas? ¿Creías que se bañaban con agua?

¿Cada cuanto conviene hacerlo?

Lejos de lo que se pueda pensar y como ocurre con otros tipos de roedores que en la jaula permanece todo dentro, el recipiente o bañera para la arena no debe estar dentro de la jaula todo el tiempo. Los baños de las chinchillas tienen que ser cada poco tiempo pero no de forma diaria, por lo que hay que introducirles el recipiente aproximadamente dos o tres veces por semana. Además, tampoco tiene por qué permanecer muchas horas en la jaula de la chinchilla, únicamente con unos 15 minutos sería suficiente.

Si el ambiente es húmedo las chinchillas podrán bañarse diariamente porque el pelo se les quedará algo más pegajoso y menos ligero como deben tenerlo. En este caso, si las chinchillas se bañan en arena de forma diaria deberán hacerlo únicamente durante cinco minutos. A medida que pase el tiempo que tengamos a nuestra chinchilla como mascota iremos viendo cuáles son las necesidades de nuestra mascota y cada cuanto conviene darles el baño. Si aprecias que tu mascota tiene arena en los ojos y que le produce lagrimeo conviene que se los limpies con suero fisiológico y así se eliminará cualquier resto.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la utilización de la arena. Al igual que ocurre con el sustrato que se utiliza para el fondo de la jaula, la arena puede reutilizarse puesto que solo se utiliza durante unos minutos y una vez al día. Para eliminar cualquier célula muerta que haya quedado de la piel y el pelaje de la chinchilla conviene pasar la arena por un colador y así se quedarán a un lado los restos, tanto de pelos como de necesidades. Esto solo lo puedes hacer dos o tres veces y luego se debe retirar toda la arena utilizada y cambiarla por arena limpia. El baño de las chinchillas conviene que se realice por la tarde, que es cuando empiezan a activarse. Además, es mejor dejarlas tranquilas porque les gusta hacerlo sin presión.

¿Por qué no hay que mojarlas?

Hasta este momento hemos hablado de los beneficios de la arena para el pelaje de las chinchillas y lo sencillo que es bañar a estos animales pero no hemos mencionado por qué no es bueno para estos animales mojarles con agua de manera directa. Las chinchillas tienen tal cantidad de pelo y es tan grueso que si se moja puede tardar en secarse muchísimo tiempo. Esto es un grave inconveniente porque puede generar hongos, provocarles una neumonía e incluso la muerte. En épocas de calor se puede pensar que necesitan algo de agua porque tienen mucho pelo, pero nada más lejos de la realidad. Si consideras que están pasando mucho calor empapa un paño con agua y échaselo por encima para que se refresque, pero nunca hay que echarles agua por el cuerpo.

¿Cómo se bañan las chinchillas?

A diferencia de la mayoría de seres vivos, debido a su pelaje las chinchillas no pueden bañarse con agua como cualquier otro roedor sino que se mantienen limpias gracias a los baños de arena especiales que se dan en su hábitat natural cuando estás son salvajes.

En realidad esta arena no es más que ceniza volcánica, y a pesar de que pueda parecer una contradicción, el agua más que limpiarles podría provocarles algunas enfermedades comunes y/o graves como neumonías o infecciones por hongos, ya que su pelaje es muy denso y tarda muchísimo en secarse bien. Así que incluso en los casos donde sufran golpes de calor nunca hay que bañar a las chinchillas con agua, sino que hay que empapar bien una toalla y refrescarles con ella.

A pesar de lo que muchos piensen, el baño de arena que las chinchillas toman instintivamente y muy a menudo revolcándose una y otra vez por la ceniza volcánica, es suficiente para asearse y mantener su pelaje en buenas condiciones, sin enredos y sin parásitos, ya que los finos granos de arena penetran entre sus pelos y absorben todo el exceso de humedad y/o grasa que pueda haber.

Como en la actualidad las chinchillas que tenemos son domésticas pero al igual que a sus congéneres son muy limpias y desprecian la suciedad, seguro que si tienes alguna la habrás visto revolcarse y limpiando el sustrato de sus jaula para acabar de sentirse más limpia. Y a diferencia de otros roedores como las cobayas o los hámsters, las chinchillas limpias no desprenden olores.

Para darse un baño de arena, las chinchillas domésticas no disponen de ceniza volcánica como en su hábitat natural así que debes procurarles un producto específico para estos roedores y asegurarte de que su componente principal es la atapulguita o la sepiolita. Esta arena de baño para chinchillas la podrás encontrar perfectamente en las tiendas de animales y en los centros veterinarios así que por favor, no utilices arena común o con otros componentes porque puedes causarle irritación en los ojos o incluso que la ingieran por accidente y tengan problemas digestivos.

Sólo en casos muy necesarios

Siempre se ha dicho que el baño de las chinchillas debe ser exclusivamente con arena de baño especial para ellas. Existen una serie de mitos al respecto: que no se debe hacer por que el peso del agua en el denso pelaje no podría ser soportado por la chinchilla y se aplastan los órganos, mueren en el acto por una descompensación másica, se les cae completamente el pelo, etc.

Esto no es cierto: la única razón de que se aconseje no mojarlas es por la dificultad que existe a la hora de secarlas del todo bien, ya que la humedad podría crear infecciones en la piel, una dermatitis, hongos, o causarles a una gripe o una neumonía. Simplemente por esto no debe hacerse, y si además añadimos el uso de un champú, puede ser un irritante primario de mucosas, como por ejemplo la membrana conjuntiva de los ojos. .

Cuándo bañarle con agua

En muchas ocasiones las chinchillas se escapan de sus jaulas, a veces por un breve descuido o porque simplemente aprenden a abrir la jaulas y salen. En esas ocasiones podemos haber dejado el cubo de la fregona con agua y detergente, o una jarra con agua, un florero, la tapa del váter abierta, etc. y la chinchilla se da un chapuzón.

Otros casos que ponen en riesgo su salud pueden ser el exceso de orina -que debe removerse con un trapito húmedo o recortando el pelo manchado-, una caída en un recipiente con aceite, nicotina adherida al pelo y casos de incontinencia, por lo que a veces es necesario un baño. El baño húmedo se realiza únicamente en casos en lo que sólo a base de arena es imposible que la chinchilla quede limpia, por ejemplo manchas que sean imposibles de quitar o bien si el animal se ha bañado en un sitio no muy higiénico como el agua de la fregona o la taza del váter.

La primera alternativa para remover restos de nicotina y alquitrán, manchas de pis por defensa de otra chinchilla, exceso de semen en el pelo después de la cópula o intento de cópula, es limpiar estas manchas con un trapo húmedo con agua tibia y secarla inmediatamente con una toalla, para posteriormente colocarla en el baño de arena. En caso de incontinencia, se debe recortar un poco el pelo de la zona para que no se siga manchando y prevenir infecciones.

Nos comentan Nerdy y White de Matilde's Mission que en muchas ocasiones se han visto en la necesidad de bañar a una chinchilla con agua y champú para roedores, debido a las condiciones en que vienen: pelo lleno de excrementos de otros animales, parásitos externos, grasa, etc. El primer baño con agua resulta traumático para el animal, debido a su nerviosismo y al miedo natural que le tienen al agua, pero una vez que perciben que van a estar limpias la cosa cambia, no disfrutan, pero sí se dejan.

Es importante destacar una vez mas que el baño de arena no debe ser sustituido por el baño de agua bajo ninguna circunstancia, si la chinchilla no sabe realizar su baño con arena es importante crearle el hábito.

La hora del baño

Para bañar a una chinchilla necesitaremos a dos personas, agua tibia (nunca caliente ni fría) y, preferiblemente, no usaremos champú o jabón, pero si no queda alternativa usaremos un champú para roedores sin olor fuerte (cuanto más neutro, mejor). Evitaremos las corrientes de aire cerrando la ventana y la puerta. Si es invierno, coloque un aparato para que este caliente el ambiente. Las orejas deben protegerse para que no entre agua, así como la nariz y los ojos.

Realizaremos la operación lo mas rápido y delicadamente posible, humedeciéndola, aplicando el champú (solo en casos extremamente necesarios) con masajes suaves para procurar no enredar a la chinchilla. No utilice acondicionador y enjuague bien para sacar todos los restos de jabón. Se debe usar una presión de agua media para no dañar al animal, o mejor aún, recoger el agua con una taza e irle mojando con ella para que el sonido del grifo no la asuste más. Recuerde no asustarse: no suelen ser tan bonitas mojadas como secas y se verán un poco mas débiles de lo que en realidad son, no transmita su miedo o su sorpresa a la chinchilla.

A continuación la otra persona esperará con una toalla para que, una vez terminado el baño, pueda envolverla. Se requerirán varias toallas para dejarla lo más seca posible. Una vez terminado el baño, utilice un secador de pelo a la temperatura mínima y siga secando con la toalla, puede que necesite a la otra persona para sujetar a la chinchilla. Recuerde poner el secador moviéndolo constantemente y no fijándose en una sola zona, y revise frecuentemente si el aire está caliente o demasiado frío.

Si las orejas comienzan a enrojecerse o a marcarse las venitas es que la temperatura está demasiado alta, apague el secador, continúe con la toalla y luego reanude el secado con el aparato. Cuando se tenga que hacer esto no quedan alternativas, no se admite público, necesita estar en el ambiente más tranquilo posible. Una vez seca la chinchilla, le colocaremos un baño de arena para que elimine los restos de humedad que no vemos o percibimos.

Fuente de información: Asociación Nacional de Amigos del Conejo

Respuestas

Mejor respuesta: Por sus características, las chinchillas requieren algunos cuidados especiales, al igual que tomar algunas precauciones. Si no respetamos estas sencillas pautas, nuestras mascotas no estarán nunca en un estado óptimo, y por tanto su vida será mas corta y se incrementará la posibilidad de que sufran enfermedades.

El cuidado del pelaje

El denso y suave pelo de las chinchillas, quizás su característica más sobresaliente, requiere un poco de atención por nuestra parte para mantenerse en un estado óptimo.
Lo primero que hay que saber es que nunca se debe bañar a una chinchilla. Debido a que viven (o quizás vivían sería más adecuado) en regiones de alta montaña, donde la temperatura por la noche podía descender de manera drástica, estos animales se adaptaron para mantener su pelaje en buenas condiciones sin necesidad de bañarse. Una chinchilla mojada, en esas condiciones, era una chinchilla muerta, así que estos animales recurrieron a un elemento abundante en su hábitat, que les permitía cuidar su abrigo natural sin necesidad de mojarse, y sin correr por tanto el riesgo de morir de hipotermia. Estamos hablando del polvo procedente de cenizas volcánicas que abunda en la cordillera de los Andes. La adaptación ha llegado a tal punto que el agua estropea el pelaje de las chinchillas, y los baños de polvo les resultan imprescindibles para que su pelo se mantenga suelto y esponjoso, reteniendo así la capa de aire que les es indispensable para que realice su función aislante.

¿Cómo proporcionarle un baño de polvo a nuestras chinchillas?

Lo primero que necesitamos es precisamente el polvo, y esta es, precisamente, la parte más complicada. No se puede usar cualquier tipo de material para que las chinchillas las utilicen en el mantenimiento de su capa, un tipo inadecuado de material para su baño no sólo no contribuirá al buen estado de su pelo, sino que es posible que su efecto sea el contrario. Además se corre el riesgo de causar graves problemas a las chinchillas cuando usamos elementos incorrectos. Está claro que no vamos a ir a los Andes a buscar polvo de cenizas volcánicas, la solución es utilizar arena especial, que simula las características de este polvo, en los baños de nuestras chinchillas. La arena para el baño de las chinchillas no suele ser fácil de encontrar (quizás lo más correcto sería decir que es muy difícil de encontrar). Tiene la ventaja de ser un material inerte, y que por tanto no es susceptible de caducar o estropearse si la conservamos en un lugar adecuado. Si encontramos un lugar donde vendan la arena para baños, y no está precisamente cerca de nuestro domicilio, es conveniente hacerse con una buena provisión. Hay quién se arriesga en emplear sucedáneos con mayor o menor éxito. Quizás el más empleado sea la harina de maíz. Tiene la ventaja de que aun cuando el animal ingiera una pequeña cantidad no le resultará nociva. El otro elemento que a veces se usa es la arena para gatos triturada hasta reducirla a polvo. Tanto criadores como en general los propietarios están de acuerdo en recomendar que no se use otra cosa que arena específica para los baños de las chinchillas, así que es más que recomendable esforzarse por encontrarla.
Una vez hayamos conseguido arena para el baño, necesitaremos un recipiente. Nos valdrá cualquiera en el que nuestra mascota pueda moverse con libertad, y que tenga una profundidad tal que permita añadir arena hasta una altura de 5 cm. y que todavía dispongamos de un borde lo suficientemente alto como para que la chinchilla en su éxtasis no nos llene la casa de arena. Es preferible que la bandeja que empleemos sea de un material resistente y que nos permita su desinfección. También es recomendable que el recipiente sea pesado para evitar vuelcos accidentales.
La bandeja ha de poderse introducir a través de la portilla de la jaula sin problemas, de ahí la necesidad de puertas de tamaño adecuado (grandes) en las jaulas de chinchillas.
Se ha de permitir a las chinchillas que usen el baño de arena durante 5 ó 10 minutos. N este tiempo nuestra mascota tendrá tiempo más que de sobra para darse un relajante baño de polvo y no se le pasará por la cabeza usar la bandeja para otras cosas. La mayoría de los animales a los que les gusta darse baños de polvo orinan en la bandeja al terminar de usarla, pero se ha comprobado que si permanece durante más tiempo del indispensable en el interior de la jaula puede pasar a convertirse en el retrete particular de las chinchillas. La frecuencia del baño variara según los animales, la humedad atmosférica. En general suele ser suficiente con un baño cada dos o tres días, pero hay una serie de signos que nos pueden ayudar a determinar si nos quedamos cortos o nos pasamos. Si el pelo de nuestra chinchilla se muestra mate, apelmazado o húmedo, es necesario que incrementemos la frecuencia de los baños de arena. Si por el contrario nuestra mascota se rasca constantemente sin razón aparente, su piel se está secando en exceso por el abuso de los baños de polvo, y tendremos que reducir su frecuencia.
Después de cada uso habrá que retirar la arena que se haya manchado con orina y / o deyecciones. Si a una chinchilla no se la ha dejado bañarse durante algunas semanas tardará en volverse a acostumbrar a usar la bandeja para el baño.
El mejor momento para proporcionar a nuestras chinchillas su baño es por la mañana pronto, tras su periodo de actividad nocturna. Es preferible que cada animal cuente con su propia bandeja de baño para evitar en la medida de lo posible la transmisión de enfermedades contagiosas.
Es recomendable que cada 2 o 3 meses se vacíe y desinfecte la bandeja para el baño de cada chinchilla.

Las chinchillas mudan por completo su pelo cada tres meses aproximadamente, empiezan por la cabeza y terminan por la cola. Una manera efectiva de disminuir la cantidad de pelo que nuestra chinchilla suelta por la casa y en su jaula, es someterla a un cepillado diario. Para ello emplearemos en primer lugar un peine de púas gruesas y separadas. Cepillaremos siempre de cola hacia cabeza. Una vez que hayamos terminado con el peine de púas gruesas procederemos a realizar una segunda pasada con un peine de púas finas, siempre siguiendo el mismo sentido. No es necesario peinar la región ventral de las chinchillas. El mejor momento para peinar a nuestra mascota es antes del baño de arena. La arena penetrará mejor, el baño se ensuciará menos y los resultados para el pelaje serán mejores

El baño de arena para chinchillas

Como limpiarse con un baño de arena es un comportamiento natural e instintivo para estos roedores, es necesario proporcionárselo como mínimo unas 2 o 3 veces por semana y con una duración de 15 o 20 minutos como máximo, aunque también pueden bañarse cada día si el ambiente es muy húmedo pero solo durante 5 minutos. Cuanto más húmedo sea el ambiente donde tengamos a nuestra chinchilla, más frecuentemente tendrá que darse un baño de arena para que mantenga su pelaje limpio y brillante, y no sucio ni apelmazado.

Para el baño de arena de las chinchillas existen unos recipientes o bañeras especiales que venden en las tiendas de animales para que los utilices junto con la arena para baño específica. Pero en realidad no tienes porqué comprar esas bañeras ya que es suficiente con que prepares un recipiente con una capa de arena de entre 3 y 5 cm para que cubra el fondo y donde tu chinchilla pueda revolcarse cómodamente, así que todo depende de su tamaño. Pero no debes dejárselo siempre a su disposición sino que tienes que quitárselo una vez acabe porque sino podría usar ese recipiente o bañera especial para hacer sus necesidades.

Lo que sí puedes hacer es reutilizar la arena varias veces colándola por un tamiz o colador adecuado cada vez que tu chinchilla se haya bañado, para así eliminar la piel muerta que haya quedado o los posibles restos de orina, etc. Eso sí, una vez a la semana tendrás que cambiar la arena de baño para chinchillas por completo y colocar una capa nueva, para mantener a tu roedor bien cuidado y sin riesgos de problemas en la piel..

Cosas a tener en cuenta para el baño de arena

Para el baño de arena de las chinchillas es recomendable tener en cuenta una serie de cosas que nos facilitarán el proceso y nos evitarán riegos innecesarios como:

  • Es mejor bañar a las chinchillas por la tarde que es cuando empiezan a estar más activas.
  • No las molestes ni estés muy cerca cuando se den su baño de arena porque estos roedores son reservados y es mejor que estén tranquilos y no estresados.
  • Procura revisarles los ojos siempre que acaben de bañarse con arena por si se les ha quedado algún resto dentro y tienen los ojos irritados o llorosos. En este caso, lávaselos con suero fisiológico.
  • Si observas que tu chinchilla estornuda mucho o que se le ha irritado alguna parte del cuerpo con ese polvo de arena quizás debas comprárselo de otra marca para que no tenga esa reacción. Si aún así los problemas persisten, acude a tu veterinario.
  • No hay que bañar con arena a tu mascota en exceso porque podría resercársele la piel.
  • Pero tampoco hay que bañar a las chinchillas poco porque podría acumular humedad en su pelaje y estaría apelmazado, encrespado y poco brillante.

Con todo esto, lo último que hay que saber es que los baños de arena para las chinchillas son imprescindibles, ya que es un comportamiento que les viene por naturaleza, además les encanta, y si no lo hacen pueden enfermarse e incluso llegar a deprimirse. Así que cuida bien tu chinchilla con estos baños, una buena alimentación y un poco de ejercicio para que esté sana y feliz a tu lado.

Si deseas leer más artículos parecidos a El baño de arena de las chinchillas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de la piel.

Pin
Send
Share
Send
Send