Animales

Cómo entender los gestos del gato

Pin
Send
Share
Send
Send


En cuanto entiendas los aspectos básicos del comportamiento de tu gato, podrás interpretar rápidamente cómo se siente. Si estás intentando entender el comportamiento de tu gato, ¡nuestra guía te explicará todo lo que necesitas saber para hablar el idioma de los gatos!

Así es como pasará tu gato la mayor parte de sus horas de vigilia y es una parte fundamental del lenguaje felino: relajado, contento y cómodo en un entorno familiar. Debe mirar como si estuviera satisfecho de ver la vida pasar.

Signos neutros

Si está acostado, puede estar estirado, acurrucado formando una bola, o descansando con la cabeza levantada y las patas pulcramente recogidas bajo el cuerpo.

Sus ojos parpadearán suavemente o estarán semicerrados.

Las orejas se relajarán, manteniéndose despreocupadamente en posición vertical y hacia adelante, aunque girarán hacia los lados independientemente si el gato escucha algo a su alrededor.

También los bigotes se relajan, alejándose de las mejillas, dando la sensación de una sonrisa.

El cuerpo mantiene una postura elegante y relajada, sin ninguna tensión que sugiera que está a punto de entrar en acción.

Puede parecer gracioso y esponjoso, pero desde su nacimiento tu gato está diseñado para ser un excelente cazador: puede acechar y capturar fácilmente a su presa, y es capaz de concentrarse al 100% en su objetivo. Si tu gato se concentra en un objeto pequeño que se mueve, o en algo nuevo a su alrededor, notarás que su lenguaje corporal cambia a medida que intenta decidir cuál es la mejor respuesta a ese estímulo.

Signos de atención

Los ojos se abren y las pupilas se contraen.

Las orejas y los bigotes se dirigen hacia adelante, con el cuerpo inclinado hacia el centro de su atención.

El cuerpo se agachará al acechar, con las patas traseras replegadas bajo el cuerpo.

El lenguaje de la cola de tu gato mostrará atención manteniéndose baja detrás de él. La punta de la cola, así como los cuartos traseros, pueden moverse espasmódicamente a medida que se prepara para atacar.

Si el objeto de su atención eres tú, por ejemplo, si está intentando conseguir comida o mimos, podría frotarse contra ti con la cola en posición vertical, pero no te dejes engañar: ¡sigue concentrado en su objetivo!

Un gato feliz es fácil de reconocer: vas a entender su lenguaje corporal fácilmente. Éste es el estado en que preferirás que tu gato pase la mayor parte del tiempo, ya que es el estado perfecto para disfrutar de un buen momento juntos.

Síntomas de felicidad

Si está sentado, estará relajado y en posición vertical, con las orejas orientadas hacia arriba y adelante pero relajadas, orientándolas a veces suavemente hacia sonidos conocidos, como las voces de tu familia.

Si está acostado, puede tener las patas recogidas bajo el cuerpo, o estirarse sobre un costado o incluso sobre la espalda con las patas extendidas hacia afuera, lo que indica que es completamente feliz.

Puede dormitar con los ojos cerrados o semiabiertos, o parecer que le pesan los párpados, casi como si estuviera soñando despierto a veces. Si parpadea muy lentamente, intenta parpadear también tú lentamente para demostrarle que estás relajado: este comportamiento de imitación es un medio fantástico de reforzar el vínculo con tu gato.

Los bigotes se relajarán y la cola permanecerá quieta (o vertical con una ligera curvatura si te está saludando).

Si lo acaricias, puede cerrar los ojos de satisfacción y empezará a ronronear suavemente..

Los gatos son muy sensibles, sobre todo a los cambios. A los gatos puede llevarles algún tiempo adaptarse a los cambios inesperados, por lo que aprender a reconocer sus síntomas de ansiedad te servirá para ayudarle a relajarse. Cuanto antes reconozcas los signos del lenguaje corporal de tu gato, antes podrás darle una caricia tranquilizadora cuando se acerque en busca de confianza y atención. Dale a tu gato 2 o 3 días después de cualquier gran cambio para acostumbrarse a él y volver a la normalidad.

Signos de ansiedad

Los ojos del gato estarán abiertos sin parpadear, con las pupilas dilatadas en forma oval o circular.

Las orejas pueden moverse desde su posición delantera relajada en busca de información, girando independientemente cada una de ellas. Si el gato está muy ansioso, puede incluso abatir la cabeza hacia atrás.

Empezará a agachar la cabeza, con los bigotes retirados hacia atrás para parecer pequeño e inofensivo, o incluso los moverá hacia adelante en alerta.

A medida que aumente su ansiedad, el gato empezará a encogerse, o arqueará la espalda preparándose para correr.

El lenguaje de la cola del gato es muy importante: puede tenerla quieta o mover lentamente la punta de un lado a otro, lo cual es síntoma de ansiedad.

El comportamiento de un gato ansioso puede ser sutil, pero cuando está asustado no deja lugar a dudas: si tiene miedo de algo como un ruido fuerte, tu gato no se tranquilizará con una caricia y es probable que incluso su capricho favorito no dé resultado. Su lenguaje corporal te indicará que está aterrado, y sólo volverá a la normalidad cuando se sienta seguro. Intenta no moverte bruscamente para ir a tranquilizarle, ya que podría interpretarlo como otra amenaza. En lugar de eso, si es posible elimina todo aquello que pueda estar asustándolo y espera a que se calme.

Si tu gato muestra este comportamiento con frecuencia, será conveniente que consultes a tu veterinario para que te remita al especialista adecuado.

Síntomas de miedo

Las orejas del gato se replegarán hacia atrás y la cabeza puede descender con la mirada dirigida hacia arriba.

Puede salir corriendo o, si no es posible, permanecerá de pie o en cuclillas muy quieto.

Los ojos estarán muy abiertos con las pupilas completamente dilatadas y los bigotes replegados o erizados.

Pueden sisear o escupir a las amenazas cercanas, gruñir o dar zarpazos.

Algunos gatos estiran las patas delanteras para parecer más altos o arquean la espalda y erizan el pelo para parecer más grandes.

La cola puede permanecer bajo el cuerpo o moverse rápidamente de un lado a otro.

Cola de los gatos

La cola es una parte del cuerpo que nos puede decir mucho sobre cómo está de ánimo nuestro amigo: si la tiene hacia arriba y la mueve de un lado a otro lentamente, es porque está contento, en cambio, si la tiene baja es porque ha perdido el interés. Pero aún hay más: si la tiene baja y además va dando golpecitos contra el suelo, o mueve sólo la punta de su cola, es porque se siente tenso o incómodo.

Ojos de los gatos

Si tu gato está solicitando mimos verás que tiene los ojos un poco entrecerrados, pero si los tiene bien abiertos, con la mirada fija y además tiene el pelo erizado y/o muestra los dientes, te recomiendo que lo dejes tranquilo en la habitación con la puerta abierta ya que se siente muy enfadado y podría hacerte daño.

Por otra parte, si los tiene abiertos con las orejas en posición relajada, es porque simplemente está observando lo que hay a su alrededor.

Esperamos haberte ayudado a entender los gestos de tu peludo 🙂 .

Pin
Send
Share
Send
Send