Animales

Consejos para elegir la raza de tu primer gato

Pin
Send
Share
Send
Send


El buen amigo gato no es capaz, por más que lo intentemos, de realizar ciertas funciones que han encumbrado durante largos años al perro: no defiende el territorio de su amo, no le protege de los posibles amigos de lo ajeno, no es utilizado como guía de invidentes, no detecta explosivos… ¿Cuál es entonces la razón para que el número de gatos en nuestros hogares vaya en aumento?, ¿por qué esta superando en número, de forma lenta pero segura, al perro?

El gato cumple varios e importantes requisitos para adjudicarse el título de “mascota ideal de nuestra sociedad”: no tenemos que sacarlo a pasear, puede pasar mucho tiempo solo en casa, es un animal extremadamente limpio, tiene un tamaño adecuado a todo tipo de viviendas… en definitiva, es un animal “cómodo”.

Estamos ante un animal de compañía que podríamos calificar como “de primera elección”…. Es posible… pero aparte de lo comentado debemos tener presente su independencia y especiales características : le encantan los ejercicios gimnásticos en las cortinas, mordisquea nuestras más apreciadas plantas, deambula entre nuestras exclusivas figuritas… aunque es sin duda el animal con mayor capacidad de “engatusarnos”, debemos tener muy presentes los siguientes puntos antes de su adquisición.

DONDE ADQUIRIRLO

En la elección de los gatos solemos ser menos exclusivistas que en la elección de un perro. Es frecuente que el nuevo propietario de un gato se decida por un “gato callejero”, o más finamente un “gato común Europeo”. Aunque las posibilidades de adquisición son las mismas que para los perros, debemos valorar sus pros y contras:

Criador: es siempre la mejor opción si nos hemos decidido por un animal de raza, el animal no padece el tránsito, en muchos casos innecesario, del paso por una tienda. Los criadores de gatos suelen tener a sus gatitos para la venta en un entorno familiar más que aceptable. A pesar de todo siempre debemos asesorarnos por un veterinario de confianza que asegure el buen estado del animal, sus vacunaciones y desparasitaciones en regla… es fundamental exigir una factura de compra y todas las garantías sanitarias posibles. El pedigrí (o su resguardo) debe acompañar al animal en el momento de la compra.

– Tienda: siempre existen excepciones… pero debemos evitar la compra en tiendas que no ofrezcan una correcta higiene a los animales ni a su entorno. Si nos decidimos por esta opción, también es recomendable el asesoramiento por un veterinario ajeno a la tienda. Casi todos los negocios de venta de animales suelen disponer de un veterinario en las dependencias, si no es así, deben estar supervisados por un veterinario para cumplir con la legislación actual (condición indispensable para la obtención de certificación de núcleo zoológico). Aunque no debería suceder, el veterinario del establecimiento puede estar influído por su especial trabajo… y es por ello conveniente que acudamos a realizar la compra, o esta sea supervisada por un veterinario ajeno al negocio.

– Particular: muchos gatos se venden al gran público por personas “anónimas”, personajes que no pagan impuestos, que no están dados de alta como autónomos, que no pagan un alquiler para su negocio, que no ofrecen ningún tipo de garantía, y que por supuesto jamás nos facilitarán la imprescindible factura. Puede que los animales que nos ofrezcan sean preciosos, estén sanísimos y super cuidados… pero… si pasa lo contrario… ¿a quién reclamamos?.

– Protectoras: una gran opción, estos animales suelen estar vacunados, desparasitados… Si elegimos esta vía estamos permitiendo que un animal que está en la calle ocupe el lugar del que acabamos de adoptar. Una interesante opción.

LA EDAD ADECUADA

Lo más adecuado sería responsabilizarnos de un animal que ha disfrutado de la sanísima alimentación que le proporciona su madre y de la imprescindible compañía que le proporcionan sus hermanos de camada. La edad ideal se sitúa entre el destete (25 – 30 días) y los tres meses. En este tramo, el cachorro es muy receptivo y adquiere los hábitos sociales de su nuevo entorno con facil >socialización con su nuevo entorno y su nueva familia se realiza de forma sencilla si cumplimos con estas fechas, esto no quiere decir que no podamos elegir animales de mayor edad e incluso animales adultos, lo que debemos tener presente es que en estos casos el aprendizaje será más lento y demandará mayor paciencia por nuestra parte. Para centrar un poco más, diremos que el nuevo animal no debe adquirirse con menos de cuarenta y cinco días de edad.

DE RAZA… O CALLEJERO

Aunque la extensa variedad de razas de gatos no sean tan conoc >comportamiento más o menos defin > precio , si estamos dispuestos a pagar lo que cuesta un animal de raza… ¡adelante!, pero no olvidemos la opción del maravilloso callejero. En este tipo de elección es difícil aportar datos: no es algo tan simple como elegir un gato, estamos eligiendo nuestro gato.

MACHO O HEMBRA

Las hembras suelen ser mas dóciles y cariñosas, presentan con menor frecuencia la innata necesidad de los machos por el vagabundeo. Entre las desventajas están los celos: durante estos períodos podemos disfrutar de espeluznantes quejidos y debemos actuar evitando que algún apuesto varón provoque una no deseada explosión demográfica. Son más propensas a desarreglos hormonales y padecen con cierta frecuencia tumores de mama.
Los machos son más independientes, tienden al vagabundeo como excepcional método de relación y conocimiento de congéneres de ambos sexos, marcan el territorio cuando detectan hembras en celo…
La mayoría de los problemas mencionados, en ambos casos, suelen solucionarse de forma cómoda y efectiva mediante la esterilización.

PELO LARGO O PELO CORTO

Para contestar este punto debemos tener muy presente el tiempo que podremos dedicar a nuestro gato, si no vamos a disponer del tiempo suficiente deberíamos decidirnos por un animal de pelo corto. El pelo largo es indudablemente más atractivo, quizás más bello… pero… ¡¡da un trabajo!!

CUAL ELEGIR

Hemos insistido en la conveniencia de la ayuda de un veterinario independiente para la elección de nuestro nuevo amigo. Si esto no es posible, debemos observar los siguientes puntos:

-Animal despierto, atento, interesado por lo que sucede en su entorno.
-Buen estado de nutrición, cuerpo compacto.
-Pelo suave y sin caspa.
-Ojos brillantes, limpios, sin legañas.
-Oídos sin secreciones ni suciedad.
-Zona que rodea el ano sin restos de heces (descartar diarreas).
-Dientes limpios y encías sonrosadas.
-Extremidades rectas, con correcto apoyo. No deben presentar deformaciones ni abultamientos.

A pesar de todos estos datos será imprescindible la visita a nuestro veterinario de forma inmediata. También debemos insistir en la conveniencia de la factura de compra y la petición de posibles garantías sanitarias… ¡por escrito!

La raza del gato

Informarse sobre las distintas especies será de cierta importancia antes de elegir cual de todos queremos. Lo positivo de buscar información sobre las distintas especies de gatos es que podremos conocer todo sobre su estilo de vida o costumbres, algo que nos podrá ser de ayuda para averiguar los diferentes cuidados que dar a estos animales.

Hay que tener en cuenta que elegir un gato de raza no implica que sea compatible con los miembros que conforman la familia. Además, estos gatos tienen más probabilidades de contraer enfermedades y ser mucho más caros, como son el Gato Noruego del Bosque, el Curl Americano o el Gato de Bengala. La ventaja principal de los gatos de raza es que se puede conseguir mucha más información acerca de ellos y hacerse una idea de cómo serán una vez alcanzada la madurez.

Por otro lado existen los gatos cruzados, los cuales son una mezcla entre dos o más razas. Esto puede que nos provoque unos cuantos insomnios al no saber de manera exacta como va a ser el comportamiento de nuestro compañero, las distintas enfermedades a las que es más vulnerable. pero la realidad es que todo gato termina por ser impredecible sea de la raza que sea. El precio de estos gatos es inferior a los de raza, pero puede seguir suponiendo un coste económico elevado.

Finalmente tenemos a lo que comúnmente se llama 'gatos callejeros' y entre sus mayores cualidades destacan por ser mucho más asequibles, tener una salud fortalecida y un carácter amigable. Este tipo es para alguien a quien no le importen las características del animal y deja constancia del carácter altruista del futuro dueño.

¿Por qué hemos elegido esta mascota?

La pregunta puede variar mucho en sus respuestas dependiendo de las diferentes personas a las que preguntemos y va a ser muy importante a la hora de elegir la edad del animal. Por ejemplo, si es una mascota para una persona de edad avanzada la mejor elección sería un gato adulto ya que tienden a ser mucho más tranquilos. Sin embargo, si lo que queremos es un gato activo y sociable porque en la casa hay niños lo mejor sería un gatito, por mucha más atención que necesite.

Otra ventaja de elegir un gatito es que podrás educarlo desde pequeño, pues aun no tiene un carácter definido como podría ser el caso de un gato adulto, para el cual nos haría falta mucha más paciencia y cariño si queremos obtener un cambio en su forma de ser. También tenemos una opción intermedia que es la de elegir un gato joven, que requiere menos atenciones que uno adulto o bebé y no se va a necesitar emplear tanto tiempo en la educación de este ya que su carácter no está del todo formado y puede ser más moldeable que en el caso de uno adulto.

¿Qué sexo escoger?

Tras la elección de la edad de la mascota llega otra incógnita para nosotros: ¿Macho o hembra? Las diferencias entre estos son claras, mientras que los machos suelen ser más agresivos, las hembras son más dóciles y cariñosas, aunque esto no implica que sea así siempre ya que depende mucho de la personalidad del animal.

Un aspecto negativo a tener en cuenta es que las hembras suelen ser mucho más celosas y propensas a tener cáncer de mama y a sufrir cambios hormonales. En cambio, los machos son más independientes, aunque marcan su territorio mediante la orina, algo que se puede eliminar al optar por la esterilización del animal.

El estilo de vida del dueño puede afectar al gato

Pongamos el ejemplo de una persona adulta que trabaja durante todo el día y llega a casa por la tarde noche, para esa persona no sería recomendable tener a un gato pequeño que necesitase cuidados continuos o por otro lado alguna raza de gato que fuese cariñosa: lo ideal en este caso sería un gato que fuese totalmente independiente, sin llegar a ser arisco.

El tipo de vivienda en el que va a estar el gato también es de vital importancia. En un piso el gato va a tener una menor independencia, pero va a estar más controlado y vigilado por parte de su amo. Por el contrario, en el caso de vivir en una casa baja con jardín sería recomendable vacunar y esterilizar a nuestro amiguito, ya que va a tener una mayor independencia al poder salir de la casa y relacionarse con otros gatos, que pueden tener efectos negativos sobre nuestra mascota.

¿Compatibilidad entre mascotas?

Hay que tener en cuenta la idea de futuro que tenemos antes de adoptar o comprar un gato. ¿Queremos adoptar más gatos en el futuro o mejor preferimos escoger esta vez un perro? Esto condicionará la forma de ser de nuestro primer gato, ya que hay razas de gato que no se llevan bien con otros animales y razas a las que no les gusta tener un nuevo compañero, aunque sea otro felino.

En el caso de que ya tengamos un gato y queramos otro, vamos a tener que asegurarnos de que el primero aceptará la compañía de un segundo. Si este gato ha estado solo durante muchos años, posiblemente aparezcan los celos. En cambio, si ya ha convivido con otros gatos o está acostumbrado a la compañía de otros no le va a costar mucho aceptar la llegada de un nuevo compañero.

El siguiente paso a seguir una vez que sabemos que nuestro primer compañero va a llevarse bien con el nuevo miembro es elegir uno que sea lo más compatible posible con el que ya tenemos, para que no surjan conflictos respeto al territorio. Tendremos que pensar que elegir un nuevo gato, y compañero de juegos para nuestra mascota, va a ser como elegir una pareja para nosotros: vamos a querer a alguien que sea lo más compatible a nosotros.

Pero, ¿Qué pasa si nuestro animal inicial es un perro? ¿Debemos de descartar la opción de llevar a casa un gato? La respuesta es no. Al igual que con el caso anterior, aquí también debemos de asegurarnos de que el perro va a aprobar la compañía de un nuevo compañero. Una opción para saber si esto pasaría o no sería llevar a nuestro perro al lugar de donde se vaya a adoptar o comprar al gato y ver como reacciona este ante los otros. Indiferentemente, esto no es muy fiable porque el perro puede sentir que se encuentra en una situación de presión y reaccionar ladrando o gruñendo. Como se ha dicho en otras ocasiones, el carácter de los animales es muy diferente y variable y, aunque al principio el perro pueda mostrarse más reacio a su nuevo amigo, esto puede cambiar haciendo que lleguen a ser grande compañeros de juegos.

En conclusión, para elegir a nuestra mascota debemos de tener en cuenta su estilo de vida y el nuestro, las costumbres y manían de las diferentes razas, la manera en la que se va a comportar con los humanos y con otros animales y posibles antecedentes de enfermedades. Si ya has tenido en cuenta todas estas recomendaciones es hora de que salgas y elijas a tu compañero de vida para que te colme de cariños y entretenimiento. ¡Mucha suerte!

Pensar en nuestra disponibilidad, elegir el animal que mГЎs nos represente y revisar el presupuesto, claves para acertar a la hora de elegir nuestro animal domГ©stico

A las puertas del verano, hay muchos que se animan a comprar o adoptar una mascota. No obstante, el cu >

1. Elige según tu disponibilidad. Cuenta las horas al día que tienes libres y considera las atenciones que necesita tu mascota. Según apunta Ayose Melián, veterinario de Palmitos Park, una de las reservas naturales propiedad del Grupo Aspro, en Gran Canaria, “un gato exige menos dedicación que un perro, y aún menos las tortugas, los hámsters o los periquitos”.

2. Escoge la que mejor te represente. Tu mascota proyecta una imagen de ti mismo. Inclínate por la que mejor vaya con tu forma de ser y tu estilo de vida. “Las personas más activas que buscan planes para salir de casa suelen disfrutar más de los perros, mientras que las personas tranquilas e independientes encajan mejor con las costumbres de los gatos”, apunta Melián.

3. Mide su espacio. Los animales necesitan un lugar donde vivir que se asemeje lo más posible a su hábitat natural. Asegúrate de que tu nuevo compañero tendrá un hueco donde dormir, comer, jugar… Así podrá crecer sano y feliz, y podrás disfrutarlo mucho más.

4. Revisa tu presupuesto. La alimentación de tu mascota, sus cuidados sanitarios, su cuna… Todo esto cuesta un dinero, que puede variar mucho en función del animal. Según los últimos estudios, las familias españolas invierten una media de 1.500 euros al año en su mascota. Echa un vistazo a los precios antes de decidirte y evitarás sustos.

5. Piensa en tus necesidades. Para Candelaria González, veterinaria de Jungle Park, reserva natural del Grupo Aspro en Tenerife, “Cada tipo de mascota satisface mejor unas necesidades específicas. Por ejemplo, los perros pueden aportar seguridad, o el movimiento de los peces es ideal para relajar a los niños”

6. Déjate aconsejar. En España, seis de cada diez hogares tienen al menos una mascota, lo que suma unos 20 millones de animales de compañía. Seguro que algún amigo tuyo tiene uno… Déjate aconsejar por sus experiencias y descubre lo fácil que es conocer gente gracias a las mascotas.

7. Busca la opinión profesional. Para dudas más complejas o específicas, no te olvides de que los veterinarios son la mejor solución. En España hay unos 4.700 centros, y casi 9.000 profesionales en salud animal. Te darán toda la información que necesitas, y te aconsejarán como buenos amantes de las mascotas.

8. Aprende de responsabilidades. Patrici Bultó, biólogo de L’Aquàrium de Barcelona, destaca que “una mascota es una excelente lección de responsabilidad, especialmente para los más pequeños”. “Conviene hacerlos entender que un animal no es un juguete y su cuidado exigirá sacrificios”, añade Bultó.

9. Convence a tu entorno. Es mucho mejor si toda la familia y amigos adoptan al nuevo miembro con cariño y dedicación. “Tener un animal en casa une a padres e hijos” —afirma Gloria Fernández, veterinaria del zoo marino de Grupo Aspro Marineland Mallorca—. Jordi Aguiló, veterinario de Aqualeon, safari del grupo en Tarragona, añade además que “favorece las activ >

10. Disfruta. Asume la elección de una mascota con toda la ilusión que aporta introducir a un nuevo amigo en tu vida. Disfruta de cada nuevo dato que descubres sobre la vida de tu animal, sumérgete en su mundo y haz todo lo posible para que sea feliz. Según Juan Salvador Silva, veterinario de Marineland Catalunya, “el mismo proceso para elegir mascota es instructivo y divertido, no sólo porque se aprende mucho por el camino, sino porque después de elegir bien descubres la alegría que te contagia el animal”.

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.

La importancia del comportamiento

Según los estudios realizados, no son pocas las conductas del individuo que se desarrollan durante la gestación directamente influidas por el comportamiento de la madre. Por ello, siempre que sea posible es muy adecuado conocer en qué condiciones ha vivido ella durante esa fase, si bien esto no es determinante en tanto el período que va desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad es el que va a marcar principalmente al gatito para el futuro.

Es en la primera parte de este período de su vida cuando se produce la socialización (entre la segunda y la séptima semana de vida), clave a la hora de que el gatito sea más o menos sociable, es decir, que acepte con naturalidad la presencia de otros animales y de los seres humanos, así como el resto de estímulos que le llegan del exterior. Por ello, es muy importante asegurarse de que el gatito no ha sido separado de su madre y hermanos durante ese tiempo. Aun así, todo ser vivo es susceptible de verse influido por el entorno en el que vive a lo largo de toda su vida, así que un gato puede cambiar su conducta debido al trato que reciba, tanto para bien como para mal, independientemente de la edad que tenga..

La importancia del sexo

Una vez que ya sabemos la edad del gato que vamos a elegir, llega el momento de decidirse por un macho o una hembra. La diferencia fundamental está en que cuando sean adultos los machos pueden y suelen marcar el territorio, es decir, nuestra casa (lo que produce un olor muy intenso), por su parte, las hembras tendrán celos periódicos, en ocasiones acompañados de maullidos muy sonoros.

Debemos destacar que es completamente errónea la opinión de que un gato debe reproducirse para llegar “a realizarse” o para que su salud no se vea mermada. El animal no tiene una escala de valores como la humana y está demostrado que su salud se ve perjudicada a largo plazo cuando no es esterilizado quirúrgicamente. A este respecto, hoy día la esterilización quirúrgica de ambos sexos es una práctica veterinaria con unos beneficios muy bien contrastados, entre los que está la inhibición tanto de los celos como del impulso de marcaje, por lo que el sexo del ejemplar puede pasar a un segundo plano en el momento de la decisión. Asimismo, los beneficios de la esterilización quirúrgica no solo afectan al comportamiento del gato, sino también a su salud, ya que aumenta su esperanza de vida al disminuir el riesgo de padecer determinadas enfermedades. Lo único que se debe tener muy en cuenta tras la esterilización quirúrgica es que las necesidades nutricionales cambian y se debe dar un alimento adaptado a estos requerimientos nuevos.

Así que, ¿cómo elijo a mi gato?

Tomemos el caso de que decidan visitar una protectora para darle una mejor vida a aquellos animales que no han tenido la misma suerte que otros. Allí encontraréis todo tipo de personalidades distintas al igual que razas.

Algunos expertos en la materia recomiendan jugar con todos los gatos al mismo tiempo, esto se debe a que es mejor conocer a un felino por su comportamiento a verlo desde una jaula. Mientras estés con ellos, debes ver sus temperamentos, su forma de juego y cómo se relacionan con otros gatos y contigo, por supuesto.

Si tienes algún niño en casa, os recomendamos llevarlo a visitar el refugio también y aplicar la misma estrategia. Todo esto lo hacemos con la finalidad de encontrar al felino que más afinidad tenga con nosotros. Y nosotros con él.

Si en este encuentro no descubres aquella afinidad, ¡pues a intentarlo en otro refugio o pásate el mes que viene! Nunca os dijimos que el proceso sería sencillo, pero sí muy emocionante.

Al igual que cuando viene un bebé, la llegada de un felino cambia nuestras vidas e implica adaptarse a ello.

Pues el proceso es casi el mismo, pero en vez de ir a las protectoras debes de ir a un criador que sea de confianza y responsable, jamás a una granja de animales. Por toda España puedes encontrar sitios especializados en cada raza particular que os garantizarán que están libres de enfermedades y saludables.

No elijas solo por el aspecto: un gato podrá ser muy lindo en el exterior, pero recuerda que hablamos de un acompañante en tu vida. Lo mejor es estar seguro de los temperamentos probables que la raza pueda presentar, así que os toca investigar un poco más a fondo en este punto.

Y al igual que en un refugio, trata de jugar con todos los gatos al mismo tiempo. Como ya dijimos, el objetivo es encontrar aquél felino que nos mueva el corazón y sea ideal para nuestro núcleo familiar.

Tengo un perro: ¿está bien adoptar un gato?

La amistad entre gatos y perros es más común de lo que crees, así que no desesperes tanto en esta situación. Lo que sí debes tener en cuenta es si tu perro está preparado para tener un gato a su lado.

El comportamiento de tu can debe ser el apropiado para tener un felino en casa, ya que ellos serán los mejores compañeros de tu familia para toda la vida. Así que por esta razón no queremos que estés tras de sí todo el tiempo correteando como Garfield y Odie

Así que vuestro perro debe saber convivir no solo entre humanos, sino también entre otras mascotas. Y por supuesto, tampoco debéis lanzar el gato a vuestra estancia de un solo golpe, debéis de seguir el proceso de llevar un gato a un hogar nuevo.

Video: Cómo elegir un gato (Septiembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send