Animales

DiagnГіstico, tratamiento y prevenciГіn de la panleucopenia felina

Pin
Send
Share
Send
Send


El conocido como parvovirus felino es un virus que provoca la panleucopenia felina. Esta enfermedad es bastante grave y si no se trata puede acabar con la vida de tu gato en poco tiempo. Afecta a gatos de todas las edades y es muy contagiosa.

Es importante conocer los síntomas y sobre todo proteger a tu gato con la vacunación, puesto que es el único método de prevención. Gatitos muy pequeños o sin vacunar deben evitar el contacto con otros gatos hasta que tengan todas sus vacunas puestas con la finalidad de no contagiarse de ninguna de las enfermedades más comunes en gatos.

En este artículo de ExpertoAnimal te contaremos todo sobre el parvovirus felino, para que puedas reconocer los síntomas y actuar correctamente ante una infección.

¿Qué es el parvovirus felino?

El parvovirus felino es un virus que provoca la llamada panleucopenia felina. Es una enfermedad altamente contagiosa y muy peligrosa para los gatos. También se la ha conocido como enteritis felina infecciosa, fiebre felina o ataxia felina.

El virus está presente en el aire, en el ambiente. Por eso todos los gatos en algún momento de su vida estarán expuestos a él. Es importante vacunar a nuestro gato contra esta enfermedad, pues es muy grave y puede provocarle la muerte. No te pierdas nuestro artículo en el que te mostramos el calendario de vacunas para gatos que debes seguir.

El periodo de incubación del virus del parvo en gatos es de 3-6 días y, después, la enfermedad avanzará durante 5-7 días más empeorando progresivamente. Es fundamental un diagnóstico rápido para combatirla.

El parvovirus afecta a la división normal de las células, provoca daños en la médula ósea e intestinos. Deteriora el sistema inmunológico, provocando un descenso en el número de glóbulos blancos, esenciales para una respuesta contra la enfermedad. Los glóbulos rojos también descienden provocando anemia y debilidad.

Contagio del parvovirus felino

Los gatos enfermos deben mantenerse aislados, ya que son altamente contagiosos. Sus heces, orina, secreciones e incluso pulgas contienen el virus.

Como hemos dicho antes, el virus está en el ambiente. Aunque el gato esté ya curado todo lo que ha entrado en contacto con él está infectado. Además, el virus es muy resistente y puede permanecer meses en el ambiente. De esta forma, se deben limpiar todos los utensilios del gato infectado: el arenero, juguetes y todas las zonas donde le guste tumbarse. Puedes utilizar lejía diluida en agua o consultar a tu veterinario sobre desinfectantes profesionales.

El parvovirus felino no afecta al ser humano, pero debemos extremar la higiene para eliminar el virus del ambiente. Es recomendable mantener alejados a los gatos jóvenes, enfermos o no vacunados de gatos extraños o que hayan superado la enfermedad pocos meses antes.

La mejor manera de evitar contagios es la prevención. Vacuna a tu gato contra el parvovirus.

Síntomas de la panleucopenia felina

Los síntomasmás frecuentes del parvovirus en gatos son:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Decaimiento, fatiga
  • Diarrea
  • Heces con sangre
  • Anemia

Los vómitos y la diarrea pueden ser muy severos y deshidratar a tu gatito muy rápido. Es fundamental actuar cuanto antes y llevar a nuestro felino al veterinario en cuanto observemos los primeros síntomas. Aunque no es inusual que un gato vomite en un momento dado, la panleucopenia felina se caracteriza por vómitos constantes y por una debilidad considerable.

Tratamiento de la panleucopenia felina

Al igual que ocurre con otras enfermedades de origen vírico, no existe un tratamiento específico para el parvovirus felino. No se puede curar, solo paliar los síntomas y combatir la deshidratación para que el gato supere la enfermedad por sí mismo.

Gatitos muy jóvenes o con un avanzado estado de la patología tienen una tasa de supervivencia muy baja. En cuanto observes síntomas propios de la enfermedad, acude de inmediato a tu veterinario.

Normalmente se requiere la hospitalizacióndel gato para suministrarle el tratamiento adecuado. Se combatirá la deshidratación y la falta de nutrientes y, lo más importante, se evitará el contagio de otras enfermedades. Además, se mantendrá controlada su temperatura corporal.

Dado que el parvovirus felino afecta al sistema inmune, los gatos contagiados tienen más probabilidades de contraer otras infecciones bacterianas o víricas. Por ello, insistimos en acudir al veterinario, así como en extremar las precauciones para evitar que el estado de la enfermedad empeore.

Cuando tu gato vuelva a casa, ten preparado un lugar calentito y cómodo para él y dale muchos mimos hasta que se recupere. Una vez que tu felino haya superado la enfermedad se volverá inmune a ella. Pero recuerda limpiar todas sus cosas para evitar el contagio de otros gatos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Parvovirus felino - Contagio, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades víricas.

Enfermedades infecciosas felinas

Es de vital importancia mantener la temperatura corporal de los pacientes, aunque muchos de ellos presentarГЎn fiebre debido a la enfermedad, si se encuentran muy deshidratados pueden aparecer hipotermias que pongan en peligro su capacidad de recuperaciГіn y, en algunos casos, su vida. La monitorizaciГіn exhaustiva de estos pacientes es crucial, por lo que necesitan supervisiГіn constante por parte del personal tГ©cnico.o

Queda claro que en nuestras manos estГЎ el tratar todos los signos clГ­nicos y alteraciones derivadas de esta enfermedad, pero es el paciente, o mejor dicho, su sistema inmune, el que debe vencer al virus.

Por lo tanto, es fundamental intentar proteger tanto a los gatitos como a los adultos, y eso sГіlo puede hacerse mediante la vacunaciГіn y magnificando las medidas higiГ©nicas para evitar el contagio.

  • SegГєn la guГ­a ABCD de la European Advisory Board on Cat Diseases, la primovacunaciГіn debe consistir en una primera dosis entre las 8 y las 9 semanas de vida, y una segunda dosis cuatro semanas despuГ©s, en gatos con bajo riesgo de contraer la enfermedad (gatos Гєnicos con estilo de vida indoor).
    Los anticuerpos maternales frente al virus pueden estar circulando hasta la semana 12, lo que puede interferir con la inmunidad proporcionada por la vacuna. Por esta razГіn, se recomienda una tercera dosis 4 semanas despuГ©s de la segunda, en casos con mayor riesgo de contraer la enfermedad, como gatitos que viven en refugios. La autora recomienda este segundo protocolo con tres dosis en todos los pacientes felinos de corta edad. Evidentemente, si se inicia la vacunaciГіn cuando el gatito tiene mГЎs de 16 semanas serГ­a suficiente con dos dosis, separadas entre sГ­ 4 semanas.
  • Desde la primovacunaciГіn, se administrarГЎn dosis de refuerzo anualmente durante toda la vida del gato, incluyendo a los gatos positivos a leucemia (FeLV) o inmunodeficiencia felina (FIV).
    Para eliminar el virus del ambiente es necesaria una limpieza a fondo de todos los objetos y superficies que hayan estado en contacto con el gato enfermo, preferentemente con un detergente enzimГЎtico, para despuГ©s repetir la operaciГіn con una diluciГіn de lejГ­a y agua en proporciГіn 1/30, que debe dejarse actuar durante 10 minutos. TambiГ©n pueden utilizarse limpiadores de uso veterinario que contengan diГіxido de cloro y peroximono-sulfato potГЎsico.

Los gatitos afectados deben mantenerse aislados en instalaciones adecuadas de la presencia de pacientes infecciosos.

¿Qué es el parvovirus?

El parvovirus felino, también llamado moquillo felino, es una enfermedad transmitida por un virus: panleucopemia. Es muy contagiosa, ya que este es un virus que se encuentra en el ambiente y, por lo tanto, todos los gatos están expuestos en algún momento. Es muy recomendable (de hecho, es obligatorio en muchos países como España) ponerle la vacuna contra el virus cuando es un gatito, pues avanza muy rápidamente destruyendo las células que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en los intestinos o en la médula ósea. Además, también puede provocar abortos, pues afecta a los fetos en desarrollo.

¿Qué es la p anleucopenia felina?

La panleucopenia felina (PF) es una enfermedad viral altamente contagiosa que se presenta en los gatos y es causada por el parvovirus felino. A lo largo de los años, se ha conocido con una variedad de nombres, incluyendo moquillo felino, enteritis felina infecciosa, fiebre felina o tifoidea felina. El moquillo felino no debería ser confundido con el moquillo canino – aunque sus nombres sean similares, son causados por virus distintos. Ya que el virus de la panleucopenia se encuentra en el ambiente, todos los gatitos y gatos adultos estánvirtualmente expuestos al virus en algún momento de sus vidas. La vacunación esextremadamente importante ya que los índices de enfermedad y muerte a causa de la panleucopenia son altos en gatos que no han sido vacunados.

El parvovirus felino afecta y mata a las células que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en la médula ósea, los intestinos y en los fetos en desarrollo. Por lo general, los gatos infectados presentan diarrea con sangre debido al daño en las células que cubren los intestinos. También desarrollan panleucopenia (escasez de todo tipo de glóbulos blancos), ya que la infección por parvovirus daña la médula ósea y los nódulos linfáticos. Los glóbulos blancos son necesarios para que el sistema inmunológico responda a la infección. También puede presentarse una disminución de glóbulos rojos (una condición llamada anemia).La reducción de glóbulos rojos y glóbulos blancos se conoce como pancitopenia.

Las personas no pueden desarrollar panleucopenia si entran en contacto con un gato infectado ya que el virus no afecta a los seres humanos.

Síntomas del parvovirus

Para saber si nuestro gato ha sido infectado tendremos que observar algunos de estos síntomas en él:

  • Depresión: empezará a sentirse sin ganas de nada, pudiendo pasarse largos ratos en un mismo lugar sin moverse.
  • Fiebre: cuando el virus ha infectado el organismo, éste tratará de eliminarlo provocando una subida de la temperatura corporal.
  • Vómitos: son muy comunes. Si presentan un color amarillento o incluso sanguinolento, es probable que tenga parvovirus.
  • Diarrea: al igual que los vómitos, si sus heces son blandas y además hay restos de sangre, es porque su salud se ha debilitado.
  • Pérdida de apetito: puede pasarse varios minutos delante del comedero sin comer nada.
  • Secreción nasal: las secreciones nasales son muy habituales, por lo que si además vienen acompañadas de los síntomas mencionados, habrá que preocuparse.
  • Deshidratación: al vomitar y tener diarrea, la pérdida de agua es notable.

Si tu gato presenta varios de los síntomas, hay que acudir lo más pronto posible al veterinario para que lo examine y le ponga el tratamiento más adecuado. Sólo así podrá recuperarse.

¿Cómo se infectan los gatos con el virus que causa Panleucopenia?

Los gatos pueden «eliminar» el virus en su orina, heces y secreciones nasales, y la infección se presenta cuando los gatos que sean susceptibles entren en contacto con sangre, orina, heces, secreciones nasales e incluso con pulgas de gatos infectados. Un gato infectado tiende a eliminar el virus en un período relativamente corto (1-2 días), pero el virus puede sobrevivir hasta un año en el ambiente, por lo que a menudo los gatos pueden infectarse sin necesidad de entrar en contacto directo con un gato infectado. Las camas, jaulas, tazones de comida y las manos y ropa de personas que entren en contacto con gatos infectados pueden albergar el virus y transmitirlo a otros gatos. Por lo tanto, es muy importante aislar a los gatos infectados. Otro tipo de materiales utilizados en los gatos infectados no deberían ser utilizados ni permitir que entren en contacto con otros gatos, y las personas que manipulen gatos infectados deberían tener una higiene extrema para evitar la propagación de la infección.

Algunas cepas del parvovirus canino han demostrado capacidad para producir enfermedad en gatos, por lo que podemos subirlas en los zapatos inadvertidamente.

El virus que causa la panleucopenia felina es difícil de destruir y es resistente a la mayoría de los desinfectantes. La lejia diluida al 1:32 en agua es eficaz.

Lo ideal es que a los gatos que no han sido vacunados se les prohíba ingresar a áreas donde han estado gatos infectados – aún si dichas áreas ya han sido desinfectadas.

Las gatas preñadas que se infecten con el virus y enfermen (aún si no parecen estar gravemente enfermas) podrían abortar o dar a luz a gatitos con daños graves en el cerebelo, una parte del cerebro que coordina los nervios, músculos y huesos para llevar a cabo los movimientos corporales. Estos gatitos nacen con un síndrome llamado ataxia felina, y sus movimientos están acompañados por fuertes temblores (sacudidas).

En la mayoría de los casos, una vez que un gato se recupere de la panleucopenia, éste no infectará a otros gatos a través del contacto directo, pero algunos gatos recuperados pueden seguir eliminando el virus en sus heces y orina durante seis semanas.

¿Qué gatos son susceptibles a la Panleucopenia felina?

Aunque los gatos pueden infectarse con el parvovirus felino que causa la panleucopenia a cualquier edad, los gatitos jóvenes, los gatos enfermos y los que no han sido vacunados son los más susceptibles. Es común la infección en gatos de 3-5 meses de edad, las muertes a causa de la panleucopenia son más comunes a esta edad.

El virus se ha visto en todo España y en la mayoría de los países del mundo. Al parecer, los criaderos, tiendas de mascotas, refugios para animales, colonias de gatos salvajes no vacunados y otras áreas donde hayan sido albergados grupos de gatos son los principales reservorios de la panleucopenia. Durante los meses cálidos, las áreas urbanas tienen mayor posibilidad de presenciar brotes de panleucopenia ya que los gatos tienden a entrar más en contacto con otros gatos.

¿Cómo se trata la Panleucopenia?

Las probabilidades de recuperación de la panleucopenia en gatos infectados menores de ocho semanas de edad son muy pocas. Los gatos de más edad tienen mayores posibilidades de sobrevivir si se les brinda a tiempo un tratamiento adecuado.

Ya que no existen medicamentos que sean capaces de matar al virus, la hospitalización y el tratamientode sosten son críticos para cuidar la salud del gato y brindarle medicamento y líquidos hasta que su propio cuerpo y sistema inmunológico puedan combatir al virus. Sin dichos cuidados, más del 90% de los gatos con panleucopenia podrían morir.

Una vez que el gato sea diagnosticado con panleucopenia, se requiere un tratamiento para contrarrestar la deshidratación, brindar nutrientes y evitar infecciones secundarias. Aunque los antibióticos no matan al virus, por lo general son necesarios, ya que los gatos infectados tienen mayor riesgo de contraer infecciones bacterianas – esto se debe a que su sistema inmunológico no está funcionando en su totalidad (debido a la disminución de glóbulos blancos) y porque el virus daña los intestinos, lo que puede permitir que las bacterias que se encuentran en sus intestinos entren al flujo sanguíneo del gato y causen una septicemia.

Si el gato sobrevive por cinco días, sus posibilidades de recuperación se incrementarán significativamente. Ya en casa, la zona donde permanecía el gato infectado debería estar cálida, libre de corrientes de aire y muy limpia. Es necesario un aislamiento estricto de los demás gatos

que pudiera haber en casa para evitar la propagación del virus. Otros gatos que pudieran haber tenido contacto con el gato infectado o con objetos o personas que tuvieron contacto con el gato enfermo, deberían ser monitoreados de manera cuidadosa para notar cualquier signo visible de la enfermedad. Tristemente, algunos gatos pueden perder la voluntad de vivir cuando se encuentran muy enfermos, por lo que es esencial acariciarlos frecuentemente, darles de comer con la mano y brindarles un buen cuidado para estimularlos a que sanen.

¿Cómo se puede evitar la Panleucopenia felina?

Los gatos que sobreviven a una infección desarrollan cierta inmunidad que probablemente los protegerá por el resto de sus vidas. Los casos leves que pasan desapercibidos también producirán inmunidad contra futuras infecciones.

También es posible que los gatitos reciban inmunidad temporal por medio de la transferencia de anticuerpos en el calostro – la primera leche producida por la madre. A esto se le conoce como «inmunidad pasiva», y su duración para proteger a los gatitos de infecciones depende de los niveles de anticuerpos protectores producidos por la madre.Raramente llega a durar más de 12 semanas.

El dicho de «mas vale prevenir que curar» definitivamente encaja con la panleucopenia– es más efectivo prevenir una infección que tratar a un gato infectado. Hoy en día, existen vacunas que ofrecen la mejor protección contra las infecciones a causa del parvovirus felino. Las vacunas estimulan el cuerpo del gato para que produzca anticuerpos protectores.

Posteriormente, si el gato vacunado entra en contacto con un gato infectado o es expuesto al virus en el ambiente, su cuerpo posiblemente combatirá la infección gracias a esos mismos anticuerpos producidos en respuesta a la vacuna. La vacunación es igualmente importante para gatos que permanezcan estrictamente dentro de la casa así como para aquellos que estén dentro y fuera ya que el virus se encuentra en el ambiente.

Las vacunas son efectivas para prevenir la panleucopenia pero no pueden tratar o curar a un gato sin vacunar una vez que se haya enfermado. Las vacunas deben suministrarse antes de que el gato sea expuesto e infectado.

La mayoría de los gatitos jóvenes reciben su primera vacuna cuando tienen entre seis y ocho semanas de edad y las vacunas de seguimiento son suministradas hasta que el gatito cumpla las 16 semanas de edad.

Los programas de vacunación para adultos varían con la edad y el peso del gato, así como el factor de riesgo de panleucopenia en la zona. Los dueños de los gatos deberían acudir con un veterinario y pedir consejo sobre un programa de vacunación apropiado para sus gatos.

American Veterinary Medical Association

Síntomas de la Panleucopenia Felina

Los primeros síntomas que se presentan en un gato contagiado de Panleucopenia Felina son diarrea, vómitos, decaimiento y depresión, pérdida del apetito, fiebre que puede llegar a una temperatura de 40 grados. Posteriormente debido a estos problemas digestivos, empiezan a padecer anemia, diarrea hemorrágica, deshidratación extrema y además anorexia.

Incluso puede llegar a afectar las funciones neurológicas. Ya que si el virus afecta al cerebelo, puede causar Ataxia, que es falta de equilibrio y coordinación en los movimientos musculares.

En caso de que el virus sea contraído por una gata en estado de gestación, esta condición podría afectar las funciones neurológicas de las crías. Nacerían con problemas de Ataxia.

Causas de la Panleucopenia Felina

El Parvovirus Felino, el virus causante de la Panleucopenia Felina es un virus bastante peligroso y resistente al ambiente, ya que puede permanecer con vida hasta un año. En la mayoría de los casos, los gatos suelen contagiarse cuando tienen algún tipo de contacto con heces de otros gatos que ya tengan la enfermedad. Ya que después de que se contrae el virus, este puede excretarse por las heces, la orina o cualquier fluido que produzca el organismo del gato contagiado.

Sin embargo, este no es el único medio de contagio. El virus se puede adquirir también en un entorno contaminado. Es decir, el virus puede estar presente en cualquier sitio donde haya estado un gato contagiado. Ya que en el momento en que un gatico empieza a lamerse o lamer algo en un ambiente que se encuentre en estas condiciones, lo estaría ingiriendo.

El virus después de ser ingerido por el gato empieza a multiplicarse dentro del tubo digestivo y la médula ósea, propagándose de esta forma por todo el organismo y suele ser mortal debido a que los principales afectados son los gatos bebes, que aún no han desarrollado un sistema inmunológico fuerte para combatirlo.

Diagnóstico de la Panleucopenia Felina

Para hacer un diagnóstico de esta enfermedad lo primero que debes hacer es llevar inmediatamente al veterinario a tu gato si ves que tiene alguno de los síntomas anteriormente mencionados. Diarrea, vómito, debilidad y fiebre. Allí el médico experto utilizará diferentes métodos para hacer un diagnóstico acertado como:

Hematología Completa

Al realizar un examen de sangre donde se estudien los hematíes, leucocitos y plaquetas y sus proporciones relativas el veterinario podrá detectar que el paciente esta infectado con este virus, así el examen sea realizado en una etapa inicial de la enfermedad.

En este examen se revisa si hay presencia de leucopenia (Disminución de leucocitos en la sangre), que en casos graves dará un resultado de 50 a 3.000 leucocitos y en casos más leves será de 3.000 a 6.000 leucocitos.

Bioquímica

Mediante la realización de un examen de ALT, para descartar una afectación hepática. Ya que la ALT es una enzima que ayuda al hígado a convertir el alimento en energía. Y cuando se detecta un aumento de esta enzima puede ser que el hígado se encuentra lesionado.

Examen Coprológico

Se tomarían muestras coprológicas de las heces del gato enfermo y se realizarían exámenes de inmunocromatografía (migración de una muestra a través de una membrana de nitrocelulosa) o ELISA (Técnica de inmunoensayo ligado a enzimas).

Estas pruebas podrían arrojar 5 tipos de resultados:

  • Resultado positivo para gatos no vacunados
  • Resultado positivo para gatos vacunados, ya que puede ocurrir que la vacuna no haya aplicado correctamente.
  • Resultado negativo, Así el examen arroje un resultado negativo, no necesariamente quiere decir no haya infección de este virus. Puede ser que la enfermedad avanzo a otra etapa y ya no está expulsando el virus en las heces.
  • Resultado negativo, Si el examen se realiza en la primera etapa de la enfermedad puede que no se haya desarrollado aun y que se manifieste de manera irregular.
  • Resultado negativo, El gato no es portador del virus de la panleucopenia felina (FPV).

Tratamiento para combatir la Panleucopenia Felina

No existe un tratamiento específico para combatir esta enfermedad. Lo principal que debes hacer es llevar a tu gato inmediatamente al veterinario para ser revisado y posteriormente diagnosticado.

En la mayoría de los casos el médico intentara subir las defensas del paciente mediante terapia con inmunomoduladores. Con el fin de que el sistema inmunológico del gato afectado empiece a combatir el virus desde adentro.

En cuanto a las afectaciones digestivas producidas por el virus, estas se podrán tratar mediante el suministro de algunos antibióticos. Otra parte primordial es rehidratar el cuerpo del paciente, pues debido al vómito y a la diarrea se pueden presentar niveles graves de deshidratación.

Sin embargo, a pesar de las acciones que emplee el veterinario sobre el gato afectado si este no presenta un sistema inmunológico con defensas altas la enfermedad puede ser mortal. Es por esto que la mayoría de las víctimas que la padecen son gatos jóvenes.

Por último queremos recordarte la importancia de poner todas las vacunas a tu gatito, pues esta es la forma más efectiva de prevenirlo de sufrir una enfermedad tan grave como la Panleucopenia Felina.

Este artículo es informativo y en caso de detectar algún signo de alarma, te recomendamos que acudas a tu veterinario para que pueda hacer las pruebas oportunas para detectar esta enfermedad, así como evaluar e implementar el tratamiento adecuado.

Si este artículo te sirvió para aprender algo nuevo sobre esta enfermedad, compártelo en tus redes sociales.

Pin
Send
Share
Send
Send