Animales

Transportin para perros ¿Cuál comprar? Conoce los 6 mas vendidos

Pin
Send
Share
Send
Send


Un transportín adecuado debe ser seguro para nuestro perro. Pero también debe tener en cuenta el bienestar de la mascota durante los viajes en los que se utiliza.

Cada transportín ha de adaptarse al tamaño del perro, antes de comprarlo hay que pensar cuál será su uso principal, lograr que sea un habitáculo agradable y elegir entre uno de los numerosos tipos de transportines para canes: rígidos, de plástico, acolchados y hasta con ruedas.

ADAPTADO AL TAMAÑO DEL PERRO

Acertar con la elección del habitáculo que utilizará nuestro can es esencial, ya que de él depende la seguridad del perro durante los desplazamientos. No es lo mismo viajar con un perro que pesa 55 kilos, que moverse con otro que apenas llega a seis kilos. Esto explica que el tamaño de la mascota sea uno de los factores más influyentes al elegir el transportín . Conviene pesar y medir al animal antes de adquirir el transportín.

El cajón debería ser tan amplio como para permitir al perro ponerse de pie y estirar las patas durante el trayecto. La anchura del transportín también debería facilitar la comodidad de la mascota durante las horas que dure el viaje.

Como siempre repetimos la mejor persona para aconsejaros es el veterinario, por eso consultale si te surge alguna duda en cuanto al tamaño . Los fabricantes, no obstante, marcan a menudo los diferentes modelos en función del peso y dimensiones del animal que los utilizará.

EL USO PRINCIPAL MANDA

La utilización que se dé al transportín del perro es otro aspecto importante para elegir un modelo determinado de habitáculo. Un transportín mull >, flexible y acolchado puede ser apropiado para realizar las visitas al veterinario con un perro de pequeñas dimensiones.

Sin embargo, este mismo transportín puede no aceptarse en los viajes que operen determinadas compañías de ferrocarril o aerolíneas . En estos casos, un transportín rígido es la opción más apropiada.

Antes de viajar con su perro, conviene informarse acerca de las normas de la empresa, ya que algunas cuentan con reglas estrictas sobre el transportín permitido o el tamaño del perro que permiten a bordo.

CÓMODIDAD ANTE TODO

Un transportín cómodo para el perro puede resultar un reclamo para el can: no es extraño que la mascota relacione la entrada en el transportín con un desplazamiento que puede ser más o menos largo. No todos los perros se muestran dispuestos a emprender un viaje. Los ladr >ansiedad y la negativa a entrar en el transportín pueden ser señales que avisen de que el habitáculo no es del agrado de nuestra mascota.

Colocar unas mantas, un colchón y algunos juguetes del perro puede hacer que el transportín sea un lugar más atractivo para el can.

MODELOS

Hay diferentes modelos de transportines para perros, con ruedas y sin ellas. Los habitáculos de plástico con rejillas metálicas en la parte superior, que favorecen la ventilación de nuestra mascota, son uno de los más demandados. Tenga en cuenta que el tipo y la calidad del plástico de estos transportines varía en función de la marca y que algunas compañías aéreas solo aceptan determinados tipos de plástico en los aviones.

Los bolsos transportín , acolchados y con rendijas de aireación, pueden ser una opción interesante (y más ligera) para viajar o desplazarse con perros de tamaño toy (pequeños). Pero las opciones de transportines son amplias: hay delicadas cestas de mimbre para el perro, e incluso, sillas de paseo con ruedas para empujar durante los paseos o enganchar a la bicicleta.

Motivos para comprar un transportin para perros

Los transportines para perros son muy útiles y tienen muchas ventajas para tu mejor amigo. Estas son las mas importantes:

  • Dan mayor seguridad y confort a tu perro en los viajes en tren, avión y coche
  • En casa puede ser utilizado como un lugar de descanso para tu perro
  • Muchos perros lo utilizan a modo de refugio para sentirse seguros y protegidos

Existen transportines de diferentes modelos y materiales: en forma de bolso, dotados de ruedas, de mimbre, acolchados. ¿Pero, cómo elegir entre tanta variedad?

Lo esencial es tener en cuenta estos aspectos claves:

El transportín debe ser fácil de lavar para poder eliminar olores desconocidos o de otros animales que pueden provocar el rechazo del gato a entrar. Además cuando un gato se asusta libera feromonas de alarma y, si esto ocurre en el interior de transportín, estas sustancias actúan como un mensaje olfativo de que es peligroso entrar en el transportín. Un material de fácil limpieza también es aconsejable para preservar mejor la higiene y salud del gato. Entre los diferentes transportines disponibles en el mercado, los de plástico o con un revestimiento plástico, permiten una limpieza más fácil y profunda. Mientras que los de mimbre y cartón son los más difíciles de mantener limpios.

Los transportines rígidos son preferibles a los blandos ya que protegen mejor al gato y garantizan más su estabilidad. Sin embargo, optar por un transportín con paredes rígidas no quiere decir que no podamos cuidar de la comodidad del gato poniendo material acolchado en su base.

Es recomendable que la parte superior se pueda desmontar, ya que puede favorecer al proceso de habituación del gato al transportín y, en la clínica veterinaria, ofrece la posibilidad de explorar el gato sin forzarle a salir de su espacio seguro. Poder retirar la cubierta del transportín es especialmente importante para gatos que tienen miedo al veterinario o para los que tienen problemas de movilidad o de dolor.

Lo ideal es que tenga por lo menos una gran apertura en la parte superior, sobre todo si el techo no se puede desmontar y retirar. En los gatos que tienen problemas para entrar en un transportín, colocar el gato desde arriba es más fácil y menos estresante que introducirlo desde una apertura lateral.

Hay que optar por transportines robustos pero ligeros. Ten en cuenta que una vez el gato esté dentro, su peso puede alcanzar varios kilos y manejar un transportín pesado con suavidad y precisión puede ser difícil. Si para solucionar el problema del peso optas por un sistema de ruedas que te ayuden a transportarlo mejor, recuerda que el ruido de las ruedas en superficies irregulares podría asustar al gato.

Mejor sólida y en forma de bandeja porque te proporcionará una superficie estable para el gato y la podrás limpiar fácilmente.

El transportín tiene que prevenir la huida del gato. Un material resistente y con cierres a prueba de fuga es clave para garantizar su seguridad. Si el transportín no es nuevo, también es muy importante que no esté dañado y siga en buenas condiciones.

Dimensiones

De media un gato pesa entre 3,5 y 4,5 kilos pero algunos pueden alcanzar los 10 kilos. Así que antes de comprar un transportín fíjate en el tamaño de tu gato. Para que la medida del transportín sea adecuada, el gato debería caber bien, poderse dar la vuelta, ponerse de pie y tumbarse cómodamente. Esto quiere decir que el transportín debería ser aproximadamente una vez y media el tamaño del gato. Sin embargo, recuerda que no es bueno exagerar ni en un sentido ni en el otro. Un transportín muy pequeño puede resultar incómodo para el gato pero en uno muy grande podría moverse demasiado. De hecho, si tienes que comprar un transportín cuando el gato todavía es pequeño, toma como referencia el tamaño que tendrá una vez adulto y mientras tanto pon una base acolchada en la base del transportín para que el gato esté más protegido y no se mueva demasiado durante el transporte.

× Inconvenientes
  • Suelen ser un poco mas pesados y mas difíciles de manejar, especialmente los mas grandes
  • Los perros mas listillos pueden escaparse de ella, ya que algunos cierres no son del todo seguros y el perro puede aprender a abrirlo
  • No son válidos para el avión

Transpotín para perros de plástico rígido

Como su propio nombre indica están fabricados con plástico rígido, cuentan con una puerta de acceso y un cierre de seguridad. Las paredes y el techo cuentan con rejillas de ventilación.

√ Ventajas
  • Al estar fabricados en plástico son mucho mas ligeros y fáciles de transportar
  • A los perros mas miedosos les proporciona una sensación de cobijo y tranquilidad
  • Pueden ser usados en el avión si están homologados por la IATA
× Inconvenientes
  • Si los perros no están acostumbrados a su uso, al principio pueden sentirse agobiados en su interior, bien sea por visión limitada o por la limitada circulación del aire.

Bolsa de transporte PawHut

  • Bolsa ligera perfecta para transportar a tu perro en el coche o llevarlo por la calle
  • Estructura de nylon reforzada con barras de acero para dar mayor estabilidad
  • Fácil de plegar y de almacenar
  • Disponible en varios tamaños

Jaula plegable de metal AmazonBasics

  • Transportin tipo jaula plegable perfecto para guardar fácilmente
  • Disponible en diferentes tamaños. Se puede elegir entre una o dos puertas de acceso
  • La bandeja puede extraerse para limpiarse fácilmente
  • Excelente relación calidad-precio

Transportin para perros Gulliver

  • Transportin seguro para tus viajes en coche o avión
  • Disponible en diferentes tamaños para elegir el mas adecuado para el tamaño de tu perro
  • Puede usarse en el avion (Homologado IATA )
  • Fabricado con un plástico rígido que asegura su estabilidad

Bolsa de transporte Songmics

  • Elegante bolsa para llevar cómodamente a tu perrito a todas partes
  • Su estructura permite montarse y desmontarse fácilmente. Una vez montado es muy seguro
  • Muy cómoda para tu perro gracias a su colchoneta de franela
  • Disponible en diferentes tamaños

Transportin para perros AmazonBasics

  • Viajes cómodos y seguros para tu mejor amigo abordo de este robusto y ligero transportín
  • Tiene dos puertas de acceso
  • Fácil de llevar gracias a su asa superior y a su ligero peso
  • Disponible en 2 tamaños diferentes

Qué debes saber antes de comprar un transportin para perros

Una vez que hemos conocido los tipos de transportines para perros que existen en el mercado, es posible que tengas una idea mas o menos clara de lo que tu perro necesita. Sin embargo, no debes tomar ninguna decisión sin antes tener en cuenta estas dos normas básicas. Si no tienes en cuenta estas dos cosas, es posible que tengas que devolver el transportin

Comprueba si el transportin debe cumplir algunos requisitos

Es importante tener en cuenta el tipo de medio de transporte que vas a utilizar para llevar el transportin, ya que algunos tienen una serie de requisitos o normativas que debemos cumplir. Estos son algunos de los mas frecuentes:

  • Para viajar en el coche: cualquier tipo de transportin es válido para llevarlo en nuestro coche. En España no existe ninguna normativa para el transporte de animales domésticos, la única condición que que se garantice la seguridad en el vehículo. No olvides tomar las medidas donde quieras colocar el transportin y utilizar una correcta fijación.
  • Para viajar el avión: viajar en avión con nuestro perro exige cumplir una serie de requisitos que impone la compañía aérea (consúltalo antes de viajar) y una normativa internacional sobre el transporte de animales domésticos (IATA) que exige el uso de un transportin con unas características determinadas. (debemos buscar aquellos que hayan sido homologados)
  • Para viajar en el tren: la obligatoriedad o no del uso de transportin en el tren dependerá del tipo de trayecto. En España los trayectos largos o servicios de alta velocidad exigen que el perro vaya en él, mientras que en los trayectos cortos y de cercanías son mas flexibles.

Normas básicas del uso del transportin

Una vez hayas adquirido tu transportin, lee detenidamente las instrucciones de uso del fabricante y sigue estos consejos que te damos a continuación para hacer un uso correcto y seguro.

  • Antes de introducir a tu perro en el transportin debes quitarle el collar para evitar el riesgo de axfisia y asegurarte que entra suficiente aire en su interior para que tu perro pueda respirar sin problemas.
  • Jamás debes forzar a tu perro entrar en el transportin, por el contrario debe entrar siempre de forma voluntaria. Para lograrlo, debes acostumbrar a tu perro al transportin poco a poco y con suficiente antelación, especialmente si lo va a utilizar para un viaje largo. Sin ese periodo de adaptación previo, tu perro podría sentirse mal durante el viaje y en el futuro relacionar el transportin con cosas negativas (miedo, nerviosismo o ansiedad)
  • Recuerda que siempre puedes hacer su trayecto mas confortable añadiendo una cama para perros, mantas y sus juguetes favoritos en el transportín. De esta manera tu perro se adaptará mas fácilmente al transportín ya que sentirá su olor dentro de él.
  • No utilices el transportín como un lugar de castigo. Como hemos dicho al principio, para muchos perros un transportín puede ser un lugar de refugio y tranquil >

¿Qué conviene tener en cuenta a la hora de comprar un transportín?

La primera premisa es que sea SEGURO.

En un transportín de mala calidad las puertas no cierran del todo bien, y si tu perro empuja la puerta puede engancharse la pata. Sobretodo si tu perro va a estar en algún momento en el transportín sin supervisión es VITAL que no pueda pasarle nada dentro.

  1. DURADERO: Si inviertes en un buen transportín, te puedo asegurar que te durará muchísimos años. Un transportín barato te saldrá más caro, ya que, al cabo de cierto tiempo tendrás que comprar uno nuevo.
  2. RESISTENTE: Los perros son muy mov >¿Qué precio tiene un transportín ?

El precio de un transportín varía mucho dependiendo de su calidad, tamaño y tipo. Puedes encontrar desde 20 euros hasta 200 euros.

Un transportín rígido para perro mediano de una buena marca serían unos 80-100 euros, y un transportín tipo mochila con todas las prestaciones para perro pequeño unos 100 euros.

¿Cuánto tiempo puede estar un perro en un transportín?

El transportín no es para dejar a tu perro mientras vas a trabajar. Sino es un lugar de descanso una guarida. Puedes cerrarlo en momento puntuales, por ejemplo, en un seminario mientras entrenas con otro perro. O en un lugar fresco mientras tienes que ausentarte. No me atrevería a hablar de tiempo, pero a los míos nunca les he dejado más de una hora y media. Sabiendo que iban a estar durmiendo. Y si va estar dentro mientras viajas, deberías hacer paradas cada 1'5-2h, como te explico en este post donde te hablo de cómo viajar con tu perro en coche.

¿Qué tipo de transportín para perros elegir?

Antes de adquirir un transportín, debemos tener en cuenta para qué lo vamos a utilizar, puesto que las características en las que nos deberemos fijar serán diferentes. En todo caso, sea cual sea su finalidad, recomendamos siempre elegir aquellos que estén homologados y se vendan en tiendas especializadas, puesto que en caso de elegir uno de baja calidad, podemos acabar teniendo algún problema de seguridad, como que se abra el cierre o se rompa alguna pieza y nuestro perro acabe herido o perdido.

Hemos decidido clasificar los transportines según el uso que vayamos a darle, para que sea más fácil saber en qué deberíamos fijarnos en cada caso.

Para viajar en avión

Este tipo de viajes a menudo son largos y, según el tamaño del perro y con qué compañía viajes, tu mascota irá en cabina o en la bodega del avión. La mayoría de compañías aéreas exigirán un transportín que cumpla con la normativa de la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo). Sin embargo, es importante, además, que antes del viaje contactemos con la compañía aérea para que nos informe de las especificaciones técnicas particulares de la misma.

En general, elegiremos un transportín para perros con las siguientes características:

  • Ha de ser de un material resistente (como plástico rígido, madera rígida o laminada o metal)-
  • Con ventilación adecuada al menos en ⅔ de la superficie del transportín, que se encontrará en la zona superior sin restarle resistencia.
  • Debe contar con un cierre seguro (se aconseja que sea metálico), incluso en algunos casos, sobre todo si lo queremos para perros muy grandes, es mejor que cuenten con más de un sistema de cierre.
  • Ha de tener una puerta de rejilla resistente, con agujeros por los que no quepa la cabeza del animal para evitar problemas de seguridad y con un comedero y bebedero ajustados a la puerta y que puedan rellenarse desde el exterior. La puerta estará situada en uno de los frontales del transportin y podrá ser corrediza o con bisagras.
  • En cuanto al suelo del transportín, deberá ser impermeable, sólido y resistente.
  • Si el transportín cuenta con ruedas, las quitaremos o inutilizaremos para el viaje.

Para saber si el transportín es del tamaño adecuado, deberemos asegurarnos de que nuestro perro pueda darse la vuelta con facilidad y pueda permanecer tanto de pie como sentado en una postura natural, sin que su cabeza toque con el techo. En los siguientes apartados explicamos cómo medir tanto a nuestro perro como al transportín para confirmar que las medidas son las idóneas para nuestro peludo.

Para viajar en coche

Aunque existen varios sistemas de contención para trayectos en coche, como son los arneses que van sujetos al sistema Isofix o al cinturón de seguridad, así como barras divisorias, se considera el transportín como uno de los sistemas más seguros. En este caso, las medidas aconsejables son las mismas que para trayectos en avión y se recomienda un material resistente y rígido. Por otro lado, en este tipo de trayectos podríamos escoger transportines tanto con la puerta en la parte frontal como lateral del mismo, según el que mejor se adapte a nuestro coche o nos resulte más práctico.

En animales de pequeño tamaño y para viajes cortos, puede recurrirse a transportines de materiales poco rígidos como la tela, pero debemos ser conscientes que ante un caso de impacto, nuestro perro estará menos protegido y los daños que sufra podrán ser mayores. En todo caso, siempre deberán ser transportines que puedan cerrarse por completo, sin posibilidad de escape por parte del animal. Además, deben estar bien ventilados y podemos proporcionarle un colchón o superficie acolchada para que viaje más cómodo.

En cuanto a la posición del transportín para perros dentro del habitáculo, podrá ir colocado en el suelo detrás del asiento del copiloto si el animal es pequeño, o en el maletero en sentido transversal al de la marcha si nuestro perro es de gran tamaño.

Para otro tipo de transportes, como el autobús o el tren, siempre nos informaremos en la compañía para saber qué requisitos debemos cumplir y, ante la duda, una vez más elegiremos un material resistente y rígido.

Para trayectos a pie

En este tipo de trayectos, muy usados con razas miniatura, cachorros que aún no han finalizado su plan de vacunación o animales geriátricos o enfermos con problemas de movilidad, podemos decantarnos por los transportines para perros tipo bolso, en los que incluso el perro podrá llevar fuera la cabeza, los que son tipo mochila o tipo trolley con ruedas. Cualquiera de ellos suele resultar más cómodo para el can por estar más acolchados.

Para este fin, podremos optar por el que nos parezca más cómodo, puesto que en este caso no debemos seguir unas normas establecidas. Podríamos incluso utilizar los de tipo rígido, pero son más pesados y menos prácticos para su uso caminando. Sea cual sea el que escojamos, siempre bien ventilado y de la mayor calidad posible.

Como zona de descanso o para exposiciones caninas

En este caso, son muy utilizados los transportines plegables, por su fácil transporte y el poco espacio que ocupan al guardarlos mientras no los necesitamos. Si su finalidad es que sea una zona de descanso cómoda y segura, es muy importante que sea del tamaño apropiado, que en la base coloquemos una superficie acolchada y la situemos en una zona tranquila del hogar, a poder ser una que nuestro perro ya haya escogido y donde esté confortable. Pondremos dentro sus juguetes favoritos y lo iremos acostumbrando poco a poco a que lo use, siempre sin obligarlo y sin dejarlo encerrado si no está acostumbrado. Consulta con tu veterinario si tienes dudas de cómo crear una zona segura para tu perro.

Para saber si el transportín elegido tiene el tamaño ideal, como norma general escogeremos uno en el que el perro pueda estar tanto sentado como de pie en una posición natural sin que su cabeza toque el techo del mismo. Además, deberá poder darse la vuelta completa y estar tumbado cómodamente.

En todo caso, para asegurarte de que estás escogiendo el más idóneo, existen una serie de sencillas fórmulas que podemos aplicar una vez hemos medido a nuestro peludo y que nos permitirán saber que estamos cumpliendo los estándares de la IATA. Las dimensiones que aparecen a continuación se refieren a las medidas que debemos tomar del perro con su postura natural:

A: longitud del animal desde la punta de la nariz hasta la base de la cola.

B: altura desde el suelo hasta la articulación del codo.

C: anchura entre los hombros o bien de la zona más ancha (la que sea mayor de las 2).

D: altura del perro estando de pie, desde la parte superior de la cabeza o la punta de las orejas (lo que sea más alto) hasta el suelo.

Una vez tenemos las medidas del perro, ya podemos aplicar las fórmulas para obtener las dimensiones mínimas de nuestro transportín (refiriéndonos a sus medidas internas):

A + ½ B = Longitud

Cuando ya tengas seleccionado el transportín, consulta nuestro artículo sobre "Cómo acostumbrar a un perro al transportín".

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de transportines para perros y cómo elegir el adecuado, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber.

Pin
Send
Share
Send
Send