Animales

Enseñar a mi perro a tumbarse

Pin
Send
Share
Send
Send


Saber cómo enseñar a un perro a tumbarse es muy importante si eres novato en esto de tener mascota. Es una de las lecciones más básicas de comportamiento y es necesario que la aprenda lo antes posible. Además de hacer que se comporte correctamente, tumbarse ayudará a enseñar a tu perro a aprender otras órdenes más complejas más adelante. Pero ¿cómo conseguirlo? ¡Lo vemos!

Cómo enseñar a un perro a tumbarse

Antes de saber cómo enseñar a un perro a tumbarse, si no lo has hecho ya, te recomendamos que eches un vistazo a nuestro artículo sobre cómo enseñar a un perro a sentarse. Lo ideal es enseñarle primero a sentarse y después a tumbarse, aunque ambas órdenes son más o menos igual de sencillas.

¿Tu perro ya se sabe sentar? ¡Comencemos con la lección de tumbarse!

  1. Lo primero que debes hacer, tanto para enseñar a tu perro a tumbarse como a cualquier otra cosa, es tener paciencia. Ten claro que todo aprendizaje lleva tiempo, y además no todos los perros aprenden al mismo ritmo. Educar a tu perro llevará tiempo y esfuerzo, ¡pero no desistas! El resultado será genial.
  2. ¿Cómo enseñar a un perro a tumbarse? Toma en tu mano una golosina para perros y pídele que se siente. ¡Ya debe tener esa orden bien interiorizada! Acerca tu mano a su hocico para que huela la golosina, ¡pero no dejes que la coja! Ve bajando tu mano hacia el suelo, él seguirá el rastro y, sin darse cuenta, acabará tumbado.
  3. En el momento en que se tumbe, tocará decir bien clara la palabra que quieres que asocie con la orden de tumbarse. Puede ser “tumba”, “down”, lo que quieras, pero recuerda que debe ser una palabra corta y sencilla. Es importante que elijas bien, ya que no puedes andar cambiándola después.
  4. Cuando esté tumbado, dale la golosina. Comenzará a asociar ese buen comportamiento con el refuerzo positivo y fomentarás que lo repita.
  5. ¿Tu perro baja la mirada para seguir tu mano pero no se tumba? Prueba a enseñarle un poco más la golosina. Si no funciona, haz un gesto en su lomo, empujando muy suave hacia abajo. ¡Pero con mucho cuidado!
  6. Tendrás que hacer varias repeticiones hasta que lo interiorice. Recuerda usar el refuerzo positivo, pero cuando ya lo haya aprendido podrás empezar a pedírselo sin necesidad de darle golosinas.

¡Recuerda! No sólo es importante saber cómo enseñar a un perro a tumbarse, también hay que ser constante y practicar las lecciones cada día. Tampoco canses a tu perro o se aburrirá y perderá interés. Con 10 o 15 minutos diarios de entrenamiento es suficiente. ¡Ánimo! Lo conseguirás antes de lo que crees.

Criterio 2:Tu perro se queda tumbado por un segundo

Haz que tu perro se tumbe con la señal, sin tener comida en tu mano. Cuando él se tumbe, cuenta mentalmente "Uno". Si tu perro mantiene la posición hasta que terminas de contar, haz click, saca un pedacito de comida de la riñonera y dáselo a tu perro. Si tu perro se levanta mientras cuentas "Uno", muévete un par de pasos sin hacer click ni darle la comida (ignóralo por unos pocos segundos). Luego repite el procedimiento.

De ser necesario usa intervalos menores, contando mentalmente "Un", en lugar de "Uno", por unas cuantas repeticiones. Luego intenta aumentar el tiempo que tu perro se mantiene echado hasta que cuentas "Uno" mentalmente. Puedes hacer 2 o 3 repeticiones del criterio anterior antes de empezar las sesiones de este criterio de adiestramiento.

Criterio 3: Tu perro se tumba aunque tú te estés moviendo

Haz el mismo procedimiento que en el primer criterio, pero trotando o caminando sobre tu sitio. También cambia de posición con relación a tu perro: a veces de lado, a veces de frente, a veces en diagonal. En esta etapa también debes asegurarte de conseguir que tu perro se tumbe en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento.

Puedes hacer un par de repeticiones sin moverte antes de empezar cada sesión de este criterio de adiestramiento canino. También puedes tener la comida en tu mano y hacer el movimiento completo, bajando tu mano hasta el suelo durante las primeras 5 repeticiones (aproximadamente) de la primera sesión, para ayudar a tu perro a generalizar la conducta.

Criterio 4: Tu perro se queda tumbado por un segundo aunque tú te estés moviendo

Haz el mismo procedimiento que en el segundo criterio, pero trota o camina en tu sitio mientras haces la señal para que tu perro se eche. Puedes hacer 2 o 3 repeticiones del criterio 1 antes de empezar cada sesión, así tu mascota sabrá que la sesión se trata del ejercicio de tumbarse.

Pasa al siguiente criterio cuando consigas una tasa de éxito del 80% en 2 sesiones consecutivas.

Criterio 5: Tu perro se tumba con una orden

Di "Échate" y haz con tu brazo la señal para que tu perro se eche. Cuando tu can se tumbe, haz click, toma un trozo de comida de la riñonera y dáselo. Haz varias repeticiones hasta que tu perro empiece a echarse cuando das la orden, antes de que hagas la señal. A partir de ese momento reduce gradualmente la señal que haces con tu brazo, hasta eliminarla completamente.

Si tu perro se echa antes que des la orden, simplemente di "No" o "Ah" (usa cualquiera, pero siempre la misma palabra para indicarle que no recibirá el pedacito de comida) en tono tranquilo y muévete unos pasos. Luego da la orden antes que tu perro se tumbe.

Cuando tu perro haya asociado la orden "Échate" con la conducta de echarse, repite los criterios 2, 3 y 4 pero usando la orden verbal en lugar de la señal que hacías con tu brazo.

Tu perro no se echa cuando lo guías con la comida

Muchos perros no se echan con este procedimiento porque no quieren ponerse en una posición en la que se encuentran vulnerables. Otros no se echan simplemente porque prueban otras conductas para conseguir la comida. Si tu perro no se echa cuando lo guías con la comida, considera lo siguiente:

  • Prueba de empezar el entrenamiento sobre otra superficie. Si tu perro no se echa sobre el suelo de cerámica, intenta sobre la alfombra. Después podrás generalizar la conducta.
  • Asegúrate que la com >

Precauciones al entrenar a tu perro para tumbarse con una orden

Cuando le enseñes este ejercicio a tu perro, debes asegurarte que no está sobre una superficie incómoda. Las superficies muy calientes o muy frías pueden impedir que el perro se tumbe, así que verifica que la temperatura del suelo no sea muy alta (no necesitas más que tocarla con el dorso de tu mano para comprobar la temperatura).

A parte de enseñar a tu perro a tumbarse, también puedes enseñar a tu perro a buscar trufas, o prepararlo para la llegada de un bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a mi perro a tumbarse, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación avanzada.

Pin
Send
Share
Send
Send