Animales

Gatos persas: Caracterнsticas y curiosidades

Pin
Send
Share
Send
Send


El gato persa es una de las razas más famosas del mundo. Tradicionalmente, en televisión siempre ha interpretado el papel de gato malo y enfurruñado, pero en realidad los gatos persas son muy tranquilos y adorables.

Lo primero que necesitas saber sobre los gatos persas es:

  • Tamaño: 30 cm de altura, de 3,5 a 7 kg de peso.
  • Esperanza de vida: 15 – 20 años.
  • Carácter: Tranquilo, cariñoso.
  • Entorno ideal: Todo tipo de casas, familias, niños.

¿Quieres saber más sobre esta raza? ¡Sigue leyendo!

Origen del gato persa

Los gatos de pelo largo como el persa no son habituales en la naturaleza. De hecho, apenas existen gatos salvajes de pelo largo, al menos no de forma pura. Los felinos de pelo largo, se cree que se originaron tras el cruce con el gato de Pallas.

Estos gatos fueron introducidos en Italia por los persas en el siglo XVII, pero realmente los gatos de pelo largo no empezaron a popularizarse hasta dos siglos después. Fue entonces, en el XIX, cuando los aristócratas empezaron a interesarse por ellos.

El gato persa definitivo, como hoy lo conocemos, apareció a finales del siglo XIX tras cruces de gatos Pallas con gatos de Angora turco.

Características físicas del gato persa

El gato persa es de tamaño mediano a grande y tiene una cara muy particular y representativa de la raza: ancha y plana. Tiene la cabeza redonda y prominente, hocico corto pero fuerte. Tiene unos ojos muy grandes y expresivos, de forma redonda.

Las orejas de los gatos persas son pequeñas en relación al cuerpo y de forma redondeada. El cuerpo es muy musculoso, y las patas cortas pero gruesas, fuertes y ágiles. En general, estos gatos tienen una presencia rechoncha y regordeta, más que esbelta.

Tienen todo el cuerpo cubierto de un pelo denso, suave y largo. Hay muchos colores de pelaje aceptados para la raza de gato persa, como el blanco, el crema, azul, gris, chocolate… además de combinaciones de varios colores.

El carácter del gato persa

El gato persa ha sido un animal doméstico desde sus inicios, por lo que tiene un temperamento muy tranquilo y adaptado a la vida en el hogar. No tiene instinto de caza ni otras características propias de animales salvajes, como el afán de protección o el instinto territorial.

Es un gato muy familiar y cariñoso, que además adora jugar y tiene mucha paciencia con los niños. Además, también conviven bien con otras mascotas, incluso de otras especies animales. Si tienes un perro y quieres añadir un gato a la familia, el persa puede ser una buena opción, siempre que tu perro también tolere bien la presencia de otros animales en casa, claro.

La raza persa da gatos muy caseros, falderos y dormilones. No suelen ser muy activos.

Cu > (Foto vía: monterocampero)

Si tienes un gato persa, como decimos, observarás que no es muy amigo del ejercicio, en general. De hecho, son tirando a vagos. Es importante que se le motive para jugar y ejercitarse cada día, ya que si pasan todo el tiempo durmiendo acaban cogiendo sobrepeso o incluso obesidad.

Por otro lado, aunque todos los gatos los necesitan, el cepillado es especialmente importante en los gatos de pelo largo. Sólo si se cepilla habitualmente al gato persa se podrá mantener su pelo en condiciones: bonito, sano y sin enredos.

También necesita baños regulares y hay que cuidar sus ojos, que tienden a lagrimear y podrían ocasionarle molestias o incluso infecciones si no se limpian diariamente. Realmente, el gato persa es una de las razas que más tiempo y cuidados necesitan.

La salud del gato persa

El gato persa es especialmente longevo, puede alcanzar hasta los 20 años. Suele tener muy buena salud, no hay enfermedades específicas asociadas a la raza.

Si sus cuidados son los apropiados, se mantiene activo y su alimentación es sana y completa, el gato persa se mantendrá saludable y muy feliz.

Sus enfermedades

  • Poliquнstica renal
  • Problema de testнculos retenidos
  • Problemas intestinales
  • Problemas respiratorios
  • Ojos con exceso de lagrimar
  • Propensos a sufrir sobrepeso

Los gatos llevan viviendo más de tres mil años con nosotros. Desde la civilización egipcia, empezaron a verse como aliados para la gente de campo, por su instinto felino a la hora de cazar ratones, porque eso ayudaba a conservar el maíz de los graneros. También tuvieron una época de rechazo por el ser humano, cuando en la época medieval se creía queeran hijos del diablo. Hoy día, los gatos siguen sin crear la unanimidad del perro, etiquetado como mejor amigo del hombre, pero muchos hogares cuentan con la compañía de un felino, y en especial el gato Persa. La raza felina más famosa del mundo y la más extendida.

Los gatos persas, originarios del antiguo reino de Persia (Irán) y Turquía, son los gatos más conocidos del mundo gracias a su llegada en el siglo XIX a Estados Unidos. Llegaron como contrabando desde la antigua Persia junto a joyas o comida en el siglo XVII. Eran una pieza cotizada, ya que se les asociaba a la realeza y el mundo de la ostentación. Luego, en los siglos posteriores, la raza fue expandiéndose por Inglaterra y Francia.

El cruce entre el gato Persa de raza pura procedente de Persia y el Angora turco blanco, como hoy lo conocemos, se remonta a Gran Bretaña en el siglo XIX. De esta manera, suavizó el pelo y se multiplicaron los colores del pelaje.

El gato persa es un gato de tamaño medio. Cuenta con una cabeza redondeada y ancha, orejas pequeñas, y nariz chata sin morro. De nariz corta, mide de 40 a 50 centímetros de longitud y alrededor de 30 cm de altura. De un tamaño considerable, su peso ronda entre los 3,5 y los 7 kg. Estructurado un cuerpo musculoso y redondeado, con patas cortas pero anchas y con una cola de pelo redondeada en el extremo.

Sus ojos grandes y redondos, cuentan con una expresividad característica en esta raza de gato. Pueden ser de una gama amplia de colores, azul, cobre, naranja pálido, o verdes. También pueden tener un color diferente en cada ojo. Otra de sus características diferenciales es su pelaje sedoso, largo y denso que habrá que cuidar de manera constante, recomendándose un peinado diario para evitar nudos. Cuentan con colores como crema, negros, blanco, lila e incluso el rojo.

De carácter tranquilo y sosegado, a veces hasta perezoso, el gato persa es un animal cariñoso y agradable. Se compenetra perfectamente tanto con humanos como con gatos de otras razas, e incluso perros. Es una de las mejores razas felinas como animal doméstico, ya que carecen de instintos callejeros y requieren mucha atención. No conviene que pasen muchas horas tirado en el sofá. Costará, ya que tienden a estar más tranquilos con el paso del tiempo. Nos acompañaran al menos unos quince años, llegando incluso a los veinte.

Comportamiento del gato persa

Según la experiencia de Violeta León Mateos, veterinaria del Centro Veterinario Diego de León, “el temperamento del gato persa es buenísimo: son gatos muy dóciles y sociables, cariñosos, menos independientes que otras razas (les gusta más el contacto con el ser humano), muy buenos con los niños…”. Y añade que, como todo, “depende de cada gato”, pero generalizando la veterinaria la define como “una raza noble y de buen carácter”.

Aunque como a otros gatos, al persa le gustan los mimos y ser acariciados, no es felino que solicite una atención continua por parte de su dueño. Tranquilos y poco maulladores, no son mascotas muy activas ni dadas al movimiento, si no más bien algo perezosos, siendo habitual que le cojan cariño a determinadas zonas de la casa donde pueden pasar un buen rato sin moverse.

Expectativas:

Esperanza de vida: 8 - 11 años

Necesidad de atención/Socialización: moderada

Tendencia a perder pelo: alta

Longitud: largo

Características: sedoso

Colores: blanco, rojo, crema, negro, azul, chocolate, lila, plateado, dorado, cameo (chinchilla rojo), concha de tortuga, crema azul, marrón, calicó, seal (foca)

Patrón: sólido, concha de tortuga, bicolor, tricolor/calicó, tabby (atigrado), smoke (humo), shaded (sombreado), points (color más oscuro en los extremos)

Poco alergénico: no

Necesidad de aseo general: alta

Reconocimiento de clubes:

Reconocimiento de asociaciones felinas:

CFA, ACFA , FIFe, TICA

Frecuencia: común

El persa suele ser un gato de tamaño medio, aunque es enorme y tiene huesos robustos. Con su gran cantidad de pelo, puede parecer más grande de lo que es en realidad.

El persa es una raza de aspecto diferente. El cuerpo es corto pero grueso, con patas gruesas y un cuello corto y grueso. La cola es corta y las orejas son pequeñas. La cabeza es redonda y tiene unos ojos redondos y grandes. Si se observa de perfil, su cara es plana y la nariz cambia de dirección, de manera que lo que se ve es principalmente la carne colorida de la nariz.

El pelo del persa es grueso, denso y largo. Aunque es fino, aparenta voluminoso y brillante.

Personalidad

El persa es un gato plácido que muestra brotes de la actividad propia de un gatito. Estará durmiendo al sol y estallará de repente corriendo por la habitación y revolcándose.

se estirará a tu lado, dormirá en tu cama y se sentará en tu regazo cuando le apetezca. No le molestan los cambios de rutina y suele ser agradable con todos y todo.

Convivencia

Es necesario controlar su alimentación para que se mantenga en buena forma. Dado que esta raza no tiene fama de realizar mucho ejercicio enérgico, es necesario vigilar su alimentación y asegurarse de que practique ejercicio con regularidad. Eso significa que el persa debe hacer ejercicio para mantenerse en perfecta forma física. Aunque a los persas les gusta jugar con sus propietarios y jugarán con juguetes interactivos, perseguirán pelotas y atacarán ratones de hierba gatera, eso no quita que puedas tener que insistir para que haga ejercicio a diario.

Es necesario cuidar su pelo a diario. Se debe cepillar y peinar para evitar la formación de enredos. Además, hay que limpiar su cara plana con regularidad y cuidado, puesto que suele depositarse lágrimas en exceso en la cara.

El persa es una raza de gatos antigua y, como en otras razas antiguas, su historia es algo confusa. En el siglo XVI había gatos de pelo largo en Italia. Eran gatos que habían sido importados desde Asia. En el siglo XVIII, Pietro della Valle introdujo en Italia un gato de Persia para incorporar al programa de crianza. Aquel gato bien podía ser un gato conocido en Persia como el "gato de las arenas", un gato que vivía en el desierto. Aquel gato de las arenas tenía un pelo lanudo, muy parecido a un estropajo de acero, que lo protegía del entorno y le permitía vivir en la arena.

Un siglo más tarde, aproximadamente, Nicolas de Pereisc adquirió algunos gatos de pelo largo. Eran gatos procedentes de Turquía, que es también el hogar de los Angora turcos, una raza distinta de gato de pelo largo. En el siglo XIX, los descendientes de aquellos gatos turcos se cruzaron con algunos de los gatos de Italia, y ese fue el origen de la raza Persa moderna. Aunque esta raza es antigua, también es un producto del hombre.

La popularidad de los persas se vio incrementada cuando la reina Victoria y otros miembros de la realeza se enamoraron de esta impresionante raza. Se introdujeron en los Estados Unidos a finales del siglo XIX y no tardaron en ganar adeptos.

Cuidados del Gato Persa

El gato Persa es un gato de tamaño medio, aunque algunos ejemplares pueden llegar a pesar los 7 kilos. Hay que saber que requieren muchos cuidados y que es una raza a la que no le gusta estar demasiado tiempo sola. Tiende al sobrepeso, así que hay que cuidar su alimentación y cepillarlo con frecuencia, debido a la gran densidad de pelo.

Origen del gato Persa

El gato Persa se introdujo en Italia por el aventurero y viajero Pietro della Valle desde Asia Menor (Antigua Persia), de ahí su nombre y desde Turquía hasta Francia por Nicolas-Claude Fabri de Peiresc, ambos a principios del siglo XVII.

La raza de gato Persa actual tal y como la conocemos, se desarrolló a finales de 1800 en Inglaterra, siendo resultado de cruces con el angora turco hasta conseguir el pelaje largo actual.

De Francia pronto llegaría a Gran Bretaña, donde se hizo muy famoso. Otros gatos persas de pelo largo llegaron a Europa de países con Afganistán, Birmania y China.

Un gato aristocrático

Victoria de Inglaterra (Reina de Reino Unido desde 1837 y 1901) fue una de sus grandes admiradoras. Actualmente son gatos que viven en muchos hogares del mundo, ocupando las primeras posiciones del pedigree felino mundial.

Gato Persa, sociable y cariñoso

La raza de los gatos Persas es considerada una de las más mimosas, tranquilas y presumidas, pues demanda grandes dosis de atención con frecuencia. Es de naturaleza afable y cariñosa. Les encanta la compañía y son especialmente sociables con los niños.

Gatos Persas en adopción ¿comprar?

En las camadas de gatos Persas, que son muy reducidas (entre 2 y 3 crías) los gatitos de color azul están menos desarrollados al nacer que sus hermanos de otros colores. Actualmente es difícil adoptarlos, porque la mayoría vienen de criaderos especializados, en la cría y cuidado de esta raza de gatos. Siempre estaremos a favor de la adopción, indistintamente si es un gatito de raza o no.

Si vas a comprar un gato Persa tienes que tener en cuenta que le precio puede oscilar entre los 600 y 900 euros. Ante todo, hazlo siempre a través de criaderos oficiales y con todas las garantías de salud y de registro de raza, para evitar la cría indiscriminada y que muy habitualmente, puede generar problemas de salud en los gatitos a futuro.

Gato Persa Chinchilla y Peke Face

Chinchilla Persa: Es una variedad del gato persa a veces desconocida, que se caracteriza por una estructura ósea es más fina y delicada, grandes ojos verdes con una marcación negra en el borde de los ojos. Como curiosidad, sobre el carácter del Persa chinchilla, decir que es más activo que los gatos persas y le encanta cazar y correr, pero no suele tolerar muy bien que le den muchos mimos o lo abracen.

Gato Persa Chinchilla

Peke Face Persa: Existe una variante reciente del gato Persa llamada peke-face, con rasgos físicos distintos, sobretodo en la cara, debido en su origen a una mutación natural ocurrida en 1930. Los gatos persa peke-face tienen el hocico extremadamente plano, su carita es más chata y la nariz más cercana a los ojos. Esto puede hacer que algunos peke face tengan problemas de lagrimeo constante o afecciones respiratorias.

La variedad peke face, se originó de manera natural, a partir de una camada de gato persa con gen recesivo, en 1930.

Cuidado con la obesidad en el gato Persa

La obesidad en el gato Persa es especialmente peligrosa y son muy propensos a engordar después de la esterilización, tanto en hembras como machos. También es una raza muy delicada y requiere cuidados de cepillado con frecuencia para evitar problemas de bolas de pelo y molestos nudos. También en ocasiones, es recomendable bañarlos.

En ocasiones la obesidad no ayudará y puede acuciar otros problemas de salud habitual en los gatos Persas como es una afección a los riñones (enfermedad renal poliquística) y generando quistes, los cuales pueden desencadenar con el paso del tiempo una insuficiencia renal. Como cualquier gato, se requiere acudir al veterinario, cuanto antes, si se detecta alguna anomalía en su salud.

Los gatos persas son grandes dormilones

Al Persa le encanta que lo mimen

Dicen que a los gatos persas les encantan los piropos, reaccionando y mostrándose más cariñosos de lo habitual al escucharlos (esto lo tendrá que confirmar algún dueño! ). ¿Será por su pasado aristocrático? o porque saben que son majestuosos

El gato persa es sensible, tranquilo, sociable y «presumido»

Descendientes del Gato Persa

Actualmente existen razas que tiene su origen en el cruce del Persa, como el Himalayo o el Exotic Shorhair. Todas ellas heredan el carácter tranquilo y amable del Persa y los hacen gatos perfectos, para la compañía en el hogar.

Gato exótico, proviene del gato Persa

En definitiva. el gato persa es un gato con personalidad y carácter, pero también posee grandes dosis de cariño y ternura a quien comparte su vida con él. Y tú, ¿tienes o has tenido algún gato Persa? Comparte con la comunidad FeelCats tu vivencia con este gato tan especial.

Pin
Send
Share
Send
Send