Animales

Qué hacer si mi perro vomita muchas veces

Pin
Send
Share
Send
Send


El can que vomita puede haber sufrido una intoxicación alimentaria o un atracón de comida

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Última actualización: 17 de agosto de 2015

Los vómitos en el perro pueden representar una señal de alarma de que el can padece alguna enfermedad, como la insuficiencia renal. En este artículo se explican las causas habituales que provocan vómitos en el perro, cuándo los vómitos del can pueden representar una señal de peligro y consejos para evitar que el perro expulse la comida que ingiere.

El perro vomita: causas habituales

Los vómitos del perro son un síntoma que puede estar asociado a determinadas enfermedades y que consisten en la expulsión vía oral de líquido bilioso, alimento u otros fluidos estomacales. Cuando un can vomita, los dueños se alarman con facilidad porque piensan que el animal está enfermo y suelen consultar con el veterinario.

No obstante, en la mayoría de las ocasiones, se trata de un vómito circunstancial que suele estar provocado por la ingestión de comida inapropiada, como restos de la calle o basura.

Los perros son engullidores de comida natos. Se trata de una conducta innata en la especie canina, cuyo objetivo es el de almacenar alimento en el estómago del perro para tener energía en tiempos de escasez.

"Por ello, son capaces de darse un atracón, aunque hayan comido hace poco tiempo, lo que les provoca un malestar en el estómago que les hace vomitar", explica Aitor Llamas, veterinario.

Los vómitos del perro son una consulta veterinaria frecuente

Las consultas veterinarias por vómitos en el perro son una de las más frecuentes: Llamas las cifra en un porcentaje aproximado al 90%. El diagnóstico en estos casos suele ser el de que el perro ha ingerido algún alimento que no le ha sentado bien o que ha tomado demasiada cantidad de alimento.

Otras causas por las que el perro vomita son las alergias alimentarias del can o la ingestión de objetos como pelotas o ropa, lo cual es más habitual en cachorros de perro. Los cambios bruscos en el pienso habitual del perro también pueden provocar molestias estomacales que se traducen en vómitos.

El perro vomita: síntomas de alarma

Un vómito del perro de una manera puntual no tiene por qué revestir gravedad ni ser síntoma de que el can padece otra enfermedad. Pero frente a ciertas características en el perro que vomita es aconsejable consultar con el veterinario:

Cuando el vómito es frecuente, en más de una ocasión en menos de cinco horas.

Si el perro se muestra decaído o inapetente. Es diferente el diagnóstico para un perro que acude a la clínica veterinaria por vómitos que está activo y menea la cola a otro que está decaído, apagado.

Cuando el vómito está acompañado de diarrea o fiebre.

En el caso de que el color del vómito sea rojo u oscuro, puede ser síntoma de que el perro padece una úlcera gástrica.

En otras ocasiones, el vómito advierte de que el perro tiene una dolencia. Las enfermedades de perros que tienen como uno de sus síntomas los vómitos son la insuficiencia renal, la intoxicación alimentaria, la inflamación del páncreas o pancreatitis y la inflamación del estómago.

Vómitos caninos: tratamiento

El vómito del perro frecuente o acompañado de diarrea puede ser señal de que tiene una enfermedad

Los vómitos en el perro no son una enfermedad, sino un síntoma asociado provocado por diversas causas como una alergia alimentaria. Por ello, el diagnóstico que aclara la razón de los vómitos del can es clave para aplicar un tratamiento adecuado.

El color, frecuencia y tipo de vómito ayudan a determinar al veterinario la causa de que el perro vomite. Por ello, recoger una pequeña muestra de vómito del perro ayuda al veterinario a atinar con el diagnóstico del animal y con su tratamiento.

La hidratación de un perro que pierde líquido a través del vómito es fundamental, así como frenar los vómitos frecuentes que irritan el estómago del can. Un medicamento para frenar los vómitos es el tratamiento más habitual para perros que vomitan.

No obstante, si el can padece alguna enfermedad que provoca los vómitos, el veterinario también tratará la enfermedad.

Consejos para evitar que el perro vomite

Unos dueños que cuidan el estómago de su perro prevendrán los vómitos y otras afecciones gastrointestinales, como la diarrea. El dueño de un perro puede practicar determinadas pautas en casa que mantienen el estómago del perro sano y evitan que vomite:

Los cambios en el pienso que el perro consume de manera habitual, sobre todo si se llevan a cabo de manera drástica y no gradual, pueden acarrear al perro problemas gastrointestinales que deriven en síntomas como los vómitos. Por ello, los cambios en las pautas alimenticias del perro deben estar supervisadas por el veterinario.

Una de las leyendas urbanas sobre los perros es que comen hierba para purgarse. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: un perro que come hierba es porque tiene malestar estomacal y, de manera instintiva, ingiere hierba para vomitar y aliviar sus molestias. Por ello, cuando los dueños detectan que al can le atrae la hierba es momento de consultar al veterinario.

Los atracones de comida son una de las causas más habituales por las que los perros acuden a la consulta veterinaria debido a los vómitos. Por ello, está en manos de los dueños controlar la cantidad y características del alimento que ingieren sus perros y no ceder a sus exigencias para satisfacer su apetito, que puede ser incontrolable.

Evitar que el perro coma sustancias o alimentos inapropiados. Las reuniones familiares en torno a la mesa en fechas señaladas, como la Navidad con perros, son momentos proclives para sobrealimentar al can de manera apropiada. La ingestión de basura por parte del perro, bien sea en casa o en la calle, o el ofrecimiento por parte del dueño de alimentos que se salen de la dieta habitual, como queso o jamón, pueden resultar el detonante de los vómitos del perro.

Las alergias alimentarias provocan vómitos en el perro, por lo que si se detecta que el can vomita de manera habitual después de comer, es aconsejable consultar al veterinario para descartar este tipo de problema.

¿Por qué vomita mi perro?

El perro es un engullidor de comida nato. Es algo normal en él comer todo lo que considera comestible, esté en su comedero, en la calle o en la basura. Sin embargo, a veces come cosas que no debería, o más cantidad de la que su cuerpo es capaz de digerir y es entonces cuando vomita. Si sólo presenta este síntoma, no hay problema, ya que por lo general él sólo se recuperará.

Sin embargo, a veces será importante que nos preocupemos y tomemos medidas para evitar daños mayores.

¿Cuándo debo preocuparme?

Si nuestro amigo presenta algunos de estos síntomas será el momento de actuar:

  • Si vomita más de una vez en menos de cinco horas.
  • Si tiene un estado de ánimo bajo.
  • Si ha perd >¿Cuál es el tratamiento?

Siempre que el perro vomite muchas veces será necesario llevarlo al veterinario para que lo examine y lo trate. Para que sea más fácil diagnosticarlo, tendremos que recoger una muestra de vómito y llevársela a analizar.

Una vez en la clínica o en el hospital veterinarios, lo examinarán. Es probable que le den un medicamento para frenar los vómitos, y en el caso de que padezca una enfermedad, comenzarán a tratarla.

Si el peludo se encuentra realmente mal lo dejarán ingresado para administrarle líquidos por vía intravenosa ya que los vómitos frecuentes hacen que el animal tenga un alto riesgo de deshidratación. Además, le administrarán los medicamentos que sean necesarios con el fin de ayudarle a mejorar.

Si sospechas que tu can no se encuentra bien, no dudes en llevarlo al veterinario.

¿Cuantas veces ha vomitado tu perro?

Solo una. El vómito agudo ocasional empieza de forma repentina y suele tratarse de un incidente aislado. Por ejemplo, el caso del atracón de comida, o un resto que ha encontrado en algún lado y no le ha sentado bien. A veces, en algunos perros con el estómago más sensible, puede deberse a un cambio de dieta, sin más. Como hemos dicho, si es de carácter leve y no va acompañado de otros síntomas, no tiene más trascendencia y puede tratarse en casa: ayuno controlado durante 24 horas, hidratar bien al perro con un suero o agua (¡ojo con las bebidas isotónicas azucaradas!) y comenzar con una alimentación suave y baja en grasas hasta asegurarnos de que tolera bien el alimento. Antes de reintroducir el alimento seco, dáselo mezclado con algún líquido hasta asegurarte de que está totalmente rehidratado.

Varias veces en menos de seis horas. Si estos vómitos se repiten en el plazo de unas horas, puede ser el síntoma de otra cosa. Cuando nuestro perro tiene vómitos repetitivos lo mejor es llevarle al veterinario para que valore su estado general, sobre todo si los vómitos están acompañados de fiebre, dolor o decaimiento. Puede tratarse de una obstrucción intestinal, torsión de estómago (especialmente en razas grandes)

Todas las semanas. Los vómitos crónicos suelen darse cuando el estómago o el tracto intestinal se encuentran inflamados. Hablamos de vómitos crónicos cuando el perro vomita más de una vez a la semana durante al menos un mes, y aunque a veces se trata solamente de una alimentación poco adecuada o un estómago muy sensible, lo más conveniente es que le lleves al veterinario para que descarte algunas enfermedades que pueden ser graves, como alergias o intolerancias alimentarias, pancreatitis, enfermedades infecciosas, parásitos, tumores, etc.

En todo caso, un vómito es un mecanismo de defensa del sistema digestivo del perro que aunque no suele ser grave, debemos vigilar.

Deberías llevarle al veterinario en caso de que:

  1. El vómito sea repetitivo (por ejemplo, dos veces o más en 6 horas) o crónico (más de una vez a la semana durante un mes)
  2. El vómito viene acompañado de fiebre, diarrea intensa, decaimiento, dolor u otros síntomas.
  3. Vomite sangre o que el color del vómito sea rojo o de un color oscuro.

Pin
Send
Share
Send
Send